Depresión post-vacacional

Llegó ese momento del año en el que toca hablar de la depresión post-vacacional, esta misma mañana en la radio ya he escuchado la primeras opiniones sobre esta curiosa patología. En resumen destacan tres aspectos, el cambio de hábitos, algo que puede ser comparable con el cambio de horario de invierno a verano y viceversa. Malestar en el puesto de trabajo y también problemas dentro del entorno afectivo/familiar.

Mi opinión, lógicamente uno prefiere estar de vacaciones que trabajando, aunque de forma paradójica, antes del verano siempre leemos que en los meses de vacaciones se incrementan; el número de suicidios, el número de divorcios y también durante la última quincena de Agosto se incrementan los casos de maltrato domésticos. Como podéis ver no me queda muy claro el porque de esta depresión, así que os invito a dar vuestra opinión (comentar) y también os dejo por aquí un poco de documentación.

Depresión post-vacacional

Depresión post-vacacional

Depresión Post-vacacional

La llamada depresión post-vacacional no es una enfermedad, sino un proceso emocional normal, más o menos negativo en cuanto que se relaciona con la satisfacción personal que cada uno obtenemos del trabajo.

Por muy atractiva que sea nuestra ocupación, tras once meses de duro trabajo necesitamos unas vacaciones. Si el día a día es duro, con falta de tiempo para el ocio y el desarrollo de aficiones, la vuelta a la realidad tras un periodo de descanso puede aparejar lo que se ha dado en llamar una “depresión post-vacacional”, un estado de ánimo pasajero que afecta a uno de cada tres españoles, pero que si persiste durante más de una semana -como le sucede a un 7% de los trabajadores- puede ser el anuncio de que algo no va bien. Quienes más riesgo tienen de padecerla son quienes se encuentran en un ambiente laboral deteriorado. Para prevenirla y afrontarla, lo más importante es mantener una actitud positiva y ser realistas. Leer más: consumer.es

¿Qué es el síndrome postvacacional? En realidad es un concepto amplio que describe una incapacidad de adaptación al trabajo tras la finalización de las vacaciones. Esta inadaptación conlleva una serie de síntomas en forma de desequilibrios físico-psíquicos (reacciones), que suelen remitir al cabo de dos semanas en algunos extremos, lo habitual es que remitan a los pocos días, según expresan los estudios de los expertos, en el que un 35% de trabajadores españoles de entre 25 y 40 años sufren esta alteración.
Estamos ante un conjunto de síntomas que reflejan un estado de ánimo como reacción de rechazo al trabajo tras un período más o menos prolongado de vacaciones. Estos síntomas pueden situarse próximos a la depresión, irritabilidad, astenia, tristeza, apatía, ansiedad, insomnio, dolores musculares, tensión, nauseas, extrasístoles (palpitaciones), taquicardias, sensación de ahogo y problemas de estómago, entre otros.Lee más capitalemocional.com

One Comments

  1. chikinita says:

    yo estoy deseando currar…así que espero que mucha gente por fin se pille una baja por depresión por la famosa depresión post vacacional… q si no hay baja, no me lo creo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorias