Supermercados de fe

Trato en este post un tema que tengo apartado desde hace un tiempo: un viaje que hicimos sobre el mes de Abril de este año (2009). Fue un viaje por la parte central del litoral Portugués. Concretamente visitamos Quiaios, Coimbra y Fátima.

El destino que nos falta por comentar es Fátima. En primer lugar decir que paramos en Fátima debido, en gran parte, a lo barato de la estancia ya qué nos venía de paso después de visitar Coimbra. Desde el primer momento que llegamos allí la sorpresa y el mismo hecho de no comprender cómo, por el simple hecho de la Fé, se podía haber formado semejante sitio, me hizo sentirme extrañado a la vez que alerta…

Todo Fátima es en sí un inmenso supermercado de la fe Cristiana. Desde el momento que llegas solamente verás Hoteles, Tiendas de avatares religiosos y gente convencida de que todo mal va a pasar con una simple ofrenda económica y cierto sacrificio físico como por ejemplo andar de rodillas.

Fátima, Supermecado de la Fé

Fátima, Supermercado de fe

En Fátima puedes comprar figuras de cera de todas y cada una de las partes de la anatomía humana (hasta de las partes más recatadas), para luego quemarlas en honor a Fátima y con el fin último de que se te cure esa parte de tu anatomía representada en la pieza de Cera.
Parte de la estrategia comercial es dejar el alojamiento barato para que la gente vaya pensando que no va a gastarse ni un duro, pero luego ya te sacarán dinero con otras artes… Curiosamente esta es la misma técnica que emplean en los grandes casinos.

Historia de Fátima

Hace casi un siglo que la Virgen se apareció a tres pastorcillos en Cova de Iria, en la localidad lusa de Fátima. Desde aquel preciso instante, esa pequeña aldea se fue convirtiendo en un centro de peregrinaciones y hoy, con 10.000 habitantes, 40 hoteles y más de 500 tiendas, es uno de los mayores centros de turismo religioso del mundo y un gran negocio de fe.

Pastorcillos de Fátima

Pastorcillos de Fátima, parecen sacados del cortometraje Las húrdes tierra Sin pan.

El negocio de la fe

El templo de Fátima recibe, en concepto de limosnas de los millones de peregrinos, entre siete y nueve millones de euros, además de unos 20 kilos de oro al año, que equivalen a unos 340.000 euros, dependiendo del precio del precioso metal en el mercado. A eso hay que sumar un millón de euros en rentas de las tiendas de recuerdos que llenan las dos plazas que envuelven el recinto de oración. Pero las estimaciones de lo que aporta el turismo mariano ascienden a 500 millones de euros anuales.

En este contexto, se puede entender la creación de un centro comercial, el Fátima Shopping, dedicado en exclusiva a productos vinculados a la religión. Este centro de ocio y compras de objetos religiosos está a medio camino entre la cueva de las apariciones y el templo de Fátima. Es propiedad de uno de los mayores fabricantes de productos religiosos del país, Vitoria de Sobral, y en él se pueden adquirir todos los productos imaginables, desde vírgenes a velas pasando por altares móviles, cálices, agua bendita, marcos de fotos, pulseras, collares y, por supuesto, todo lo relacionado con las apariciones a los tres pastorcillos. El mismo recuerdo puede encontrarse en varios materiales y, por lo tanto, con precios para todos los bolsillos. Oro, plata, barro, o plástico.

No Comments

  1. Me pone de mal humor comprobar como llegan a manipular a las personas, con la excusa de la FE… No les importamos nada, ara un sacerdote honesto y de vocación hay diez que solo ven un modus vivendi, lamentablemente, las cosas solo son buenas al principio de las teorias, despues todo es manipulado al antojo del poderoso. Viendo la peli de 2012… se ve exacctamente lo mismo, a parte de ser una americanada fantasiosa y exagerada e inverosimil, se ve lo UNICO cierto, a los poderes facticos, llamese iglesia, o gobiernos.. no les importamos un bledo, solo ven negocio, poder, y beneficio propio… todo ello muy alejado como ya he dicho, de una teoria inicial, posiblemente buena.
    Gracias por pasearte por mi blog.
    Saludos.

  2. maría ferraz says:

    El obispo debería velar por que este lugar sagrado conservara su dignidad. Las tiendas no deberían estar próximas al santuario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorias