Restauración, Villa romana Torre Águila, En Barbaño

La directora general de Patrimonio Cultural, Esperanza Díaz, ha visitado esta mañana las actuaciones de acondicionamiento, restauración y puesta en valor que la Consejería de Cultura y Turismo está llevando a cabo en la villa romana de Torre Águila, en Barbaño, entidad local menor de Montijo.

En concreto, entre 2009 y 2010, según ha informado Esperanza Díaz, la Consejería ha invertido 243.540 euros. El proyecto retoma las actuaciones precedentes llevadas a cabo en la villa, actuando mediante trabajos de conservación y restauración en estancias especialmente afectadas por la climatología.

La directora general de Patrimonio Cultural ha explicado que se ha ampliado la zona excavada para mejorar el conocimiento de las instalaciones industriales y se ha diseñado un itinerario de visita con apoyo de carteles explicativos que permite a todos aquellos que se acerquen al yacimiento conocer sus estancias principales: las termas, el peristilo del siglo IV, las grandes estancias absidiadas, la zona de lagares y piscinas de decantación del producto, las habitaciones de los sirvientes o estancias subterráneas para soportar mejor los rigores veraniegos.

Villa romana Torre de Águila, Barbaño cerca de Montijo

Anteriormente, entre 1991 y 1995 se acometió desde la Junta de Extremadura una primera fase, en la que se acondicionaron los restos que habían sido excavados en los años precedentes de cara a su aprovechamiento turístico y cultural.
A través de este primer proyecto en el que se realizó una inversión cercana a los 200.000 euros, se procedió a la instalación del cerramiento completo del yacimiento y a la consolidación y restauración de las estructuras arqueológicas excavadas.

El descubrimiento de la Villa romana de Torre Águila se produjo de manera fortuita en el año 1984, durante las labores de nivelación de la finca para el regadío, si bien las primeras noticias sobre este establecimiento se remontan a 1633 cuando el historiador emeritense, Bernabé Moreno de Vargas, nos habla del hallazgo de la Virgen de Barbaño “…entre los edificios antiguos que están arruinados allí cerca, y llaman los paredones en la dehesa de Torre Águila”.

En 1984 se realizaron intervenciones arqueológicas en el yacimiento arqueológico bajo la dirección del arqueólogo Francisco Germán Rodríguez Martín, tras la adquisición de los terrenos por parte de la Junta de Extremadura, quién también financia el desarrollo de las campañas de excavación junto con aportes de fondos provenientes del Ministerio de Cultura.

Estos primeros trabajos permitieron la documentación de una gran mansión rural de época romana en la que destacaba por su extensión e importancia toda la zona fructuaria relacionada con el procesado de la aceituna y la aceituna (zonas de molienda, pisado, prensado, etc.), así como piscinas y receptáculos impermeabilizados para el almacenamiento y decantación de los productos resultantes que serían comercializados en la urbe emeritense.
La villa, construida a lo largo del siglo I d.C. se mantiene en uso a lo largo de más de siete siglos con importantes remodelaciones de sus estancias entre las que destaca la ampliación realizada en época bajo imperial (siglo IV d.C.), construyendo un nuevo espacio residencial en torno a un gran patio porticado cuyos suelos fueron enriquecido con mosaicos.

Muy importantes por su estado de conservación son también los espacios termales de uso privado con piscinas de agua fría, templada y caliente para uso y disfrute del señor de la villa.

vía La consejera de Cultura visita el yacimiento arqueológico de la villa romana Torre Águila.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorias