Nilsson el cantante que adoraban los beatles

En 1968, cuando le preguntaron cuál era su banda favorita, John Lennon respondió “Nilsson“, que no era un grupo, sino el cantautor Harry Nilsson, que había dejado su Brooklyn natal para probar suerte en Los Ángeles. El hombre al que el mundo conoce por cantar Everybody’s Talkin‘ en Midnight Cowboy (justamente una canción que no escribió él) fue uno de los músicos más talentosos del siglo pasado, le llegaron a llamar el beatle norteamericano por el lirismo de sus canciones y su voz dulce y celestial. Fue un luchador y un autodestructivo. Un juerguista y un marido devoto. Un hombre seguro de su talento que sin embargo, nunca quiso tocar en directo.


Harry Edward Nilsson III nació el 15 de junio de 1941 en Brooklyn (Nueva York) y a los tres años fue abandonado por su padre. Creció con una madre alcohólica y pobre. A los quince años se mudó a Los Ángeles, donde trabajó como vendedor en un teatro y luego en un banco. Siete años después, se presentó en los estudios RCA con su guitarra y su voz multioctávica y le ficharon.


Texto de | El hombre del que todos deberían hablar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorias