Senderuela, ninfa

vía noreply (Jaime Trujillo Escobedo) el 14/04/10
Senderuela, ninfa
Marasmius Oreades


icon_arrow_sm.png Marasmius Oreades: Comestible

Estamos ante una de las setas más admiradas por la humanidad, especialmente por nuestros ancestros, que relacionaban los círculos creados por este hongo con la danza de las brujas o las hadas.

Los griegos atribuían el nombre oreades a sus danzas, relacionadas con las ninfas de las montañas, que después fue otorgado a la senderuela, bautizada por Linneo.

Perteneciente a la clase de los Basidiomiceos, al orden de los Agaricales y a la familia de las Tricolomatáceas, la senderuela forma círculos debido a la acumulación de nitritos, a causa de los micelios.

Con el tiempo, en particular al año siguiente, los micelios se apoderan de nuevas zonas, dejando a tras una gran concentración de abono que fortalece a la hierba enormemente.

La hierba encerrada en estos aros resulta muy bella durante la primavera pero es tanta la abundancia que en ocasiones la hierba llega a morir, dando al círculo un aspecto de sendero.

El sombrero es convexo y después plano, con tonos amarillento blancuzco o amarillento gamuza, con mayor oscuridad en la zona central. Los bordes estriados (en etapas húmedas) pueden tener un diámetro de 3 a 5 centímetros.

Sus láminas, adquiriendo el mismo color que el sombrero, son ventrudas y están considerablemente espaciadas entre ellas.

Tiene un pie macizo y tenaz, coriáceo y de color amarillento pálido, más ensanchado en la base.

Su sabor es muy suave y es considerada una buena seta en el mundo de la gastronomía, especialmente en Canadá, lugar en el que se suele ingerir cruda, ya que provoca cierta excitación debido a las pequeñas dosis de ácido cianhídrico. Este hongo se suele utilizar también para la fabricación de salsas, al secarlos y pulverizarlos.

Escrito por Jaime Trujillo Escobedo
Imagen editada por Jaime | Imagen original en: Mushroom the journal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorias