Lee gratis el libro: Dejar de fumar es fácil

Es fácil dejar de

fumar, si sabes cómo

Allen Carr

El libro más recomendado para dejar de fumar

Allen   Carr trabajaba   como   financiero   hasta   que   en   1983
consiguió dejar de fumar sin ningún esfuerzo. Empujado por el
creciente interés de la gente por su método, decide dedicarse
por completo a liberar al mundo de tu necesidad de fumar.
Actualmente   existen   centros   Easyway   en   muchos   países:
Reino Unido —donde hay siete centros—, Holanda, Alemania,
España, Japón, Australia e Israel.

OpenOffice 1.1.0


A todos los fumadores que no he conseguido curar.

Espero que este libro les ayude a conseguir la libertad

Y a Sid Sutton

Pero especialmente a Joyce


Índice de contenido
1.- El peor adicto a la nicotina que jamás he conocido………………………………… 11
2.- El método fácil…………………………………………………………………………………… 14
3.- ¿Por qué resulta difícil dejar de fumar?………………………………………………… 17
4.- La trampa siniestra…………………………………………………………………………….. 21
5.- ¿Por qué seguimos fumando?…………………………………………………………….. 23
6.- La adicción a la nicotina……………………………………………………………………… 24
7.- El lavado de cerebro y el socio oculto…………………………………………………… 31
8.- Fumas para aliviar la ansiedad producida por la retirada de la nicotina…….. 38
9.- Las situaciones de estrés……………………………………………………………………. 39
10.- Las situaciones de aburrimiento………………………………………………………… 41
11.- Las situaciones de concentración………………………………………………………. 42
12.- Las situaciones de relajación…………………………………………………………….. 44
13.- Los cigarrillos combinados………………………………………………………………… 46
14.- ¿De qué me voy a privar?…………………………………………………………………. 48
15.- La esclavitud impuesta……………………………………………………………………… 52
16.- Me ahorraré «equis» pesetas al mes………………………………………………….. 54
17.- La salud………………………………………………………………………………………….. 57
18.- La vitalidad……………………………………………………………………………………… 61
19.- Me relaja y me da confianza……………………………………………………………… 62
20.- Esas siniestras sombras negras………………………………………………………… 63
21.- Las ventajas de ser fumador……………………………………………………………… 64
22.- La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar……………………… 65
23.- Ojo con reducir el consumo………………………………………………………………. 72
24.- Un solo cigarrillo………………………………………………………………………………. 75
25.- Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no fumadores…………………… 77
26.- El fumador secreto…………………………………………………………………………… 83
27.- ¿Un hábito social?…………………………………………………………………………… 84
28.- Elegir el momento idóneo…………………………………………………………………. 86
29.- ¿Echaré de menos los cigarrillos?……………………………………………………… 91
30.- ¿Engordaré?…………………………………………………………………………………… 93
31.- Evita los incentivos falsos…………………………………………………………………. 95
32.- Es fácil dejarlo, si sabes cómo…………………………………………………………… 97
33.- El período de la retirada de la nicotina………………………………………………. 101
34.- Sólo una calada…………………………………………………………………………….. 106
35.- ¿Será más difícil para mí que para otros?…………………………………………. 107
36.- Las razones principales del fracaso………………………………………………….. 109
37.- Los sustitutos………………………………………………………………………………… 110
38.- ¿Debo evitar las situaciones tentadoras?………………………………………….. 112
39.- El instante de la «revelación»………………………………………………………….. 114
40.- El último cigarrillo…………………………………………………………………………… 117
41.- Una última advertencia…………………………………………………………………… 118
42.- Cinco años de experiencia………………………………………………………………. 119
43.- Ayuda al pobre fumador que se queda en el barco que se hunde………… 125
44.- Consejos para los no-fumadores……………………………………………………… 128


Nota de los traductores

Geoffrey Molloy y Rhca Sivi quieren dar las gracias a María José Duarte

por su ayuda en la traducción de este libro.

Puede que algunas frases y palabras parezcan algo raras al lector español.
Hemos preferido ser fieles al estilo directo y coloquial de Allen Carr, ya que

es importante comunicar sus ideas fielmente y su lenguaje se ha probado con
eficacia con los clientes que acuden a las sesiones de Easyway que se dan en
el centro de Allen Carr’s Easyway en Madrid. La dirección se encuentra al final
del libro, así como las direcciones de los centros en otros países.

En la charla con Easyway tendrá la oportunidad de aclarar cualquier duda

o temor que pueda tener en este asunto.

Entre   las   organizaciones   que   han   adoptado  Allen  Carr’s   Easyway   se

encuentran VIRGIN, SCHWEPPES, BDF, NIVEA, META 4 y KLM.

Judith Mackay, presidente del Comité del Proyecto «Libre de Tabaco» de

la   OMS   dice:   «No   tengo   ninguna   duda   en   apoyar   el   trabajo   de   Allen   Carr,
ayudando   a   fumadores   a   que   dejen   de   fumar.   Muchas   clínicas   o   personas
emplean algunas de sus técnicas, pero parece ser que muy pocos ofrecen un
sistema que tenga tanto éxito.»


Nota previa

Imagina que hubiera un método mágico para dejar de fumar que permitiera

a cualquier fumador, incluido tú, dejar

– ¡INMEDIATAMENTE!

– ¡PERMANENTEMENTE!

– ¡SIN EMPLEAR LA FUERZA DE VOLUNTAD!

– ¡SIN SUFRIR SÍNDROME DE ABSTINENCIA!

– ¡SIN AUMENTO DE PESO!

– ¡SIN   UTILIZAR   TÁCTICAS   DE   CHOQUE,   PILDORAS,   PARCHES   U

OTROS ARTILUGIOS!

Imagina además que

– ¡NO HAY PERIODO INICIAL DEPRESIVO O DESDICHADO!

– ¡INMEDIATAMENTE   DISFRUTAS   MAS   EN   TUS   ENCUENTROS

SOCIALES!

– ¡TE   SIENTES   MÁS   SEGURO   Y   MEJOR   PREPARADO   PARA

SUPERAR EL ESTRÉS!

– ¡ESTAS MÁS CAPACITADO PARA CONCENTRARTE!

– ¡NO PASAS EL RESTO DE TU VIDA TENIENDO QUE RESISTIR LA

OCASIONAL TENTACIÓN DE ENCENDER UN CIGARRILLO! Y…

– iNO   SOLO   ENCUENTRAS   FÁCIL   DEJAR   DE   FUMAR,   SINO   QUE

PUEDES   REALMENTE   DISFRUTAR   DEL   PROCESO   DESDE   EL
MOMENTO EN QUE APAGAS TU ÚLTIMO CIGARRILLO!

Si   existiera   tal   método   mágico,   ¿lo   probarías?   Serías   un   poco

irresponsable si no lo hicieras. Pero, por supuesto, tú no crees en la magia. Yo
tampoco. Sin embargo, el método que te he descrito existe. Lo llamo EASYWAY
en   realidad   no   es   mágico,   sólo   lo   parece.   A   mí   ciertamente   me   lo   pareció
cuando lo descubrí, y yo sé que muchos de los millones de ex fumadores que
han dejado de fumar, con éxito, con la ayuda de EASYWAY, también opinan lo
mismo. No dudo de que tú aún pienses que mi propuesta es difícil de creer. No
te preocupes. De hecho te consideraría, en cierto modo un poco ingenuo si lo
aceptaras sin una demostración previa. Por otro lado, no cometas el error de
desecharlo porque creas que mis afirmaciones son excesivamente exageradas.
Con toda probabilidad, estás leyendo este libro sólo porque te lo ha aconsejado
un ex fumador que asistió a  tu  centro EASYWAY  o que también lo leyó. No
importa  si recibiste la sugerencia directamente o por medio de alguien que te
quiere y que está desesperadamente preocupado porque, si no dejas de fumar,
no estarás para seguir queriéndolo.

¿Significa esto que necesitarás visitar un centro EASYWAY? No. Sólo hay

un método EASYWAY, ¿Cómo funciona? No es fácil describirlo brevemente, los


fumadores   llegan   a   nuestros   centros   convencidos   de   que   no   lo   lograrán   y
creyendo que, incluso si por algún milagro se las arreglan para dejarlo, primero
tendrán   que   soportar   un   interminable   periodo   de   vil   miseria;   que   en   las
reuniones   sociales   nunca   serán   lo   bastante   agradables:   que   tendrán   menos
capacidad   de   concentración   y   de   vencer   el   estrés,   y   que,   aunque   ellos   no
vuelvan a fumar, nunca serán completamente libres, porque durante el resto de
sus vidas tendrán ocasionales deseos de fumar un cigarrillo y siempre deberán
resistir la tentación.

El ochenta por ciento de los fumadores que salen del centro unas pocas

horas   más   tarde   son   ya   alegres   no   fumadores.   ¿Cómo   conseguimos   ese
milagro? Necesitas concertar una cita en un centro EASYWAY.  De cualquier
modo, lo que puedo decirte es que la mayoría de los fumadores esperan que,
para lograr este objetivo, insistamos en el terrible riesgo que corre su salud, que
fumar es un hábito asqueroso y repugnante, que les cuesta una fortuna y lo
estúpidos que son por no dejarlo. No. Nosotros no les decimos lo que ellos ya
saben. Todos estos problemas surgen por ser fumador, no por dejarlo, y para
dejarlo es necesario eliminar las razones que nos llevan a fumar. EASYWAY se
dirige a este problema. Elimina el deseo de fumar. Cuando esto sucede, no es
preciso que el ex fumador tenga fuerza de voluntad.

El método EASYWAY existe en las modalidades de centros, libros, vídeos,

cintas de audio, CD-ROM y cursos en Internet. Simplemente son instrumentos
diferentes para transmitir lo mismo. ¿Cuál es el más indicado para ti? Es una
cuestión de elección personal. Algunos prefieren leer libros, otros prefieren ver
vídeos. Los centros logran tan alta proporción  de  éxito que ofrecemos como
garantía   la   devolución   del   dinero.   El   inconveniente   que   presentan   los   otros
productos   es  que,   si no   estás   de   acuerdo   con  algo,   no   puedes  trasmitir   tus
observaciones al terapeuta y, si no comprendes  el  sentido exacto, el producto
en sí mismo no puede modificar la situación. En los centros te puedes beneficiar
de contar con el apoyo de un terapeuta experimentado. Nuestros terapeutas son
todos   ex   fumadores,   que   lo   dejaron   gracias   al   EASYWAY.   Han   sido
cuidadosamente   seleccionados   y  meticulosamente  preparados   para   entender
tus necesidades. Puedes preguntarles acerca de cuestiones o detalles que no
entiendas o comentar aquello con lo que no estás de acuerdo. De igual forma, si
tú, sin saberlo, interpretas de forma errónea un punto importante, el terapeuta se
dará cuenta de ello y corregirá la situación.

Otra ventaja importante de acudir al centro es que te encontrarás en un

entorno apropiado para que nada te distraiga de tu objetivo principal. Aunque es
posible   que   cuando   l egues   a   uno   de   nuestros   centros   el   ambiente   pueda
recordarte a la sala de espera de un dentista, pronto se transformará en una
feliz reunión de viejos amigos que se identifican contigo y se relacionan con los
otros miembros  del grupo. Sin embargo,  la principal ventaja que te ofrece el
centro   es   que   tu   problema   se   convierte   en   nuestra   responsabilidad.   Los
honorarios varían de acuerdo a la situación y, si tú eres uno del veinte por ciento
que requiere más de una visita, puedes asistir a un número indeterminado de
sesiones de seguimiento sin coste adicional. Nuestro lema es idéntico al de la
Real   Policía   Montada   del   Canadá,   nosotros   nunca   abandonamos   a   nuestro


hombre —o mujer—. Y si tú decides que no deseas prolongar más el dejar de
fumar, tus honorarios te serán reintegrados en su totalidad. De acuerdo a la
garantía de devolución del dinero, el índice de éxito mundial en nuestros centros
alcanza un promedio de un ochenta por ciento.

Sin embargo, a pesar de los beneficios que reporta la visita al centro, nada

de   lo  expuesto   hasta   ahora  disminuye  el  valor  de  este  libro.  Se  trata de   un
completo   curso   con   el   que   tú   y   cientos   de   fumadores   dejarán   de   fumar
fácilmente simplemente con leerlo. Si dudas, ¿por qué no telefoneas a tu centro
más   cercano   para   que   te   asesoren   convenientemente?   Al   final   del   libro   te
ofrecemos una completa lista de centros para que selecciones el que más te
interese.

Si eres fumador, lo único que tienes que hacer es seguir leyendo. Si eres

no fumador y compras este libro para un ser querido, lo único que tienes que
hacer es convencerlo para que lo lea. Si no puedes conseguirlo, lee el libro tú
mismo;   el   último   capítulo   te   dará   algunos   consejos   para   hacerle   l egar   el
mensaje y para evitar que tus hijos empiecen. No te dejes engañar por el hecho
de que ahora odien el tabaco: todos los niños lo odian antes de engancharse.


Introducción

«¡Voy a curar al mundo de fumar!»

Estaba hablando con mi mujer. Ella pensó que me había vuelto loco, lo

cual es comprensible, dado que cada dos años había sido testigo de mis serios
intentos por dejar de fumar. Resulta más comprensible si se tiene en cuenta que
mi último intento había terminado en un ataque de llanto, cuando comprendí
que, una  vez más, había sido derrotado después de seis meses de infierno.
Lloraba porque sabía que, si no lo lograba esta vez, sería fumador para el resto
de mi vida, y había puesto tanto empeño que me  di  cuenta de que no podría
volver a sufrir tanto. Su reacción resulta aún más comprensible cuando me oyó
pronunciar esta frase, apenas apague mi último cigarrillo: «¡No sólo me curaré
yo, sino que además curaré al resto del mundo!»

Mirando atrás, parece como si toda mi existencia no fuera más que una

preparación para resolver el problema del fumar. Incluso esos años odiosos en
los que estudié y trabajé  como  economista, resultaron  de enorme  valor para
desentrañar  los  misterios   de   la  trampa   del  fumar.  Se  dice  que  no  se  puede
engañar a todo el mundo siempre; pero creo que es justamente eso lo que han
estado haciendo las empresas tabacaleras durante muchos años. También soy
el primero que ha comprendido a fondo la trampa del fumar. Para evitar parecer
arrogante quiero aclarar que no soy el responsable de este descubrimiento, sino
que fueron las circunstancias de mi vida las que me ayudaron a verlo todo con
claridad.

El día histórico fue el 15 de julio de 1983. Nunca escapé de la prisión de

Alcatraz, pero supongo que el alivio de quienes sí lo hicieron es comparable al
que   sentí   apagando   aquel   último   cigarrillo.   Me  di  cuenta   de   que   había
descubierto lo que todos los fumadores querrían encontrar: una forma fácil para
dejar   de   fumar.   Después   de   probar   mi   método   con   familiares   y  amigos,   me
dediqué por completo a ayudar a todos aquel os fumadores que quisieran dejar
de fumar.

Escribí la primera edición de este libro en 1985. Me decidí a hacerlo ante la

necesidad de una de las personas a quien no había podido ayudar, cuyo caso
aparece   en   el   capítulo   veinticinco.   Me   había   visitado   dos   veces,   y   ambos
habíamos acabado llorando en las dos ocasiones. Estaba tan ansioso que no
lograba relajarse lo suficiente como para entender lo que yo le decía. Entonces
se me ocurrió que si lo escribía, él podría leerlo en el momento oportuno, tantas
veces como quisiera, ayudándole con ello a captar el mensaje.

Escribo esta introducción para la segunda edición del libro, que ha figurado

todos los años en la lista de bestsellers. Al hacerlo, recuerdo la enorme cantidad
de   cartas   que   he   recibido   y  sigo   recibiendo   de   todo   el   mundo,   escritas   por
fumadores   y  familiares   de   fumadores,   en   agradecimiento   por   su  publicación.


Desgraciadamente, no cuento con el tiempo suficiente para responder a todas,
pero quiero decir que cada una de ellas  me  ha producido un enorme placer y
que una sola carta justifica todo mi esfuerzo.

No deja  de sorprenderme  lo que  sigo aprendiendo  cada día acerca  del

fumar.   Aun   así,   la   filosofía   básica   que   sustenta   el   libro   sigue   estando   bien
fundada. Creo que la perfección es inalcanzable, aunque hay un capítulo que no
modificaría jamás, y que además fue el más fácil de escribir y es el preferido de
la mayoría de los lectores: el capítulo veintiuno.

Además de la experiencia como instructor, cuento también con la ventaja

de los comentarios recibidos a lo largo de cinco años, desde la publicación del
libro. Las  modificaciones de  la primera  edición responden a la necesidad  de
perfeccionar   el   mensaje,   para   lo   cual   me   he   servido   de   las   personas   que
fracasaron y las razones por las que fracasaron. La mayoría de estas personas
son  jóvenes y me consultaron  obligados  por sus padres,  sin tener  ganas de
dejarlo.   Aun   así   logró   curar   el   75   por   100   de   estos   casos.   Pero   de   vez  en
cuando,   me   enfrento   a   un   verdadero   fracaso;   personas   que   desean
desesperadamente   dejar  de   fumar,   como   la  persona   del   capítulo   veinticinco.
Estos casos me producen una profunda pena, y a veces no logro conciliar el
sueño pensando en la forma de llegar hasta ese fumador. Considero que la falta
es mía, y no del fumador, por no poder lograr que tal persona comprenda lo fácil
que es dejar de fumar, y cuánto más disfrutaría de su vida liberándose de la
trampa del fumar. Sé que todo fumador puede descubrir que es fácil hacerlo y
además disfrutarlo, pero algunas personas están tan aferradas a sus opiniones
que son incapaces de emplear la imaginación; el miedo a dejar de fumar impide
que abran su mente. Nunca se les ocurre que es el cigarrillo lo que les produce
ese miedo y que el mayor beneficio al dejar de fumar consiste en erradicar dicho
temor.

Dediqué la primera edición al porcentaje de personas que no logré curar

(entre el 16 y el 20 por 100). A todos se les devolvió el dinero, ya que sólo cobro
a quienes logro ayudar.

He recibido muchas críticas sobre mi método en estos años, pero sé que

es válido para cualquier tipo de fumador. La queja más frecuente que escucho
es: «Tu método no funcionó conmigo.» Los fumadores admiten que actuaron de
un modo totalmente contrario a la mitad de mis instrucciones y ¡no comprenden
por qué siguen fumando! Imagina que has pasado toda tu vida atrapado en un
laberinto sin poder salir. Yo tengo un plano del laberinto: si te ordeno que gires a
la   izquierda,   luego   a   la   derecha   y  así  sucesivamente,   y  tú   no   lo   haces,   las
siguientes instrucciones no tendrán sentido y nunca escaparás del laberinto.

Al   principio,   atendía   a   una   persona   por   vez,   y   sólo   lograba   que   me

consultaran aquel as que estaban desesperadas por dejar de fumar. Me tenían
por una especie de charlatán. En cambio, ahora se me considera la máxima
autoridad en lo que respecta a dejar de fumar. La gente viene de todas partes
del   mundo   para   verme.   Recibo   a   grupos   de   ocho   personas   por   vez   y,   sin
embargo,  no  logro  atender  a  todos  aquellos que  requieren  mis  servicios.  No
hago publicidad y tampoco me encontrarán en la guía telefónica.


En casi todas las sesiones se encuentran presentes ex alcohólicos y ex

drogadictos   o   alguien   que   ha   dejado   todo.   He   probado   mi   método   con
alcohólicos y adictos a la heroína y he comprobado que, siempre y cuando no
hayan asistido a las reuniones de Alcohólicos Anónimos (AA) o NA resultan más
fáciles de curar que los fumadores. Este método sirve para tratar la adicción a
todo tipo de drogas.

El factor más  preocupante  es la facilidad  con la que los ex fumadores,

alcohólicos   o   drogadictos   vuelven   a   caer   en   la   adicción.   Las   cartas   más
desesperadas provienen de fumadores que dejaron de fumar con la ayuda de
este libro o de mi vídeo, y que luego volvieron a engancharse. Están felices de
ser libres al principio; pero vuelven a caer en la trampa, y esta vez el método no
les ayuda. Mi preocupación actual consiste en ayudar a los fumadores a dejarlo
una vez más, y explicarle la relación que existe entre el alcohol, otras drogas y el
cigarrillo, pero considero que este tema es materia para otro libro en el que me
encuentro trabajando.

La crítica más común es que el libro es repetitivo. No me disculpo por ello,

pues, como explico en estas páginas, el problema principal no es la adicción
química, sino el lavado de cerebro que resulta de ella. Irónicamente, quienes se
quejan de las repeticiones son los fumadores que no pueden dejar de fumar
¡Qué casualidad!

Como he dicho, recibo muchos elogios y algunas críticas. En un principio,

algunas de las críticas provenían de los profesionales de la medicina, pero hoy
se han convertido en mis más fervientes defensores. De hecho, el mayor elogio
lo recibí de un médico que se limitó a decir: «Me habría gustado a mí escribir el
libro.»


El peor adicto a la nicotina que jamás he conocido

1.El peor adicto a la nicotina que jamás he conocido

Tal vez debería empezar por explicar por qué me considero competente

para escribir este libro. No soy ni médico ni psiquiatra; mis títulos son mucho
más   apropiados:   fui   durante   treinta   y   tres   años   de   mi   vida   un   fumador
empedernido.   En  los  últimos  años  fumaba  cien cigarrillos  diarios en  los  días
malos, y nunca menos de sesenta.

A lo largo de mi vida había intentado dejarlo docenas de veces. Una vez lo

dejé durante seis meses, y todavía estaba que me subía por las paredes. Me
colocaba cerca de los fumadores para obtener un soplillo de su humo; seguía
viajando en los compartimentos para fumadores de los trenes.

En cuanto a la salud, con la mayoría de los fumadores es una cuestión de

«lo dejaré antes  de que me ocurra algo.»  Yo  había llegado al punto en que
sabía   que   me   estaba   matando.   Tenía   un   dolor   de   cabeza   permanente,
producido  por  la presión de una tos continua. Sentía cómo palpitaba casi sin
parar la vena que baja por el centro de la frente, y, sinceramente, creía que en
cualquier   momento   me   iba   a   explotar   la   cabeza   y   que   me   moriría   de   una
hemorragia cerebral. Aquello me preocupaba, pero no por eso dejaba de fumar.

Había llegado a una etapa en la que ya ni siquiera intentaba dejarlo. No

era que me gustase fumar. La mayoría de los fumadores han estado alguna vez
bajo la ilusión de que disfrutan de un cigarrillo de vez en cuando, pero yo nunca
he tenido esa ilusión. Siempre he odiado el sabor y el olor del tabaco, pero creía
que   los   cigarrillos   me   ayudaban   a   relajarme.   Me   daban   valor   y   confianza.
Siempre me sentía deprimido cuando intentaba dejarlo y no pensaba que se
pudiera disfrutar de la vida sin cigarrillos.

Al final, mi mujer me envió a un hipnoterapeuta. Debo confesar que era

completamente  escéptico.  En   aquellos   tiempos   no   sabía   nada   acerca   de   la
hipnosis; imaginaba a unos tipos con aire de Svengali, con ojos penetrantes,
moviendo un péndulo. Tenía todas las fantasías que afectan a los fumadores
excepto una: sabía que no era una persona de poca voluntad. Yo dominaba casi
todos los demás aspectos de mi vida, pero los cigarrillos me dominaban a mí.
Creía que la hipnosis implicaba cambios forzosos en mi voluntad, y, aunque no
obstaculizaba el proceso (como la mayoría de los fumadores, estaba deseando
dejarlo), creía que nadie me iba a convencer de que no necesitaba fumar.

La   sesión   entera   me   pareció   una   perdida   de   tiempo.   El   hipnoterapeuta

intentaba hacer que levantara los brazos y probó varias cosas. Nada parecía
funcionar   como   debía:   no   perdí   el   conocimiento   y  no   entré   en   trance   (o,   al
menos, eso creo yo). Sin embargo, después de esa sesión, no sólo dejé de
fumar, sino que realmente disfruté del proceso, incluso durante el período de
retirada de la droga.

11


El peor adicto a la nicotina que jamás he conocido

Pero, antes de que salgas corriendo a ver a un hipnoterapeuta, déjame

aclararte   algo.   La   hipnoterapia   es   un   modo   de   comunicación.   Si   el   mensaje
comunicado  es erróneo,  no  dejarás  de  fumar.  No  voy  a  criticar al  hombre  a
quien yo consulté; estaría ahora muerto si no le hubiera ido a ver. Pero aquello
sucedió «a pesar de él» y no «por él». Tampoco quiero que parezca que quiero
atacar   a   la   hipnoterapia;   al   contrario,   yo   la   uso   también   como   parte   de   mi
tratamiento. Ese poder de sugestión y esa poderosa fuerza pueden ser usados
para   lo   bueno   y   para   lo   malo.   Nunca   te   sometas   a   una   sesión   de   un
hipnoterapeuta   si   no   te   lo   ha   recomendado   personalmente   alguien   a   quien
conoces bien y en quien confías.

En aquellos años horrorosos como fumador, creía que mi vida dependía de

aquellos cigarrillos y estaba dispuesto a morir antes que estar sin ellos. Hoy la
gente me pregunta si alguna vez siento algún deseo de fumar. La respuesta es
«nunca, nunca, nunca», más bien lo contrario. He tenido una vida maravillosa.
Si  hubiera   muerto   por   fumar,   no  podría   haberme   quejado.  He   tenido   mucha
suerte  en la vida, pero lo más maravilloso de todo ha sido liberarme de esa
pesadilla, esa esclavitud de estar destruyendo sistemáticamente mi cuerpo y de
pagar un dineral por el privilegio.

Quisiera dejar claro desde un principio que no soy una figura mística. No

creo en los magos ni en las hadas. Tengo una mente científica y no entendía lo
que a primera vista pareció cosa de magia. Empecé a leer sobre la hipnosis y el
fumar. Nada de lo que leí parecía explicar el milagro que había ocurrido; ¿por
qué había sido tan absurdamente fácil dejarlo, cuando en ocasiones anteriores
había supuesto semanas enteras de oscura depresión?

Tardé mucho tiempo en entenderlo, fundamentalmente porque miraba la

cuestión   al   revés.   Intentaba   explicarme   por   qué   había   sido   tan   fácil   dejarlo,
cuando el verdadero problema es comprender, por qué los fumadores lo suelen
encontrar tan difícil. Los fumadores hablan de la terrible ansiedad por la retirada
de   la   nicotina,   pero   cuando   miraba   hacia   atrás   e   intentaba   recordar   dicha
ansiedad, me di cuenta, no había existido. No hubo ningún dolor físico, estaba
todo en la mente.

Ahora me dedico profesionalmente a ayudar a otros que quieren dejar de

fumar. Tengo muchísimo éxito. He ayudado a miles de fumadores y quisiera
dejar claro desde el principio que el fumador empedernido no existe. Todavía no
he conocido a nadie que estuviera tan fuertemente enganchado, o, mejor dicho,
que   se   creyera   tan   fuertemente   enganchado   como   lo   estuve   yo.   Cualquier
persona  puede   no  sólo dejar   de  fumar,  sino  también  encontrarlo  fácil.   En  el
fondo es el miedo  lo que hace que sigamos fumando.  El miedo a no poder
nunca  más disfrutar tanto de  la vida sin los cigarrillos, y el miedo a sentirse
privado de algo. Nada más lejos de la verdad. Sin tabaco, no sólo disfrutarás
igual   de   la   vida,   sino   muchísimo   más   y,   por   añadido,   de   mejor   salud,   más
energía y dinero ahorrado, como poco.

12


El peor adicto a la nicotina que jamás he conocido

Todos los fumadores pueden encontrar fácil dejar de fumar  —¡incluso tú!

—. Lo único que tienes que hacer es leer el resto de este libro con la mente
abierta. Cuanto más lo comprendas, más fácil lo encontrarás. Incluso cuando no
entiendas algo, sigue siempre las instrucciones y lo encontrarás fácil. Lo más
importante   es   no   ir   por   la   vida   anhelando   melancólicamente   un   cigarrillo,   ni
sintiéndote   privado  de   algo. El  único  misterio   será,  por   qué  fumaste   durante
tanto tiempo.

Una advertencia. Con mi método sólo puedes fracasar por dos motivos:

1. NO  SEGUIR  LAS   INSTRUCCIONES:   El   que   sea   tan   dogmático   en

algunas  de  mis  recomendaciones,   molesta  a algunas  personas.   Por
ejemplo, te diré que no intentes reducir el consumo, y que no uses
sustitutos como caramelos, chicles, parches, etc. (en especial ningún
producto   que   contenga   nicotina).   La   razón   por   la   que   soy   tan
dogmático es porque conozco este tema a fondo. No niego que haya
muchas personas que hayan dejado de fumar utilizando trucos de este
tipo, pero habrán podido hacerlo a pesar de ellos, no gracias a ellos.
Hay gente que sabe hacer el amor de pie en una hamaca, pero no es
la forma más fácil. Todo lo que yo te diga tiene su razón de ser para
hacértelo más fácil y asegurar el éxito.

2. NO COMPRENDER: No te creas nada sin pensarlo. Cuestiona no sólo

lo que yo te diga, sino también tus propias opiniones y todo lo que la
sociedad te ha enseñado acerca del fumar. Por ejemplo, los que creéis
que es simplemente un hábito, debéis preguntaros si realmente lo es.
Pregúntate por qué hay otras costumbres fáciles de romper, algunas
de ellas agradables. ¿Porqué, entonces, es tan difícil romper un hábito
que sabe fatal, nos cuesta un dineral y nos mata?

Los que pensáis que disfrutáis de los cigarrillos, preguntaos por qué hay

otras cosas en la vida, mucho más agradables, de las que uno puede prescindir
sin traumas. ¿Por qué, con los cigarrillos, tienes que tenerlos, y si no los tienes
entras en un estado de pánico?

13


El método fácil

2.El método fácil

El objetivo de este libro es preparar la mente para que, en lugar del método

normal, según el cual dejas de fumar con la sensación de escalar el Everest y
pasas las semanas siguientes deseando fumar un pitillo y envidiando a los otros
fumadores, puedas empezar desde el principio con una sensación de euforia,
como si te hubieran curado de una enfermedad atroz. A partir de este momento,
y   a   medida   que   vas   avanzando   por   la   vida,   mirarás   los   cigarrillos   y   te
preguntarás cómo pudiste empezar a fumarlos. Verás a los demás fumadores,
no con envidia, sino con lástima.

Si no eres no-fumador o ex fumador, es imprescindible que sigas fumando

hasta  que  termines  el  libro del  todo.  Esto  puede   parecer contradictorio.   Más
tarde explicaré que el tabaco no hace nada en absoluto por ti. Es cierto, uno de
los   misterios   del   fumar   es   que   mientras   estamos   fumándonos   un   pitillo,   lo
miramos y nos preguntamos por qué lo hacemos. Es sólo en el momento en que
nos encontramos privados de ellos cuando los cigarrillos adquieren cierto valor
para nosotros. Sin embargo, vamos a aceptar, te guste o no, que crees que
estás enganchado. Cuando estás enganchado, nunca puedes relajarte del todo
ni concentrarte si no estás fumando. Por tanto, no intentes dejar de fumar hasta
que hayas terminado todo el libro. Conforme sigas leyendo, tus ganas de fumar
irán disminuyendo. No arranques a medio gas; podría ser catastrófico. Recuerda
que lo único que tienes que hacer es seguir las instrucciones.

Con la ventaja de cinco años de críticas y comentarios desde la publicación

del   libro,   al   principio,   este   consejo   de   seguir   fumando   me   ha   causado   más
frustraciones que ningún otro (si dejamos de lado el capítulo veintiocho. Elegir el
momento   idóneo
).   Cuando   dejé   de   fumar   por   primera   vez   muchos   de   mis
familiares   y   amigos   también   lo   dejaron,   sólo   porque   yo   lo   había   hecho.
Pensaron: «Si él puede, cualquiera puede.» Con el paso del tiempo, a través de
sutiles indicios logré convencer a quienes seguían fumando de lo bien que uno
se siente al liberarse. Cuando se publicó el libro, distribuí ejemplares entre los
más   empedernidos.   Partía   del   supuesto   de   que,   aunque   fuese   el   libro   más
aburrido, iban a leerlo, aunque sólo fuese porque lo había escrito un amigo. Me
sentí asombrado y decepcionado al enterarme, unos meses más tarde de que ni
siquiera habían terminado de leerlo. Llegué a descubrir que quien entonces era
mi mejor amigo, no sólo había ignorado el libro original con mi firma, sino que
además lo había regalado. Me dolió en ese momento, pero había subestimado
el terrible miedo que la esclavitud al tabaco genera en los fumadores. Puede ir
más allá de la amistad y casi provoqué el divorcio debido a ello. Mi madre llegó
a decirle a mi mujer: «¿Por qué no le amenazas con abandonarle si no deja de
fumar?» A lo que mi mujer respondió: «Porque me dejaría si lo hiciera.» Me
avergüenza admitirlo, pero creo que tenía razón. Tan fuerte es el miedo que
crea el cigarrillo.

14


El método fácil

Ahora me doy cuenta de que muchos fumadores no llegan al final del libro

porque   se   sienten   obligados   a   dejar   de   fumar   sin   falta   en   el   momento   de
terminar el libro. Algunos hasta leen un solo renglón por día para posponer la
llegada de ese día. Soy consciente de que muchos lectores se ven obligados a
leerlo para no defraudar a quienes les quieren. Míralo así: ¿Qué puedes perder?
Si no dejas de fumar al final del libro, no estarás peor que ahora. ¡NO TIENES
ABSOLUTAMENTE NADA QUE PERDER Y TANTO QUE GANAR! A propósito,
si no has fumado nada en los últimos días o semanas, pero no estás seguro de
si eres un fumador, ex fumador o no-fumador, no fumes mientras leas este libro.
En realidad, ya eres no fumador. Todo lo que queda por hacer es permitir que tu
mente alcance tu cuerpo. Al llegar al final del libro serás un no-fumador feliz.

Básicamente,   mi   método   es   justamente   lo   contrario   del   método  normal

para intentar dejar de fumar. El método normal consiste en hacer una lista de las
muchas   desventajas   del   fumar   y   luego   decirse   a   uno   mismo:   «Si   puedo
aguantar sin fumar   el tiempo   suficiente,  al final  desaparecerán  las  ganas  de
fumar. Entonces podré disfrutar de nuevo de la vida, libre de la esclavitud del
tabaco.»

Esto es el procedimiento lógico, y todos los días miles de personas dejan

de  fumar con  variaciones de este método.  Sin embargo, es muy difícil tener
éxito de esta manera por las siguientes razones:

1. El verdadero problema no es el dejar de fumar. Cada vez que apagas

un   cigarrillo,   estás   dejando   de   fumar.   Puede   que   tengas   motivos
poderosos el primer día en tu intento de dejarlo y dices: «no quiero
fumar más»; en realidad, todos los fumadores los tienen cada día de
sus vidas, y los motivos para decir estas cosas son mucho más fuertes
de   lo   que   podemos   imaginar.   El   verdadero   problema   surge   al   día
siguiente, o a los diez días, o a los mil días, cuando en un momento de
debilidad, o porque has bebido, o incluso en un momento en que te
sientes   fuerte,   fumas   un   cigarrillo,   y   como   es,   en   parte,   una
drogadicción,   ya   estás   deseando   fumarte   otro,   y   de   repente   eres
fumador otra vez.

2. Los informes sobre los males del tabaco para la salud que asustan

tanto   deberían   hacer   que   lo   dejemos;   nuestra   mente   racional   dice:
«Déjalo,   eres  idiota»;   pero   la  realidad   es   que   este   mismo   miedo   lo
hace más difícil. Fumamos, por ejemplo, cuando estamos nerviosos.
Dile a un fumador: «El tabaco te está matando», y lo primero que hace
es encender un cigarrillo.

3. Todos   los   motivos   tradicionales   para   dejar   de   fumar   lo   hacen   más

difícil por otras dos razones. Primero, porque producen la sensación de
sacrificio.   Siempre   pensamos   que   nos   están   obligando   a   sacrificar
nuestro amiguito, o nuestra ayuda, nuestro único vicio, nuestro único

15


El método fácil

placer o como el fumador quiera llamarlo.  Segundo, porque crea una
cortina de humo. No fumamos por las razones por las que deberíamos
dejarlo,   sino   que   la   verdadera   cuestión   es   ¿por   qué   queremos   o
necesitamos hacerlo?

El método EASYWAY es fundamentalmente este: empezar olvidando las

razones que nos empujan a dejar de fumar; luego, enfrentarnos al problema del
tabaco y hacernos las siguientes preguntas:

1. ¿Qué beneficio me proporciona?
2. ¿Realmente disfruto de ello?
3. ¿Es   realmente   necesario   seguir   mi   vida,   pagando   un   dineral   para

poder enchufarme estas cosas en la boca y asfixiarme?

La   maravillosa   verdad   es   que   el   tabaco   no   proporciona   absolutamente

ningún beneficio. Quiero que quede bien claro, las desventajas del fumar son
mayores que las ventajas; todos los fumadores saben eso, desde siempre. Es
decir, el fumar no tiene ni una sola ventaja. Lo único que alguna vez tuvo a su
favor fue su aceptación social; hoy, incluso los fumadores ven el fumar como un
hábito antisocial.

La mayoría de los fumadores sienten la necesidad de racionalizar por qué

fuman, pero las conclusiones a las que llegan son falsas e ilusorias.

En primer lugar vamos a hacer desaparecer estas falsedades e ilusiones.

Entonces te darás cuenta de que no existe ningún sacrificio. No sólo no hay
sacrificio, sino que el ser no-fumador ofrece unas ventajas maravillosas, entre
las cuales las de menos son mejorar la salud y tener más dinero. Una vez hayas
superado la falsa idea de que no se disfruta tanto de la vida sin tabaco y te des
cuenta de ello, no sólo disfrutarás más, sino infinitamente más de la vida sin
tabaco, al erradicar la sensación de sacrificio o de privación; entonces podemos
volver a las cuestiones de salud y dinero, y a docenas de otras razones para
dejar   de   fumar.   Estos   argumentos   se   convertirán   en   razones   positivas
adicionales para ayudarte a alcanzar lo que verdaderamente deseas: disfrutar
enteramente de tu vida, libre de la esclavitud del tabaco.

16


¿Por qué resulta difícil dejar de fumar?

3.¿Por qué resulta difícil dejar de fumar?

Como ya expliqué antes, este asunto empezó a interesarme a causa de mi

propia   adicción.   Cuando   finalmente   lo   dejé,   fue   algo   como   de   magia.   En
ocasiones   anteriores,   cuando   había   intentado   dejarlo,   me   había   supuesto
semanas   enteras   de   oscura   depresión.   Hubo   días   en   los   que   estaba
relativamente alegre, y al día siguiente la depresión otra vez. Era como intentar
salir de un pozo fangoso: veía que estaba cerca del borde, veía la luz del sol,
luego resbalaba y caía otra vez al fondo. Al final, enciendes un pitillo, sabe fatal,
intentas explicarte por qué demonios lo haces.

Una   de   las   preguntas   que   siempre   hago   a   los   fumadores   antes   de   la

sesión   es:   «¿Quieres   dejar   de   fumar?»   En   cierta   manera,   es   una   pregunta
estúpida. Todos los fumadores quieren dejar de fumar (incluso miembros de la
Asociación   de   Fumadores).   Si   le   dices   al   fumador   más   empedernido:   «Si
pudieras volver atrás, antes de comenzar a fumar, sabiendo lo que sabes ahora,
¿volverías a empezar?» La respuesta siempre es: «DE NINGUNA MANERA.»

Dile al fumador más firme, es decir, aquel que no lo considera peligroso

para su salud, que no está preocupado por el reproche social y que tiene dinero
suficiente (ya no queda mucha gente de esa): «¿Animas a tus hijos para que
fumen?», la respuesta: «DE NINGUNA MANERA.»

Todos los fumadores padecen la sensación de que algo malvado les ha

agarrado. Al principio dicen: «Lo dejaré, pero hoy, no. Mañana, tampoco. Ya
veremos.» Al final,  llegamos al punto  en que creemos nos  falta la fuerza de
voluntad o que hay algo en el tabaco que nos hace disfrutar de la vida.

Como ya dije, el problema no está en explicar lo fácil que es dejarlo, está

en explicar por qué es difícil. En realidad, el verdadero problema está en explicar
por qué la gente se deja enganchar al principio, o cómo fue posible que, no hace
mucho, más del 60 por 100 de la población fumara.

Todo lo relacionado con el fumar es un enigma extraordinario. La única

razón por la que empezamos es porque hay miles de personas que fuman. Pero
cada una de ellas desearía no haber empezado nunca, y nos dicen que es un
despilfarro de tiempo y de dinero.  Nos  cuesta creer que no es un placer para
ellos.   Lo   asociamos   con   el   ser   adulto   y   hacemos   grandes   esfuerzos   para
conseguir engancharnos. Luego pasamos el resto de nuestra vida diciéndoles a
nuestros propios hijos que no empiecen, e intentando dejarlo nosotros mismos.

También pasamos el resto de la vida rascándonos el bolsillo. El fumador

medio gastará entre tres y seis millones de pesetas en tabaco a lo largo de su
vida, según precios actuales. ¿Qué  es lo que hacemos con este dinero? No
sería tan malo que lo tirásemos por el desagüe. Lo utilizamos para conseguir
una   sistemática   congestión   de   nuestros   pulmones   a   base   de   alquitranes

17


¿Por qué resulta difícil dejar de fumar?

cancerígenos, una progresiva obstrucción y envenenamiento de nuestro sistema
circulatorio. Cada día privamos un poco más a nuestros músculos y órganos del
oxígeno vital, y por tanto cada día nuestro letargo es mayor. Nos sentenciamos
a   una   vida   de   suciedad,   mal   aliento,   dientes   manchados,   ropa   quemada,
ceniceros asquerosos y el olor repulsivo a humo viejo. Es una vida entera de
esclavitud.  Pasamos la mitad de nuestra vida en sitios en los que la sociedad
nos impide fumar, como son las iglesias, los hospitales, los colegios, el Metro,
los   teatros,   etc.;   o   en   situaciones   en   las   que   nosotros   mismos   estamos
intentando   reducir nuestro   consumo  o quitárnoslo por  completo,   sintiéndonos
privados de algo. El resto de nuestra vida fumadora lo pasamos en situaciones
en las que nos está permitido fumar, pero en las que preferiríamos no tener que
hacerlo.

¿Qué clase de hobby es este, que cuando lo estás practicando preferirías

no estar haciéndolo y cuando no lo puedes hacer, darías lo que fuera por un
cigarrillo? Durante parte de  tu vida, la mitad  de la sociedad te trata como si
fueras una especie de leproso y, lo que es peor, eres, en otros aspectos, un ser
humano   inteligente  y  racional,  que  pasas  por   la  vida  siendo  despreciado.   El
fumador se desprecia a sí mismo cada vez que sube el precio del tabaco; en el
Día Nacional Anti-tabaco; cada vez que sin querer lee en el paquete el aviso de
que el tabaco perjudica la salud o que tiene dificultad para respirar; cada vez
que le asusta un informe sobre el cáncer; que hay una campaña contra el mal
aliento; que se congestiona o que tiene un dolor en el pecho; cada vez que se
encuentra   rodeado   de   no-fumadores.   Está   condenado   a   llevar   una   vida
amenazada   por   estas   sombras   oscuras   en   el   fondo   de   su   mente,   y   ¿qué
consigue   a  cambio?   ¡NADA  EN  ABSOLUTO!  ¿Placer?   ¿Disfrute?   ¿Sosiego?
¿Apoyo? ¿Estímulo? Todo falsas ilusiones, a menos que consideres un placer
el llevar zapatos demasiado estrechos para poder disfrutar del momento en que
te los quitas.

Como ya he dicho, el verdadero problema es intentar explicar no sólo por

qué los fumadores tienen dificultad para dejarlo, sino también por qué la gente
fuma.

Ahora me imagino que me dirás: «Todo esto está muy bien. Aquí no hay

nada nuevo. Pero una vez que te has dejado enganchar por estas cosas es muy
difícil quitártelas. ¿Por qué es tan difícil, y por qué nos vemos obligados a seguir
fumando?» Los fumadores buscan las respuestas a estas preguntas  durante
toda su vida.

Algunos dicen que es por la terrible ansiedad producida por la retirada de

la nicotina. En realidad, estos síntomas son tan leves (ver capítulo 6) que la
mayoría   de   los   fumadores   viven   y   mueren   sin   darse   cuenta   de   que   son
drogadictos.

Otros dicen que se disfruta mucho con los cigarrillos. Esto no es cierto; son

18


¿Por qué resulta difícil dejar de fumar?

sucios   y   asquerosos.   Al   fumador   que   cree   que   sólo   fuma   porque   le   gusta,
pregúntale si prescinde de fumar cuando no encuentra la marca de tabaco que
le gusta y la única que hay es una que le resulta desagradable. Los fumadores
fumarían cualquier porquería antes que prescindir de ello. El disfrute no tiene
nada que ver. Yo, personalmente, disfruto comiendo langosta, pero nunca llegué
a tal punto de  tener  que llevar veinte langostas colgadas del cuello. Con otras
muchas cosas en la vida, podemos disfrutar mientras las estamos haciendo,
pero no nos sentimos angustiados cuando no las podemos hacer.

Algunos buscan razones psicológicas profundas: «el síndrome de Freud»,

«el   niño,   al   pecho   de   su   mamá».   Pero   es   justo   lo   contrario.   Normalmente
empezamos a fumar para demostrar que somos adultos, que hemos salido de la
niñez.   Si   tuviéramos   que   llevar   un   chupete   en   la   boca   en   público,   nos
moriríamos de vergüenza.

Otros piensan que es lo contrario, el efecto de «macho» echando humo y

fuego   por   la   nariz.   Otro   argumento   sin   fundamento;   un   cigarrillo   encendido
metido en la oreja parecería ridículo. ¡Cuánto más ridículo llenar los pulmones
de alquitranes cancerígenos!

Algunos   dicen:   «Es   que   así   tengo   algo   que   hacer   con   mis   manos.»

Entonces, ¿para qué encenderlo?

– «Es   la  satisfacción  de  llevar  algo  en   la   boca.»   Entonces,   ¿para   qué

encenderlo?

– «Es  la  sensación   de   cómo   entra   el   humo   en   mis   pulmones.»   Una

sensación atroz. Se llama asfixia.

Muchos creen que mitiga el aburrimiento. Otra falsedad. El aburrimiento es

un estado mental.

Durante veinticinco años yo me autojustificaba diciendo que el tabaco me

relajaba, me daba confianza y valor. También sabía que me estaba matando y
que me costaba un dineral. ¿Por qué no fui al médico para pedirle alguna otra
cosa que me diera valor y confianza, o me relajara? No fui porque sabía que me
ofrecería una alternativa. No era una razón, era mi excusa.

Algunos dicen que lo hacen sólo porque lo hacen sus amigos. ¿Eres de

verdad tan imbécil? Si lo eres, ponte a rezar para que tus amigos no empiecen a
cortarse la cabeza para curársela cuando les duele.

La   mayoría   de   los   fumadores,   que   lo   piensan   en   serio,   llegan   a   la

conclusión de que es un simple hábito. Esto no es una verdadera explicación,
pero   descontadas   todas   las   explicaciones   normales   racionales   parece   ser   la
única excusa que queda.

Desgraciadamente es una explicación igualmente ilógica. Cambiamos de

hábitos todos los días, y algunos de ellos proporcionan verdadero placer. Yo

19


¿Por qué resulta difícil dejar de fumar?

sigo teniendo hábitos en el comer que empezaron en mis tiempos de fumador.
Ni desayuno, ni como, sólo ceno. Sin embargo, cuando me voy de vacaciones,
mi comida favorita del día es el desayuno. El día que vuelvo a casa, también
vuelvo a mis costumbres anteriores sin el menor esfuerzo.

¿Por qué seguimos con un hábito que sabe fatal, nos mata, nos cuesta un

dineral, es sucio y asqueroso y que estamos deseando dejar, cuando lo único
que   tenemos  que  hacer   es   dejar   de   hacerlo?   ¿Por   qué   es   tan   difícil?   La
respuesta es que no lo es. Una vez que comprendas las verdaderas razones por
las que fumas, dejarás de hacerlo —así de sencillo—, y al cabo de tres semanas
como   mucho,  el único  misterio   será  el  porqué   habías  estado  fumando   tanto
tiempo.

SIGUE LEYENDO.

20


La trampa siniestra

4.La trampa siniestra

El fumar es la trampa más sutil y más siniestra que existe en la Naturaleza.

El hombre no podría concebir una trampa tan ingeniosa, ¿Qué es lo que nos
hace caer en ella desde el principio? Los miles de adultos que ya fuman. Ellos
nos advierten, incluso, del hábito sucio y repulsivo que acabará destruyéndonos
y   del   dinero   malgastado;   pero   no   podemos   creer   que   no   se   lo   pasen   bien
fumando. Uno de los muchos aspectos patéticos del fumar, es cuánto esfuerzo
empleamos para conseguir engancharnos.

Es la única trampa de la Naturaleza que no tiene cebo alguno. Lo que hace

saltar la trampa no es que los cigarrillos sepan maravillosamente, sino el hecho
de que saben horribles. Si ese primer cigarrillo supiera maravilloso, empezarían
a sonar alarmas, y como seres humanos inteligentes, comprenderíamos por qué
la mitad de la población adulta está pagando un dineral para envenenarse. Pero
como ese primer cigarrillo sabe tan mal, nuestras jóvenes mentes creen estar
seguras   de   que   nunca   nos   engancharemos,   y   creemos   que   como   no
disfrutamos de los cigarrillos, podremos dejados cuando nos apetezca.

Es la única droga de la Naturaleza que nunca te permite conseguir lo que

te propones. Los chicos suelen empezar porque quieren parecer «duros» —la
imagen de Humphrey Bogart o de Clint Eastwood—; pero lo último que sientes
cuando fumas el primer cigarrillo es que eres «duro». No te atreves a tragar el
humo;   si  te  fumas   demasiados,   primero   te   mareas   y  luego   tienes   ganas   de
vomitar. Lo único que quieres hacer es alejarte de los demás chicos y tirar esas
asquerosidades.

En las mujeres, es el deseo de parecer una chica sofisticada y moderna lo

que   les   hace   empezar.   Todos   las   hemos   visto   dando   caladitas,   con   un   aire
totalmente ridículo. Cuando los chicos por fin han aprendido a parecer «duros» y
las chicas sofisticadas, ya hubieran preferido no haber empezado nunca.

Luego   nos   pasamos   la   vida   intentando   entender   por   qué   lo   hacemos,

diciéndoles   a   nuestros   hijos   que   no   se   dejen   atrapar,   y,   de   vez   en   cuando,
intentando salir nosotros mismos de la trampa.

La   trampa   está   diseñada   de   tal   forma   que   sólo   se   intenta   salir   de   ella

cuando nuestra vida está en un momento de estrés, sea porque estamos mal de
salud, nos falta dinero, o porque sentimos que la gente nos rechaza como si
fuéramos leprosos.

En  cuanto  lo  dejamos,   sentimos  más   estrés   todavía  (con   la   tan  temida

ansiedad por la retirada de la nicotina) y ahora, además, tenemos que prescindir
de lo único de que dependemos para aliviar el estrés (nuestro apoyo y viejo
amigo, el cigarrillo).

Al cabo de unos cuantos días de tortura, decidimos que hemos elegido un

21


La trampa siniestra

mal momento, que debemos esperar hasta que haya un período sin estrés; y en
cuanto   llega  ese   día  desaparece   la  motivación   que  nos  empujaba   a  dejarlo.
Desde luego tal período no llegará nunca, porque pensamos que nuestras vidas
se van llenando de más y más estrés. En cuanto dejamos el hogar protegido de
nuestros padres, empieza el proceso normal de montar una casa, pedir créditos,
tener   hijos,   más   responsabilidad   en   el   trabajo,   etc.   Esto   también   son
imaginaciones.   La   realidad   es   que   el   período   con   más   estrés   en   la   vida   de
cualquier   ser   es   la   niñez   y   la   adolescencia.   Tendemos   a   confundir   la
responsabilidad con el estrés. Para el fumador el estrés aumenta automática
mente, porque el tabaco no le relaja, ni disminuye los efectos del estrés, como la
sociedad intenta hacerte creer. Es lo contrario: son los cigarrillos los que nos
ponen más nerviosos y deprimidos.

Incluso fumadores que dejan de fumar (la mayoría de ellos lo consiguen

una o más veces a lo largo de su vida) pueden vivir perfectamente felices y
luego de repente volverse a enganchar.

Todo   lo   relacionado   con   el   fumar   es   como   errar   por   un   laberinto

gigantesco.  En el momento  en que entramos en el laberinto se nos nubla la
mente, y pasamos el resto de la vida intentando escapar. Muchos, al final, lo
conseguimos, para volver a quedar atrapados más tarde.

Yo estuve treinta y tres años intentando escapar del laberinto. Al igual que

los demás fumadores, tampoco lo entendía. Sin embargo, debido a una serie de
circunstancias extraordinarias, que no implican ningún mérito por mi parte, quise
saber  por qué durante  tanto tiempo había  sido  tan endemoniadamente difícil
quitármelo, y por qué, cuando finalmente lo hice, me resultó no sólo fácil, sino
también agradable.

Desde que dejé de fumar, el hobby de mi vida, y últimamente mi profesión,

ha sido buscar las respuestas a las muchas cuestiones espinosas relacionadas
con el fumar. Es un  rompecabezas  complicado y fascinante, como el famoso
cubo de Rubick; casi imposible de resolver. Sin embargo, igual que cualquier
tipo   de   rompecabezas   complicado,   es   fácil   cuando   sabes   la   solución.   Yo   te
guiaré para salir del laberinto y me cuidaré de que nunca vuelvas a entrar en él.
Lo único que tienes que hacer es seguir las instrucciones. Si no sigues una de
las instrucciones, las demás no servirán de nada,

Quisiera dejar claro que cualquier persona puede encontrar fácil dejar de

fumar,  pero  primero   tenemos   que establecer  los hechos   reales  en   cuanto  al
fumar. No me refiero a los hechos aterrorizadores relacionados con la salud, sé
que eres consciente de ellos. Ya hay muchas cosas publicadas sobre los males
y  los peligros asociados   con el  fumar.  Si eso   fuera   suficiente,   ya lo  habrías
dejado. Me refiero a la pregunta: ¿por qué nos resulta tan difícil dejarlo? Para
contestar esta pregunta tenemos que saber cuál es la verdadera razón por la
que seguimos fumando.

22


¿Por qué seguimos fumando?

5.¿Por qué seguimos fumando?

Todos   empezamos   a   fumar   por   razones   estúpidas,   normalmente   por

presiones o situaciones sociales; pero, una vez que nos damos cuenta de que
nos estamos enganchando, ¿por qué seguimos fumando?

Ningún   fumador   sabe   por   qué   fuma.   Si   se   diera   cuenta   de   cuál   es   la

verdadera razón, dejaría de hacerlo. Es una pregunta que he hecho a miles de
fumadores en mis sesiones. La respuesta verdadera es la misma para todos,
pero hay una gama muy variada y casi infinita de respuestas dadas por cada
individuo. Esta parte de la sesión es la que encuentro al mismo tiempo la más
divertida y la más trágica.

Todos los fumadores saben en el fondo de su corazón que hacen el primo.

Saben que no sentían ninguna necesidad de fumar antes de engancharse. La
mayoría recuerdan que su primer cigarrillo supo fatal y que tuvieron que hacer
un esfuerzo para engancharse. La cosa que más les molesta es que intuyen que
los no-fumadores no están echando nada de menos y que se ríen de ellos (es
difícil no reírse cuando sube el precio del tabaco). Sin embargo, los fumadores
son seres humanos inteligentes y racionales. Saben que están corriendo unos
riesgos enormes con su salud y que a lo largo de su vida se gastan un dineral
en tabaco. Por tanto, necesitan buscar una explicación racional para justificar su
estupidez.

Las verdaderas razones por las que los fumadores siguen fumando son

una   sutil   combinación   de   los   factores   que   trataré   de   describir   en   los   dos
capítulos siguientes. Son:

1. LA ADICCIÓN A LA NICOTINA.
2. El LAVADO DE CEREBRO Y EL SOCIO OCULTO.

23


La adicción a la nicotina

6.La adicción a la nicotina

La nicotina es un compuesto incoloro y aceitoso, es la droga que existe en

los cigarrillos y es la que produce la adicción en el fumador. Es la droga adictiva
más rápida conocida por la ciencia, y a veces un solo cigarrillo es suficiente para
engancharte.

Cada calada de un cigarrillo lleva al cerebro, a través de los pulmones, una

pequeña dosis de nicotina que actúa más rápidamente que la dosis de heroína
que se inyecta en la vena un heroinómano.

Si sacas veinte caladas de cada cigarrillo, un solo cigarrillo te proporciona

veinte dosis.

La nicotina es una droga de actuación rápida, y el nivel de nicotina en la

sangre disminuye aproximadamente a la mitad a los treinta minutos de apagarse
el cigarrillo, y a la cuarta  parte  después de una hora. Esto explica, por qué la
mayoría de los fumadores consume unos veinte cigarrillos diarios.

En cuanto el fumador apaga el cigarrillo, la nicotina empieza rápidamente a

ser  expulsada  del   cuerpo   y el  fumador   empieza  a sentir   las  molestias  de   la
privación de la droga: el mono.

Llegados a este punto, me veo obligado a destruir otro concepto falso, muy

extendido entre los fumadores, acerca de las molestias causadas por la retirada
de la droga. El fumador cree que el mono es el terrible trauma que padece cada
vez que trata de dejar de fumar o cuando lo tiene que dejar por obligación. En
realidad dicha ansiedad es solamente psicológica. Se debe a que el fumador se
siente privado de su placer o apoyo. Daré más explicaciones más adelante.

En realidad, las molestias producidas por la retirada de la nicotina son tan

leves que la mayoría de los fumadores viven y mueren sin darse cuenta de que
son drogadictos. Cuando utilizamos el término adicto a la nicotina creemos que
sólo significa que hemos cogido el hábito. A la mayoría de los fumadores les
horrorizan las drogas; sin embargo, eso es exactamente lo que son: drogadictos.
Afortunadamente, es una droga fácil de dejar, pero primero tienes que aceptar el
hecho de que eres adicto.

Las molestias causadas por la retirada de la nicotina no suponen ningún

dolor físico. Es solamente una sensación de vacío, de desasosiego, de que falta
algo, lo cual explica por qué muchos fumadores creen que tiene algo que ver
con la sensación de no saber qué hacer con las manos. Si se prolonga este
estado, el fumador se vuelve nervioso, inseguro, intranquilo; le falta confianza y
se irrita con facilidad. Es una especie de hambre, no por la comida, sino por un
veneno: LA NICOTINA.

A los siete segundos de encenderse un nuevo cigarrillo, el cuerpo recibe

24


La adicción a la nicotina

una nueva dosis, y la molestia acaba, lo que resulta es una sensación de relax y
confianza que el cigarrillo proporciona al fumador.

Al principio, cuando empezamos a fumar, la sensación de ansiedad y su

alivio son tan leves que ni siquiera nos damos cuenta de su existencia. Cuando
empezamos a fumar con regularidad creemos que es porque nos ha llegado a
gustar,   o   simplemente   que   hemos   cogido   el   hábito.   La   verdad   es   que   ya
estamos enganchados; no nos damos cuenta, pero el pequeño monstruo de la
nicotina se ha instalado en nuestras tripas y hay que darle de comer de forma
regular.

Todos los fumadores empezamos a fumar por razones tontas; nadie está

obligado  a hacerlo.  La  única  razón  por la cual seguimos  fumando,   fumemos
mucho o poco, es para alimentar a este monstruo.

Todo   lo   relacionado   con   el   fumar   es   una   serie   de   enigmas.   Todos   los

fumadores saben, en el fondo de su corazón, que están haciendo el primo y que
algo malvado les ha atrapado. Sin embargo, estoy convencido de que lo más
trágico  del  fumar  es  que  la  sensación  de   disfrute   que  el  fumador  recibe   del
cigarrillo no es ni más ni menos que el placer de intentar volver al estado de paz,
tranquilidad y confianza en el que vivía su cuerpo antes de engancharse.

Tienes   esa   misma   sensación   cuando   la   alarma   antirrobos   de   tu   vecino

lleva todo el día sonando, o cualquier otra molestia trivial, y de repente el ruido
cesa;  entonces  experimentas una sensación maravillosa de paz y tranquilidad.
En realidad no es paz; es el acabar con la molestia.

Antes de enrollarnos en la cadena de la nicotina, nuestros cuerpos están

completos. Luego introducimos la nicotina en el cuerpo a la fuerza y cada vez
que   apagamos   un   cigarrillo   y   la   nicotina   empieza   a   eliminarse,   sentimos   la
ansiedad, el mono. No hay ningún dolor físico, es simplemente una sensación
de vacío. Ni siquiera nos damos cuenta de su existencia, pero es como un grifo
que gotea dentro del cuerpo. Nuestra mente racional no lo entiende, ni falta que
le hace. Lo único que sabemos es que queremos otro cigarrillo, y cuando lo
encendemos   desaparece   la   ansiedad.   Por   el   momento   estamos   otra   vez
contentos   y   seguros   de   nosotros   mismos,   como   lo   estábamos   antes   de
convertirnos   en   adictos.   Pero   esta   satisfacción   no   dura   mucho,   porque   para
aliviar la sensación de vacío,  tienes  que meter más nicotina en el cuerpo. En
cuanto   apagas   ese   cigarrillo,   la   ansiedad   empieza   de   nuevo,   y  así   sigue   la
cadena. Es una cadena para toda la vida… A MENOS QUE LA ROMPAS.

En   realidad,   todo   esto   de   fumar   es   como   llevar   zapatos   demasiado

estrechos con el único fin de poder sentir un placer cuando te los quitas. Existen
tres razones principales que impiden que los fumadores lo vean así:

1. No hay ningún dolor físico identificable. Es sólo una sensación.
2. Ocurre al revés. Por eso resulta difícil quitarse de cualquier droga. Sólo

25


La adicción a la nicotina

cuando no fumas, sufres la sensación; por tanto, no le echas la culpa
al   cigarrillo.   Cuando   enciendes   uno   te   alivia,   entonces   has   estado
engañándote   al   creer   que   el   cigarrillo   te   proporciona   algún   tipo   de
placer o apoyo moral.

3. El   masivo   lavado   de   cerebro   al   que   estamos   sometidos   desde   el

nacimiento.   Aunque   nuestras   vidas   estuviesen   completas   antes   de
empezar a fumar, no nos sorprende descubrir que, una vez que hemos
aprendido a fumarlos, los cigarrillos sí nos ayudan y sí son un placer,
¿Para   qué   cuestionarlo?   Ahora   formamos   parte   de   los   fumadores
felices.

Aquí   convendría   quizás   destruir   algunos   conceptos   falsos   en   cuanto   al

fumar. No es ningún hábito; el hábito ni siquiera existe. Tenemos toda clase de
hábitos durante nuestra vida, y algunos de ellos dan mucho placer. Un hábito
que, lejos de ser placentero, es de un sabor repugnante, nos mata, nos cuesta
una   fortuna,   que   consideramos   sucio   y   repulsivo,   y   del   cual   nos   gustaría
liberarnos a toda costa, debería ser absurdamente fácil de romper. ¿Por qué lo
encontramos tan difícil entonces? La respuesta es que no es un hábito, sino
adicción   a   una   droga.   Primero   tenemos   que   hacer   un   esfuerzo   para
engancharnos  a  la droga. Al  poco  tiempo no  sólo  compramos  cigarrillos con
regularidad, sino que también llegan a ser imprescindibles. Cuando no podemos
tenerlos,   entramos   en   un   estado   de   pánico,   y   conforme   pasa   el   tiempo
tenderemos a fumar más y más.

Esto   ocurre,   como   ocurre  con   todas   las  drogas  que   producen   adicción,

porque nuestro cuerpo se va haciendo más inmune a los efectos de la nicotina y
necesitamos una dosis progresivamente más alta para sentir el mismo efecto. Al
cabo   de   un   período   de   tiempo   relativamente   corto   el   cigarrillo   ya   no   alivia
completamente   el  mono que   crea,   de   forma   que,   cuando   enciendes   uno,   te
encuentras  mejor que hace un momento,  pero estás todavía más nervioso y
menos relajado que un no-fumador y esto incluso mientras estás fumando el
cigarrillo. En la práctica, pues, es todavía más absurdo que el llevar zapatos muy
estrechos, porque con los años va quedando cada vez más dolor acumulado,
aun después de quitarte los zapatos.

Es peor aún, porque, cuando apagas el cigarrillo, la nicotina empieza a

salir rápidamente del cuerpo; esto explica por qué, en las situaciones de mucho
estrés, el fumador tiende a fumar en cadena: uno detrás de otro.

Como ya dije, el hábito ni siquiera existe. La razón por la que todos los

fumadores siguen fumando es el «monstruito de la nicotina» que tienen alojado
en las tripas. Hay que darle de comer con regularidad. El fumador es el que
decide cuándo se le da de comer, y suele ser en uno de estos cuatro tipos de
situación o en una combinación de ellos:

ABURRIMIENTO/CONCENTRACIÓN – ¡Dos estados totalmente opuestos!

26


La adicción a la nicotina

ESTRÉS/RELAJACIÓN – ¡Dos estados totalmente opuestos!
¿Que droga mágica puede de repente producir un efecto opuesto al que

produjo   veinte   minutos   antes?   Piénsatelo,   ¿qué   otro   tipo   de   estado   existe,
aparte del dormir? La verdad es que los cigarrillos ni alivian el aburrimiento, ni el
estrés, ni promueven la concentración, ni la relajación. Todo es sólo una ilusión.

Además de ser una droga, la nicotina es un potente veneno que se utiliza

en los insecticidas (búscalo en el diccionario). La cantidad contenida en un solo
cigarrillo te mataría si  te la  inyectaran  directamente en  vena.  En  realidad,  el
tabaco contiene muchos venenos, incluido el monóxido de carbono.

Por si estás soñando en cambiar a los puros o a una pipa, quiero dejar

claro que todo lo que digo en este libro se aplica a todas las formas del tabaco.

El   cuerpo   humano   es   el   organismo   más   sofisticado   y  desarrollado   que

existe   en   este   planeta.   Ninguna   especie,   ni   siquiera   las   más   inferiores,   los
gusanos y las amebas, puede sobrevivir si no sabe distinguir entre lo que es
alimento y lo que es el veneno.

Durante un proceso de selección natural a lo largo de millones de años,

nuestra mente y nuestro cuerpo han desarrol ado una serie de técnicas para
distinguir entre alimentos y venenos, y métodos sin fal os para desechar estos
últimos.

A todos los seres humanos les resultan desagradables el sabor y el olor

del humo del tabaco, hasta que nos enganchamos. Si soplas el humo a la cara
de   cualquier   niño   o   animal   antes   de   que   se   enganche,   toserá
incontrolablemente.

El día que fumamos aquel primer cigarrillo e intentamos tragarnos el humo,

esto nos produjo un ataque de tos, y si fumábamos mucho, nos mareábamos e
incluso llegábamos a devolver. Era nuestro cuerpo que nos decía: «ME ESTÁS
ADMINISTRANDO VENENO, ¡PARA!» Muchas veces, es en ese momento en el
que se decide si vamos a ser fumadores o no. No es cierto que son los de poca
voluntad,  o los que físicamente son débiles, los que se enganchan. Los que
tienen   suerte   son   los   que   encuentran   repulsivo   ese   primero   cigarrillo.
Físicamente sus pulmones no pueden con el humo, y están curados para toda la
vida. O bien, mentalmente no están dispuestos a pasar, por el duro proceso de
aprendizaje, para conseguir tragar el humo sin toser.

Para mí, esta es la parte más trágica de todo el proceso, el esfuerzo en

engancharnos; y por eso es tan difícil convencer a los adolescentes de que lo
dejen. Como todavía están aprendiendo a fumar, y como los cigarrillos todavía
les saben fatal, creen que podrán parar cuando quieran, ¿Por qué no aprenden
de nuestros errores? ¿Y por qué no aprendimos nosotros de la experiencia de
nuestros padres?

27


La adicción a la nicotina

Muchos fumadores creen que les gusta el sabor o el olor del tabaco. Es

una   ilusión.   Lo   que   en   realidad   hacemos   cuando   aprendemos   a   fumar   es
enseñar al cuerpo a que se haga inmune a los malos sabores y olores, con tal
de   conseguir   su   dosis.   Como   los   heroinómanos,   que   creen  disfrutar
inyectándose,   en   realidad,   disfrutan   de   aliviar   el  mono que   la   misma   droga
produce.

El fumador se enseña a sí mismo a cerrar la mente ante el mal olor y sabor

del tabaco, para conseguir su dosis de droga. A cualquier fumador que cree, que
sólo fuma porque le gusta el sabor y el olor, pregúntale: «¿Si no encuentras la
marca de cigarrillo que normalmente  fumas, y  sólo hay una que no te gusta,
dejas   de   fumar?»   «De   ninguna   manera.»   Un   fumador   fumará   cualquier
porquería, antes de prescindir de su droga, y lo mismo da liar los cigarrillos, que
cigarrillos mentolados, o puros o una pipa; al principio saben fatal, pero si te
empeñas,   aprenderás   a   apreciarlos.   El   fumador   tratará   incluso   de   seguir
fumando   cuando   tiene   un   constipado,   la   gripe,   una   bronquitis   o   incluso   un
enfisema.

El disfrutar no tiene nada que ver. Si lo tuviera, nadie fumaría más de un

cigarrillo. Hay incluso miles de ex fumadores adictos a ese chicle repulsivo con
nicotina que les recetan los médicos. Y muchos de ellos siguen fumando. En
mis sesiones, algunos fumadores se asustan cuando se dan cuenta de que son
drogadictos, y piensan que entonces será más difícil todavía dejarlo. No es así,
las noticias son buenas por dos motivos importantes:

1. La mayoría seguimos fumando porque, aun sabiendo que es peligroso

y que tiene más desventajas que ventajas, estamos convencidos de
que hay algo en el tabaco que nos gusta y que nos ayuda. Creemos
que si dejamos de fumar habrá un vacío y que algunos aspectos de
nuestra vida nunca serán como antes. Esto es una idea equivocada.
Lo cierto es que el cigarrillo no da nada; sólo quita, y luego devuelve
parcialmente para mantener esa ilusión. Explicaré esto con más detalle
en otro capítulo.

2. Aunque la nicotina es de todas las drogas la más fuerte en cuanto a la

velocidad   con   que   te   engancha,   no   produce   una   adicción   fuerte.
Precisamente por ser una droga rápida, sólo tarda unas tres semanas
en   eliminarse   en   un   99   por   100   del   cuerpo.   Y   la   ansiedad   por   la
retirada de la nicotina es tan suave que la mayoría de los fumadores
viven toda una vida sin darse cuenta de que la padecen.

Me   preguntarás   con   razón   por   qué,   entonces,   muchos   fumadores

encuentran   tan   difícil   dejarlo;   por   qué   hay   fumadores   que   sufren   meses   de
auténtica tortura y que pasan el resto de su vida añorando un cigarrillo de vez en
cuando. La respuesta es la segunda razón que hace que sigamos fumando: el
lavado de cerebro. La adicción química es fácil de vencer.

28


La adicción a la nicotina

La mayoría de los fumadores pasan toda la noche sin fumar; el  mono ni

siquiera les despierta.

Muchos fumadores salen del dormitorio antes de encender el primer pitillo

del día: algunos desayunan primero, otros esperan hasta que llegan al trabajo.
Pueden sufrir diez horas de mono y no les importa. Pero, si tuvieran que estar
diez horas sin fumar durante el día, se volverían locos.

Hoy  en  día  hay  muchos   fumadores  que  se  compran un  coche  nuevo  y

nunca fuman dentro de él. Muchos van a la iglesia, al teatro, al supermercado, y
no les importa no poder fumar. Ni siquiera la prohibición general en el Metro ha
provocado alguna alteración del orden público. A los fumadores casi les gusta
que algo o alguien les impida fumar.

Hoy en día muchos fumadores automáticamente se abstendrán de fumar

en casa de, o en compañía de un no-fumador, y no sufren mucho. La realidad
es que la mayoría de los fumadores pasan por períodos de tiempo relativamente
largos, en los que están sin fumar casi sin esfuerzo. Yo mismo a veces estaba
tardes  enteras  relajado  y sin  fumar,  y tan   contento.   En  mis  últimos  años  de
fumador,   incluso   estaba   deseando   que   llegasen   esas   tardes,   para   dejar   de
asfixiarme. ¡Qué habito más absurdo!

Es fácil hacer frente a la adicción química, incluso cuando sigues siendo

adicto, y hay miles de adictos que nunca pasan de ser fumadores ocasionales.
Son   igual   de   adictos   que   los   fumadores   empedernidos.   Incluso   existen
fumadores empedernidos que han dejado de fumar, pero de vez en cuando se
fuman un puro, y eso es suficiente para mantener su adicción.

Como   digo,  pues,  la  adicción   a  la  nicotina   no   es  el  problema   principal.

Simplemente actúa como catalizador, para mantener confundida nuestra mente
en cuanto al verdadero problema; el lavado de cerebro.

Puede   servir   de   consuelo   a   los   fumadores   empedernidos   que   l evan

muchos años fumando saber que es igual de fácil para ellos dejar de fumar que
para los fumadores ocasionales. De una manera extraña, es incluso más fácil.
Cuanto   más   fumas,   más   te   destruyes   física   y   mentalmente   y   mayor   es   el
beneficio cuando lo dejas.

También puede servir de consuelo saber que los rumores que aparecen de

vez en cuando, como que «el cuerpo tarde siete años en eliminar la basura» o
«cada cigarrillo que fumas te resta doce minutos de vida», no son ciertos.

No creas que se han exagerado los efectos del fumar para la salud. Al

contrario, las cifras son bastante conservadoras, pero está claro que eso de los
«doce minutos de tu vida» no puede ser más que una estimación, y sólo es
aplicable en caso de que ya hayas contraído una de las enfermedades mortales
o si te alquitranas hasta que se te para la maquinaria.

29


La adicción a la nicotina

Lo   cierto   es   que   la   basura   nunca   es   expulsada   del   cuerpo   del   todo.

Mientras existan fumadores, el humo estará en el ambiente, e incluso los no-
fumadores absorben una pequeña proporción. Sin embargo, nuestro cuerpo es
una máquina increíble, que se recupera de una manera realmente sorprendente,
siempre que no tengas una enfermedad irreversible. Si dejas de fumar ahora, tu
cuerpo habrá vuelto al cabo de unas semanas casi al estado del de una persona
que nunca ha fumado.

Ya   he   dicho   que   nunca   es   demasiado   tarde   para   dejar   de   fumar.   He

ayudado a curar a muchos fumadores entre cincuenta y noventa años. Hace
poco una señora de noventa y un años acudió a mi centro, junto a su hijo de
sesenta   y  cinco   años.   Cuando   le   pregunté   por   qué   había   decidido   dejar   de
fumar, me contestó: «Para servirle de ejemplo a él.»

Cuanto más bajo te arrastra el tabaco, mejor te sientes cuando lo dejas.

Cuando yo conseguí dejarlo por fin, pasé directamente de cien cigarrillos diarios
a CERO, y el famoso  mono nunca me molestó de  verdad. Incluso  diría que
disfruté de ello, aun durante el período de retirada de la droga.

Lo que sí hay que eliminar es el lavado de cerebro.

30


El lavado de cerebro y el socio oculto

7.El lavado de cerebro y el socio oculto

¿Cómo   es   que   empezamos   a   fumar   por   primera   vez   y  por   qué?   Para

entender   esta   cuestión   tienes   que   examinar   el   efecto   poderoso   del
subconsciente, lo que yo llamo el socio oculto.

Todos   tendemos   a   creer   que   somos   seres   humanos   inteligentes   y

dominantes, que controlamos el transcurso de nuestro destino. La realidad es
que el 99 por 100 de nuestro ser es pre-formado. Somos sencillamente unos
productos de la sociedad en la que hemos sido criados. Esto dicta el tipo de
ropa que llevamos, las casas en las que vivimos, el patrón básico de nuestra
vida. Incluso crea las opiniones que nos dividen en grupos, por ejemplo, si es
mejor un gobierno de izquierdas o uno de derechas. El hecho de que sea la
clase obrera la que apoya al primero y las clases medias y altas las que apoyan
el   segundo,   no   es   mera   coincidencia.   El   subconsciente   tiene   una   influencia
extremadamente poderosa en nuestras vidas, y puede engañar a millones de
personas, no en cuestión de opinión, sino en cuestiones de hechos concretos.
Antes de que la expedición de Magallanes diera la vuelta al mundo, la inmensa
mayoría de las personas, «sabían» que la Tierra era plana. Hoy «sabemos» que
es redonda. Si yo escribiera una docena de libros para convencerte de que es
plana, no podría convencerte; pero ¿cuántos hemos salido al espacio para ver
que es como una pelota? Aunque hayas dado la vuelta al mundo  tú mismo,
¿cómo sabes que no ibas en círculo sobre una superficie plana?

Los agentes de publicidad saben muy bien cuál es el poder de la sugestión

sobre el subconsciente. De ahí los enormes carteles que machacan al fumador
mientras  conduce,   los anuncios   en  todas   las  revistas.  ¿Crees   que es  dinero
tirado al aire, que no te haría comprar tabaco? ¡Estás equivocado! Pruébalo tú
mismo,   la   próxima   vez   que   entres   en   un   bar   un   día   de   mucho   frío   y   tu
compañero te pregunte qué quieres tomar, en lugar de decir «un coñac» (o lo
que   sea),   adorna   lo   que   dices   con:   «¿Sabes   lo   que   me   apetece   hoy?   Esa
sensación de calor reconfortante que da el coñac.» Verás que incluso personas
a las que no les gusta el coñac, se tomarán una copa contigo.

Desde nuestra más tierna infancia, recibimos a través del subconsciente

un bombardeo diario de información. Nos dice que el tabaco nos relajará, nos
dará valor y confianza en nosotros mismos, y que el placer más apreciado del
planeta   es   un   cigarrillo.   ¿Crees   que   exagero?   Cuando   ves   en   una   película,
dibujos animados, una obra de teatro o en la televisión una escena en la que
una persona está a punto de ser fusilado, ¿cuál es la última gracia? Sí, señor,
un pitillo. El efecto de esta imagen no se siente en la mente, pero el socio oculto
tiene tiempo de asimilarlo. El contenido real del mensaje es: «Cuando yo muera,
mi último pensamiento, mi última acción será lo que más valor tiene en la vida:
fumarme un cigarrillo.» En las películas de guerra, al héroe herido siempre le

31


El lavado de cerebro y el socio oculto

dan un cigarrillo.

¿Crees que es distinto hoy día? No. Nuestros hijos siguen recibiendo este

bombardeo   de   las   vallas   publicitarias   y   de   los   anuncios   en   las   revistas.   Se
supone que la publicidad del tabaco está prohibida en la televisión, pero en las
horas de mayor audiencia podemos ver a personajes de primera fila tragando
humo, entrevistadores y entrevistados, políticos, artistas, intelectuales… Esta es
la tendencia más peligrosa de todas, la conexión en los anuncios entre el fumar
y el deporte, o entre el fumar y «ser alguien». ¿Los coches de Fórmula 1 llevan
nombres  de  marcas de  cigarrillos,  o es  al revés?  He visto  un  anuncio  en  la
televisión   (no   anunciaba  tabaco)  en   el  que   se  ve  una   pareja   desnuda  en  la
cama, compartiendo un cigarrillo después del acto sexual. Las implicaciones son
obvias.

Son realmente admirables los publicistas de unos puritos en Inglaterra. No

son sus motivos lo que son admirables, pero sí la brillantez de su campaña: se
ve a un hombre a punto de morir, o a punto de sufrir una catástrofe, su globo
arde y va a estrellarse, o su moto está a punto de caer en un río, o es Colón y su
nave va a caer por el borde de la Tierra. No se dice ni una palabra; se oye una
música suave, y el tipo enciende un purito; en su rostro vemos una expresión de
la más absoluta felicidad. Conscientemente, nuestra mente a lo mejor, ni se da
cuenta   de   que   estamos   viendo   el   anuncio,   pero   el   «socio   oculto»   está
pacientemente digiriendo las implicaciones obvias.

Es   verdad   que   hay   publicidad   en   contra:   las   cifras   atemorizantes   de

cáncer, las piernas que tienen que amputarse, las campañas en contra del mal
aliento; pero son insuficientes para convencer a los fumadores de que deben
dejarlo. Lógicamente tendrían que convencerles, pero no lo hacen. Ni siquiera
consiguen   que   los   jóvenes   no   empiecen.   Durante   todos   aquellos   años   de
fumador,   yo   creía   sinceramente   que   si   hubiera   sabido   cuáles   eran   las
conexiones entre el fumar y el cáncer de pulmón, nunca hubiera empezado.
Pero el caso es que todo este miedo a perder la salud, no cambia para nada las
cosas.   La   trampa   es   la   misma   hoy   que   hace   quinientos   años,   cuando   los
conquistadores de las Américas cayeron en ella. Las campañas contra el tabaco
sólo  parecen  aumentar   la confusión.   Incluso  el  mismo  producto,  envuelto  en
esos paquetes de colorido atractivo y reluciente, l eva una advertencia sombría
en un lado. ¿Qué fumador lee la advertencia? Más aún, ¿qué fumador se para y
piensa seriamente en las consecuencias para su salud?

Estoy   convencido   de   que   una   marca   líder   de   cigarrillos   está

aprovechándose   de   la   misma   advertencia   gubernamental   para   vender   sus
productos.   Muchos   de   los   anuncios   que   ponen   contienen   escenas   con
elementos que infunden temor, como arañas, libélulas y plantas carnívoras. En
el mismo anuncio imprimen la advertencia oficial en letras tan grandes que el
fumador ya no puede evitarla. El momento de miedo que el anuncio produce en
el fumador se asocia con aquel paquete dorado y reluciente.

32


El lavado de cerebro y el socio oculto

La   fuerza   más   poderosa   en   este   proceso   de   lavado   de   cerebro   es,

irónicamente, el mismo fumador. No es cierto que los fumadores sean personas
de poca voluntad y cuerpo endeble, sino personas fuertes para hacer frente al
veneno.

Esta   es   una   de   las   razones   por   las   cuales   los   fumadores   se   niegan   a

aceptar tantísimas estadísticas que demuestran que el tabaco perjudica la salud.
Todo el mundo tiene un «tío Pepe» que fumaba dos paquetes diarios, nunca
estuvo enfermo en toda su vida, y vivió hasta los ochenta años. Ni siquiera se
admite la existencia de los millones de personas cuyas vidas fueron segadas
antes de tiempo; ni se admite la posibilidad de que el famoso tío Pepe podría
haber vivido diez años más, o estar vivo hoy si no hubiera sido fumador.

Si haces un pequeño estudio entre tus propios amigos y conocidos, verás

que los fumadores, normalmente, son personas con mucha voluntad. Incluyen a
muchos trabajadores autónomos, ejecutivos de empresa, médicos, abogados,
policías,  profesores,  vendedores,   enfermeras,  secretarias,   amas   de  casa  con
niños pequeños, etc. En otras palabras, lo que tienen en común estas personas
es que llevan una vida de estrés. Los fumadores creen erróneamente que el
tabaco alivia el estrés, y asocian el fumar con personas de carácter dominante;
precisamente el tipo de persona que asume muchas responsabilidades y por
tanto tiene mucho estrés: así, tendemos a admirar a estas personas copiando
su   comportamiento.   Hay   otro   grupo   de   personas   que   se   enganchan   con
facilidad: los que están en puestos de trabajos monótonos, porque la otra razón
principal   por   la   que   fuman,   es   la   creencia   de   que   alivian   su   aburrimiento
fumando. Desgraciadamente, esto también es una falsa ilusión.

Este lavado de cerebro llega a unos extremos insospechados. A nuestra

sociedad   le   preocupa   mucho   la   incidencia   de   fenómenos   como   esnifar
pegamento, la adicción a la heroína, etc. Menos de diez personas mueren al
año en este país por esnifar pegamento, y la muerte sólo se l eva al año a unos
dos mil heroinómanos.

Mientras tanto, hay una droga, la nicotina, en la cual el 60 por 100 de la

población hemos estado en algún momento atrapados, y que cuesta un dineral
a la mayoría de los que siguen enganchados a lo largo de su vida. Mucha gente
se gasta casi todo su dinero extra en tabaco, y cada año ese hierbajo destroza
cientos de miles de vidas. Es la enfermedad número uno en el mundo entero en
cuanto   a  víctimas   mortales,   muy por  encima  de   los  accidentes  de   carretera,
incendios, etc.

¿Por   qué   nos   horrorizan   tanto   cosas   como   el   esnifar   pegamento   o   el

inyectarse heroína, mientras que la droga en la que gastamos buena parte de
nuestro dinero, y que nos está matando, se consideraba hasta hace pocos años
como  un   hábito   social  aceptable?  En  los últimos  años   se  ha  considerado  el
fumar como un hábito levemente antisocial, que puede o no perjudicar la salud.

33


El lavado de cerebro y el socio oculto

Pero el tabaco es legal y se vende en paquetes relucientes en todos los bares,
quioscos, estancos, restaurantes, pubs y supermercados del país. El gobierno
es el que tiene mayor interés financiero en esta industria.

El gobierno obtiene de los fumadores unos setenta y cinco mil millones de

pesetas al año y las empresas  tabacaleras se gastan más de quinientos mil
millones de pesetas anuales en publicidad.

Tienes que empezar a edificar un sistema de defensa contra este lavado

de   cerebro.   Imagina   que   estás   hablando   con   un   vendedor   de   coches   de
segunda mano que te quiere vender uno: tú le vas diciendo que sí a todo, pero,
dentro de ti, no te crees ni una palabra de lo que dice.

Empieza a mirar esos paquetes tan atractivos con otros ojos, que vean la

basura y el veneno que ocultan. No te dejes engañar con los ceniceros de cristal
tallado o con los mecheros de oro, o por los millones de personas que se han
tragado el anzuelo. Empieza a preguntarte a ti mismo:

¿Por qué lo hago?
¿Es realmente necesario?
POR SUPUESTO QUE NO LO ES.
Para mí, todo lo relacionado con este lavado de cerebro es lo más difícil de

explicar. ¿Cómo es que un ser humano inteligente y racional puede volverse tan
imbécil cuando se trata de su propia adicción? Me duele tener que confesar que
de los miles de fumadores a los que he ayudado en estos años, el más imbécil
de todos he sido yo.

Yo no sólo llegué a fumar cien cigarrillos diarios, sino que mi padre también

había   sido   un   fumador   empedernido.   Él   era   un   hombre   fuerte,   que   murió
prematuramente a causa del tabaco. Me acuerdo de cuando yo era niño, de
cómo tosía y carraspeaba por las mañanas. Veía claramente que no disfrutaba
de   ello,   yo   estaba   convencido   de   que   estaba   dominado   por   alguna   fuerza
nefasta. Recuerdo cuando yo decía a mi madre: «No permitas nunca que yo sea
fumador

A   los   quince   años   yo   era   un   gran   fanático   del   deporte.   Vivía   para   el

deporte,  y estaba lleno de valor y de confianza en mí mismo. Si alguien me
hubiese   dicho   entonces   que   un   día   llegaría   a   fumar   cien   cigarrillos   diarios,
hubiera apostado todas las ganancias de mi vida a que jamás ocurriría.

Cuando tenía cuarenta años era un auténtico  yonqui del tabaco, física y

mentalmente. Había llegado a una situación en la que era incapaz de hacer las
cosas más simples de este mundo, físicas o mentales, sin antes encender un
pitillo.   La   mayoría   de   los   fumadores   experimentan   ganas   de   fumar   en   los
momentos de estrés normal de la vida; por ejemplo, una llamada telefónica o en
situaciones sociales.  Yo ni siquiera podía cambiar el canal de  la televisión o

34


El lavado de cerebro y el socio oculto

cambiar una bombilla sin encender un pitillo primero.

Sabía   que   me   estaba   matando;   era   imposible   engañarme;   no   entiendo

cómo   no   me   di   cuenta   de   la   equivocación   mental   en   que   me   encontraba.
Saltaba   a   la   vista,   desde   luego.   Lo   más   absurdo   es   que   la   mayoría   de   los
fumadores creen (erróneamente) en algún momento que les gusta fumar. Yo
nunca   padecí   esa   ilusión.   Fumaba   porque   creía   que   me   ayudaba   a
concentrarme,  que me tranquilizaba. Ahora que soy no-fumador resulta difícil
pensar que aquellas cosas realmente ocurrieran. Es un poco como despertarse
tras una pesadilla; y así lo es. La nicotina es una droga y todos tus sentidos
están drogados: tu sentido del gusto y el olfato. Lo peor no es cómo te destroza
la salud o que te vacíe los bolsillos; lo peor es la forma en que te trastorna
mentalmente.   Buscas   cualquier   excusa   que   parezca   razonable   para   seguir
fumando.

Me acuerdo de una época en que me dedique a fumar en pipa, después de

un intento fallido de dejar los cigarrillos, creyendo que me haría menos daño y
así podría reducir mi consumo total.

Algunos   de   esos   tabacos   de   pipa   son   realmente   repulsivos.   El   aroma

puede ser agradable, pero al principio son horribles de fumar. Recuerdo que
durante unos tres meses me dolía mucho la punta de la lengua. Se forma una
especie de sustancia aceitosa marrón al fondo de la cazuela. A veces, sin darte
cuenta,   la   cazuela   se   te   sube   por   encima   de   la   horizontal,   y  de   repente   te
encuentras con que te has tragado una buena cantidad de esta porquería. La
reacción normal en estas circunstancias es vomitar, estés con quien estés.

Tardé unos tres meses en aprender el manejo de la pipa, pero no entiendo

por qué durante todo ese tiempo no me pregunté seriamente por qué me estaba
sometiendo a semejante tortura.

Por supuesto, una vez que ha aprendido a manejar la pipa, nadie parece

más   contento   que   esos   fumadores.   La   mayoría   están   convencidos   de   que
fuman porque disfrutan de la pipa. ¿Por qué entonces tuvieron que sufrir tanto
para aprender a hacer algo que no echaban de menos antes?

La   respuesta   a   esta   pregunta   es   que   una   vez   estás   enganchado   a   la

nicotina,  el  lavado   de  cerebro   aumenta.  El subconsciente   sabe  que  hay  que
darle de comer al monstruito, y te cierra la mente a todo lo demás. Repito, lo
que hace que la gente siga fumando es el miedo; miedo ante esa sensación de
vacío e inseguridad que se apodera de ti cuando dejas de recibir tus dosis de
nicotina. El hecho de que no te des cuenta de ello no quiere decir que no exista.
No tienes por qué comprenderlo, de la misma manera que un gato no tiene por
qué comprender dónde están los tubos de agua caliente debajo del suelo; el
gato sólo sabe que, cuando se sienta en ciertos sitios, recibe una sensación de
calor.

35


El lavado de cerebro y el socio oculto

El lavado de cerebro es el principal obstáculo para el que quiera dejar de

fumar. Es un lavado de cerebro producido por la sociedad en la que vivimos,
reforzado por nuestra propia adicción a la nicotina, y, lo que es peor, aumentado
por la influencia de nuestros amigos, compañeros y familiares.

Lo único que nos empuja a fumar en un principio es el hecho de que otros

fumen.   Sentimos   que   nos   estamos   perdiendo   algo.   Tanto   trabajo   para
engancharnos   para   luego   no   encontrar   lo   que   teóricamente   estábamos
perdiendo. Cada vez que vemos a un fumador, él nos confirma que debe tener
algo bueno, que si no fuera así, no fumaríamos. Incluso cuando ha conseguido
dejarlo,   el   ex   fumador   sigue   con   esta   sensación   de   privación.   Cuando   otro
fumador   enciende   un   pitillo   en   una   fiesta   u   otra   situación   social,   se   siente
seguro, puede fumarse uno solo, y, sin darse cuenta siquiera, se encuentra otra
vez enganchado de nuevo.

Este lavado de cerebro es muy poderoso, y tienes que darte cuenta de

cuáles son sus efectos. Yo me acuerdo de un programa de radio que fue muy
popular en Inglaterra hace muchos años, cuando era jovenzuelo: las historias
del   detective   Paul   Temple.   En   uno   de   los   episodios   había   unos   malvados
fabricantes   de   cigarrillos   que   mezclaban   marihuana   con   el   tabaco,   y   así
conseguían que los fumadores se volvieran adictos a la «hierba», lo cual hacía
que aumentaran las ventas de los cigarrillos. Todos quedamos horrorizados ante
tal ejemplo de maldad  y engaño al público inocente. Pues ahora resulta que
muchos de los fumadores que he ayudado confiesan haber probado la «hierba»,
y ninguno dice que produce adicción. Y aunque hoy estoy bastante convencido
de   que   la   marihuana   no   es   adictiva,   no   me   atrevería   a   tomar   ni   una   sola
caladita.   ¡Qué   irónico   que   haya   acabado   como  yonqui de   la   droga   adictiva
número uno! ¡Ojalá Paul Temple me hubiera advertido del cigarrillo mismo! Qué
ironía es también que más de cuarenta años después el hombre gaste millones
de dólares en buscar un remedio para el cáncer, y muchos millones más en
convencer   a   los   jóvenes   sanos   y   fuertes   de   que   deben   engancharse   a   esa
porquería de tabaco, y que sea el propio gobierno quien más interés financiero
tenga en que las cosas sigan así.

Estamos a punto de eliminar el lavado de cerebro. Al no fumador no se le

priva de nada; al fumador sí que se le priva, de toda una vida de:

SALUD
ENERGÍA
DINERO
TRANQUILIDAD
CONFIANZA
VALOR

36


El lavado de cerebro y el socio oculto

AMOR PROPIO
FELICIDAD
¿Y   qué   recibe   a   cambio   de   este   enorme   sacrificio?   ¡NADA   EN

ABSOLUTO!

Sólo tiene la falsa ilusión de intentar recobrar el estado de paz, tranquilidad

y confianza en sí mismo que el no-fumador disfruta siempre.

37


Fumas para aliviar la ansiedad producida por la retirada de la nicotina

8.Fumas para aliviar la ansiedad producida por la

retirada de la nicotina

Como ya he explicado, los fumadores creen que fuman porque les gusta,

porque se relajan o porque reciben una especie de estímulo. La realidad es que
esto es mera ilusión; lo único que consiguen es aliviar la ansiedad producida por
la retirada de la nicotina, el mono.

Al   principio   cuando   empezamos   a   fumar,   empleamos   el   cigarrillo   como

algo social, que da el toque final a nuestra imagen. Podemos tomarlo o dejarlo.
Sin embargo, el efecto en cadena se ha puesto en marcha. El subconsciente
empieza   a   aprender   que   un   cigarrillo   fumado   a   intervalos   más   o   menos
regulares tiende a proporcionar una especie de placer.

Cuanto más enganchados estamos, mayor es la necesidad de aliviar el

mono, y con más fuerza nos esclaviza el cigarrillo; más convencidos estamos de
que no es así. Todo ocurre tan lenta y paulatinamente que ni siquiera te das
cuenta. No te sientes cada día distinto que el día anterior. La mayoría de los
fumadores   no   se   da   cuenta   de   que   están   enganchados   hasta   que   intentan
dejarlo, e incluso entonces hay quien no acepta que lo está. Algunos obcecados
mantienen los ojos cerrados toda la vida, intentando convencer a todo el mundo,
y a ellos mismos, de que lo hacen porque les gusta.

Este   diálogo   es   representativo   de   cientos   de   los   que   he   tenido   con

fumadores jóvenes:

Yo.—¿Te das cuenta de que la nicotina es una droga, y que sólo fumas

porque no puedes dejarlo?

Él.—¡Chorradas! Me gusta. Si no me gustara, lo dejaría.
Yo.—Déjalo durante una semana para demostrar que lo puedes dejar si

quieres.

Él.—¿Para qué? Me gusta. Si quisiera dejarlo, lo dejaría.
Yo.—Déjalo   sólo   durante   una   semana,   para   probarte   que   no   estás

enganchado.

Él.—¿Cuál es el sentido? Me gusta.
Como  ya  hemos  visto,  los  fumadores   tienden  a  aliviar  los síntomas   del

mono en los momentos de estrés, aburrimiento, concentración, descanso, o una
combinación  de estos factores.  Todo esto se  explica con  más detalle en los
capítulos siguientes.

38


Las situaciones de estrés

9.Las situaciones de estrés

Aquí no me refiero sólo a las grandes tragedias de la vida, sino también a

los   momentos   de   estrés   menor;   en   las   relaciones   sociales,   al   contestar   al
teléfono, en la vida de un ama de casa con niños pequeños ruidosos, etc.

Vamos a estudiar la l amada telefónica como ejemplo. Para la mayoría de

las personas el teléfono es un instrumento que produce muchísimo estrés, sobre
todo para el hombre de negocios. Normalmente, la llamada no es de un cliente
satisfecho, ni del jefe que quiere felicitarte. Es más frecuente que sea algún tipo
de problema que ha surgido o alguien que quiere que se le pague o algo similar.
Cuando suena el teléfono, el fumador instintivamente enciende un cigarrillo, si
no está fumando ya. No sabe por qué lo hace, pero sabe que de alguna manera
parece ayudarle.

Lo que ha ocurrido en la realidad es lo siguiente: sin ser consciente de ello

nuestro   fumador   estaba   ya  padeciendo   las   molestias   del  mono,   que   es   una
forma   de   estrés.   Al   eliminar   en   parte   el   estrés   del  mono antes   de   coger   el
teléfono, cree que reduce el estrés total, y el cigarrillo por tanto parece haber
disminuido el estrés asociado con la llamada y al recibir el fumador un estímulo.
En este momento ese estímulo no es una ilusión; el fumador sí se sentirá mejor
que antes de encender el cigarrillo. Sin embargo, aun mientras fuma el cigarrillo,
el fumador está más tenso que si fuera no fumador. Cuanto más dependes de la
droga, más te hace sufrir y menos alivio sientes cuando fumas.

Prometí  no  utilizar  tácticas  atemorizantes.   Con  el  ejemplo  que te  voy  a

poner ahora no quiero asustarte, simplemente deseo hacerte ver que el tabaco
te pone más nervioso y no te relaja.

Intenta imaginar que has llegado a un grado de envenenamiento tal que el

médico te va a tener que amputar las piernas, si no dejas de fumar. Sólo por un
momento piensa en la vida sin piernas. Hazte cargo del estado mental de una
persona que habiendo recibido ese aviso, sigue fumando y pierde sus piernas.
Párate un momento e intenta imaginar la vida sin piernas.

Yo oía historias de este tipo y pensaba que la gente que hacía estas cosas

estaba   loca.   A  veces   deseaba   que  el  médico   me   dijera   a  mí  algo  parecido;
entonces lo dejaría. Pero yo era ya uno de esos locos, esperando cualquier día
tener una hemorragia cerebral y perder no sólo las piernas, sino la vida. Yo no
me consideraba loco; era simplemente un fumador empedernido.

Esas historias no son locuras. Es eso lo que te hace esta terrible droga.

Conforme avanzas por la vida, te va quitando valor y coraje sistemáticamente.
Cuanto más valor te quita, más te hace creer que está haciendo justamente lo
contrario. Todos hemos oído hablar de esa sensación de pánico que invade a
los fumadores cuando por la noche temen que se les acabe el tabaco. Es un

39


Las situaciones de estrés

temor que los no-fumadores no sienten; es el cigarrillo quien lo produce. Con el
paso del tiempo, el tabaco no sólo te quita valor, también es un potente veneno
que destroza tu salud física. Cuando el fumador llega al punto en que el tabaco
le   está   matando,   cree   que   el   cigarrillo   le   da   valor   para   enfrentarse   con   el
momento más dramático de su vida: es entonces cuando más lo necesita.

Métetelo en la cabeza: el cigarrillo no te hace menos nervioso; poco a poco

está restándote coraje. Uno de los mayores beneficios que recibes cuando lo
dejas es el retorno de la confianza y la seguridad en ti mismo.

40


Las situaciones de aburrimiento

10.Las situaciones de aburrimiento

Si ya estás fumando en este momento, probablemente no te habrás dado

cuenta de ello hasta que lo he mencionado.

La idea de que los cigarrillos mitigan el aburrimiento es otra falsedad. El

aburrimiento es un estado de ánimo. Si te fumas un cigarrillo, tu mente no dice:
«¡Ah, qué bien, me estoy fumando un pitillo, me estoy fumando un pitillo!» Eso
sólo ocurre cuando llevas bastante tiempo sin que te permitan fumar, o cuando
intentas fumar menos, o mientras fumas esos primeros cigarrillos, después de
haber fracasado en el intento de dejarlo.

La  situación   real  es  esta:   cuando   eres  adicto  a  la  nicotina,  si  no  estás

fumando   te   falta   algo.   Si   tienes   la   mente   ocupada   en   algo   que   no   produce
estrés, puedes estar bastante tiempo sin fumar, sin que te moleste la ausencia
de la droga. Pero cuando estás aburrido, nada te distrae y le das de comer al
monstruito.   Cuando   fumas   sin   control,   es   decir,   cuando   no   estás   intentando
reducir   el   consumo   de   tabaco   ni   dejándolo,   incluso   el   acto   de   encender   un
cigarrillo se hace de modo inconsciente. Así, los fumadores de pipa o los que
lían sus propios cigarrillos, pueden seguir el rito de una manera automática. Si
un fumador intenta acordarse de los cigarrillos que ha fumado durante el día,
sólo podrá recordar unos pocos; por ejemplo, el primero de la mañana, o el que
fumó después de comer.

La realidad es que el tabaco tiende a aumentar el aburrimiento de modo

indirecto, porque te hace sentir letargo y, en vez de emprender una actividad
dinámica, los fumadores pasan el rato sin hacer nada, aburridos, aliviando el
mono.

41


Las situaciones de concentración

11.Las situaciones de concentración

Los cigarrillos no te ayudan cuando tienes que concentrarte. Es sólo un

engaño.

Cuando intentas concentrarte, automáticamente procuras evitar molestias,

como   un   exceso   de   calor   o   de   frío.   El   fumador   ya   siente   la   molestia   del
monstruito   que   pide   su   dosis.   Por   tanto,   cuando   quiere   concentrarse,   ni   lo
piensa: enciende un cigarrillo de manera automática, quitándose parcialmente la
molestia   de   la   ansiedad,   se   dedica   al  trabajo   que   tiene   delante   y  ya   se   ha
olvidado de que está fumando.

El tabaco no ayuda a concentrarte; al contrario, destruye la concentración,

porque, con el tiempo, es imposible aliviar completamente la ansiedad incluso
mientras fumas. Siguiente paso: fumas más, y el problema crece.

Existe otro factor que perjudica la concentración. La obstrucción progresiva

de arterias y venas con los venenos, privando al cerebro de oxígeno. De hecho,
la   concentración   e   inspiración   se   verán   beneficiadas   si   se   revierte   todo   el
proceso.

Este error en cuanto a la concentración me impedía dejar de fumar con el

método de la fuerza de voluntad. Podía aguantar la irritabilidad y el mal humor,
pero cuando algo difícil me exigía mucha concentración, tenía que tener aquel
cigarrillo.  Recuerdo  el pánico que sentí al enterarme de que no podía fumar
durante   los   exámenes   de   contabilidad.   En   esa   época   ya   era   un   fumador
compulsivo, sabía que me iba a ser imposible concentrarme durante tres horas
sin un solo cigarrillo. Pero aprobé los exámenes y no recuerdo haber pensado
en fumar durante ese momento; evidentemente, cuando me encontraba entre la
espada y la pared, podía tolerarlo.

En realidad, la falta de concentración que los fumadores experimentan al

intentar dejar de fumar no se debe a los síntomas físicos de la ansiedad por la
nicotina. Si eres fumador, tienes bloqueos mentales. ¿Qué haces entonces? Si
no estás fumando, enciendes un cigarrillo; pero esto no soluciona el problema.
Tienes que seguir adelante igual que lo hacen los no-fumadores. Cuando eres
fumador nunca echas la culpa de las cosas al cigarrillo. Los fumadores nunca
tienen   tos   de   fumador;   se   engañan   a   sí   mismos   padeciendo   un   resfriado
permanente. En cambio, cuando dejas de fumar, culpas de lo que en la vida te
va mal al hecho de que has dejado de fumar. Cuando tienes un bloqueo mental,
en   lugar   de   sobrellevarlo,   dices:   «Ojalá   pudiera   encender   un   cigarrillo,   esto
resolvería mi problema.» Así es cómo empiezas a dudar de tu decisión por dejar
de fumar.

Si  crees  que  el fumar  favorece   la concentración,  entonces  el  hecho   de

preocuparte por ello hará que no puedas concentrarte con toda seguridad. Son

42


Las situaciones de concentración

las dudas, no la ansiedad física las responsables del problema. Acuérdate, sólo
los   fumadores   padecen   las   punzadas   de   ansiedad;   los   no-fumadores   no   las
padecen.

Cuando   apagué   el   último   cigarrillo,   pasé   de   la   noche   a   la   mañana,   de

fumar   cien   cigarrillos   diarios   a   no   fumar   ninguno,   sin   pérdida   alguna   de
concentración.

43


Las situaciones de relajación

12.Las situaciones de relajación

La   mayoría  de   los   fumadores   creen   que   los   cigarrillos   les   ayudan   a

relajarse. Lo cierto es que la nicotina, entre otras cosas, es un estimulante
químico.   Si   te   tomas   el   pulso   y   luego   fumas   dos   cigarrillos   seguidos,
notarás un aumento significativo en el número de pulsaciones.

Uno de los cigarrillos preferidos puede ser el de después de comer o

de cenar. La comida y la cena son los momentos de mayor sosiego de la
jornada: dejamos de trabajar, nos sentamos, aliviamos el hambre y la sed,
y nos sentimos completamente relajados y satisfechos. El pobre fumador,
sin   embargo,   no   puede   relajarse:   tiene   otra   «hambre»   que   satisfacer.   Él
suele   considerar   el   cigarrillo   de   después   de   comer   como   el   punto
culminante de la comida, pero no tiene nada que ver: es sólo el monstruito
que pide que le den de comer también.

En realidad, el adicto a la nicotina nunca puede relajarse del todo, y

con el paso de los años su intranquilidad aumenta.

Las   personas   menos   relajadas   del   mundo   no   son   los   nofumadores,

sino   los   ejecutivos   de   cincuenta   años,   fumadores   compulsivos,   siempre
tosiendo,   con   la   tensión   alta   y   permanentemente   irritables.   Cuando   se
llega   a   este   punto,   los   cigarrillos   no   alivian   ni   siquiera   parcialmente   la
ansiedad que han producido.

Recuerdo mi juventud, cuando era asesor financiero, con una familia

recién   formada.   Si   uno   de   mis   hijos   se   portaba   mal,   reaccionaba   de
manera   totalmente   desproporcionada.   Verdaderamente   creía   que   había
algo   malvado   en   mi   carácter;   ahora   sé   que   los   cigarrillos   creaban   el
problema.   En   esa   época   pensaba   que   tenía   los   mayores   problemas   del
mundo,   pero,   mirando   atrás,   me   pregunto   dónde   estaba   tanto   estrés.
Dominaba   en   todos   los   demás   aspectos   de   mi   vida.   Lo   único   que   me
controlaba a mí era el tabaco. Lo triste es que todavía no puedo convencer
a mis  hijos  de  que  mi irritabilidad  se debía  al  cigarrillo,  porque  cada  vez
que escuchan a un fumador que trata de justificar su adicción, reciben el
siguiente   mensaje:   «Los   cigarrillos   me   tranquilizan.   Me   ayudan   a
relajarme.»

Hace unos años, en un programa de la radio se debatió si se debía

prohibir a los fumadores que adoptasen hijos. Llamó un hombre furioso y
dijo:   «Están   completamente   equivocados.   Recuerdo   cuando   era   niño   y
tenía  que  tratar   algún   problema   con   mi   madre,   esperaba   el  momento   en
que   encendiese   un   cigarrillo   para   hacerlo,   porque   estaba   más   relajada.»
¿Por qué no podía hablar con su madre cuando no estaba fumando?  La
próxima vez que veas a una madre gritando a su hijo en el supermercado,

44


Las situaciones de relajación

observa que hace al salir: lo primero será encender un cigarrillo. Empieza
a  observar a los fumadores, sobre todo cuando  no  se les permite fumar.
Verás que se llevan las manos a la boca, hacen gestos con las manos, dan
golpecitos   con   los   pies,   juegan   con   el   pelo   o   aprietan   los   dientes.   Los
fumadores no están relajados, han olvidado lo que es estar completamente
relajados. Esta es una de las muchas alegrías que te esperan.

Al   fumador   se   le   puede   comparar   con   un   insecto   atrapado   en   una

planta carnívora. Al principio, el insecto se alimenta del néctar; de pronto,
la planta empieza a devorar al insecto.

¿No es hora ya de que te escapes de la planta?

45


Los cigarrillos combinados

13.Los cigarrillos combinados

No, un cigarrillo combinado no significa que fumes dos o tres a la vez.

Cuando eso ocurre, te preguntas por qué estabas fumando el primero. Una vez
me quemé el dorso de la mano al llevarme un cigarrillo a la boca teniendo ya
uno. Eso en realidad, no es tan absurdo como parece. Llega un momento, como
he dicho antes, en que el cigarrillo ya no alivia las molestias del mono, y llegas a
sentirte privado de algo incluso mientras fumas. Esta es la terrible frustración del
fumador compulsivo. Cuando necesita un estímulo, ya está fumando. Esto lleva
a   los   fumadores   empedernidos   a   engancharse   con   el   alcohol   o   con   otras
drogas, pero eso es otro tema.

El  cigarrillo  combinado  es  el  que  fumas   por  dos  o más   de las  razones

normales que nos empujan a fumar. Por ejemplo, en las reuniones sociales, las
fiestas,   las   bodas,   las   comidas   en   un   restaurante.   Estos   son   ejemplos   de
ocasiones de estrés y relajación. A simple vista, esto parece una contradicción,
pero no lo es. Cualquier forma de relación social puede contener un elemento
de   estrés.   Incluso   entre   buenos   amigos   hay  burlas   y  bromas   normales,   y  al
mismo tiempo quieres divertirte y relajarte.

Las situaciones peores son aquellas en las que las cuatro razones están

presentes a la vez. El conducir puede servir de ejemplo. Si acabas de salir de
una situación de estrés, como, por ejemplo, una visita al dentista o al médico,
ahora puedes relajarte; pero, al mismo tiempo, el conducir siempre supone un
elemento de estrés, estás jugándote la vida continuamente. Además, tienes que
concentrarte. Puede que no te des cuenta de los últimos dos factores, pero el
hecho de que estén en el subconsciente, no quiere decir que no existan. Si te
encuentras bloqueado en un atasco o tienes muchos kilómetros de autopista por
delante, también puedes aburrirte.

Otro ejemplo clásico es una partida de cartas. En juegos como el bridge o

póker, tienes que concentrarte.  Si estás perdiendo más de lo que te puedes
permitir, te llenas de tensión. Si pasas varias manos, sin buena racha, puedes
sentirte aburrido. Y mientras está pasando todo esto, se supone  que es una
actividad de ocio y que estás relajado. Durante una partida de cartas, por muy
flojas que sean las molestias del mono, todos los fumadores fumarán sin parar,
incluso   los   que   normalmente   fuman   poco.   En   seguida   se   llenarán   y   se
desbordarán   los   ceniceros.   Habrá   una   nube   atómica   justo   encima   de   las
cabezas  de  los  jugadores.  Si  te acercas  a  cualquiera  de  los fumadores  y le
preguntas «¿Estás disfrutando de los cigarrillos?» La respuesta sería: «Lo dices
en   broma,   ¿no?»   Muchas   veces,   después   de   una   velada   de   estas,   al
despertarnos por la mañana con la garganta como un pozo fangoso, decidimos
dejar de fumar.

Estos   cigarrillos   combinados   son   a   menudo   los   «especiales»,   los   que

46


Los cigarrillos combinados

pensamos echar de menos cuando consideramos dejar de fumar. Creemos que
nunca vamos a poder disfrutar igual de la vida. En realidad es la misma historia
de siempre: sólo se trata de aliviar el  mono, aunque esta necesidad es más
urgente en unas ocasiones que en otras.

Vamos a dejarlo bien claro; no es el cigarrillo lo especial, sino la ocasión.

Una vez hayamos eliminado la necesidad de fumar, disfrutaremos más de esas
ocasiones y padeceremos menos estrés. Todo esto se explica con mayor detalle
en el siguiente capítulo.

47


¿De qué me voy a privar?

14.¿De qué me voy a privar?

¡DE NADA EN ABSOLUTO! Es el miedo lo que nos impide dejar de fumar.

El   miedo   a   encontrarnos   privados   de   nuestro   placer   o   apoyo.   El   miedo   a
encontrarnos con que las situaciones agradables de la vida no son como antes,
o el miedo a no poder defendernos en las situaciones de estrés.

En otras palabras: el efecto del lavado de cerebro es hacernos creer que

somos   débiles,   que   en   el   tabaco   hay   algo   que   necesitamos   y   que   cuando
dejemos de fumar habrá un vacío.

Métetelo en la cabeza: ¡EL TABACO NO LLENA EL VACIO. LO CREA!
Nuestro cuerpo es la máquina más sofisticada que existe en este planeta.

Da igual que creas en el Creador, en el proceso de selección natural, o en una
combinación de ambos. Sea cual sea el ser o el sistema que haya creado este
cuerpo, es mil veces más inteligente que el hombre. El hombre no sabe crear la
más sencilla de las células vivas, y mucho menos los milagros de nuestra vista,
nuestro sistema de reproducción, nuestro sistema circulatorio o nuestro cerebro.
Si este Creador o este sistema natural hubiese querido que fumásemos, nos
hubiera proporcionado algún tipo de filtro, impidiendo la entrada del veneno en
el cuerpo, además de algo que sirviese de chimenea.

El   caso   es   que   nuestro   cuerpo   posee   dispositivos   de   alarma   libres   de

fallos, en forma de toses, mareos, vómitos, etc., y que nos jugamos la vida por
no hacer caso de estos avisos.

La   maravillosa   verdad   es   que   no   hay   nada   de   qué   privarse.   Una   vez

expulses el «monstruito» de tu cuerpo y hayas eliminado el lavado de cerebro
de tu mente, no querrás fumar, ni sentirás la necesidad de hacerlo.

El tabaco no mejora las comidas, las estropea. Te destruye el paladar y el

olfato. Mira a los fumadores en un restaurante, fumando entre plato y plato. No
disfrutan   de   la   comida:   en   realidad   están   deseando   que   se   acabe,   porque
interfiere en el fumar. Muchos fuman en estas situaciones aun sabiendo que
molesta a los no-fumadores. Los fumadores en general no son personas que
desprecien   a   los   demás;   simplemente,   se   desesperan   si   no   pueden   fumar.
Están   entre   la   espada   y   la   pared:   o   bien   tienen   que   abstenerse   y   ser
desgraciados   porque   no   pueden   fumar,   o   fuman   y   son   desgraciados,
sintiéndose culpables y despreciables de sí mismos.

Observa a los fumadores  en  una recepción oficial en la que no pueden

fumar   antes   del   brindis.   Muchos   de   ellos   de   repente   desaparecen
misteriosamente y van a los servicios para dar un par de caladas en secreto. Ahí
es donde ves el fumar realmente como una adicción. Los fumadores no fuman
porque les gusta. Lo hacen porque se sienten desgraciados sin el tabaco.

48


¿De qué me voy a privar?

Puesto que muchos empezamos a fumar en reuniones sociales, cuando

somos jóvenes y tímidos, adquirimos la creencia de que  no  podemos disfrutar
de  estas  reuniones sociales sin tabaco.  Es una idiotez. El tabaco te quita la
confianza   en   ti   mismo.   El   efecto   del   tabaco   en   las   mujeres   nos   ofrece   un
clarísimo ejemplo del miedo que produce. Casi todas las mujeres se preocupan
mucho de su aspecto físico. No se imaginan en una ocasión social sin estar
perfectamente arregladas y oliendo bien. Pero el saber que su aliento huele a
cenicero   viejo   no   les   disuade   de   dejar   de   fumar   en   absoluto.   Sé   que   les
preocupa mucho; muchas odian el olor que desprenden sus ropas o su propio
pelo, pero esto no les impide fumar. Tal es el miedo que esta terrible droga
produce en el fumador.

Los cigarrillos no ayudan en las reuniones sociales; las estropean. Tienes

que llevar el vaso en una mano y el cigarrillo en la otra; vigilar que no se te caiga
la  ceniza  y  buscar  un  sitio para  las  interminables  colillas; procurar no  soplar
humo   en   la   cara   a   tus   interlocutores;   preguntarte   si  te   huele   el   aliento   o   si
resultan desagradables tus dientes manchados.

No sólo no hay nada de qué privarse. Al contrario, hay muchos beneficios

maravillosos.   Cuando   el   fumador   piensa   en   dejar   de   fumar,   tiende   a
concentrarse en su salud, el dinero que se puede ahorrar y el rechazo social.
Estas   tres   cosas   son   evidentemente   muy   importantes,   pero   creo   que   los
mayores beneficios son psicológicos, incluyendo:

1. La recuperación del valor y confianza en ti mismo.
2. La liberación de la esclavitud.
3. La desaparición de esas terribles sombras negras en el Fondo de tu

mente: saber que la mitad de la población te desprecia y, peor aún,
despreciarte a ti mismo.

No   sólo   es   mejor   la   vida   del   no-fumador   que   la   del  fumador,   sino   que

disfruta de la vida infinitamente más. No quiero decir simplemente que tendrás
mejor salud y más dinero, sino que serás más feliz y disfrutarás más de la vida.

Los beneficios maravillosos que se obtienen cuando uno se convierte en

no-fumador se detallan en los próximos capítulos.

Algunos fumadores tienen dificultades para comprender este concepto de

vacío; veamos si este ejemplo te ayuda.

Imagina   que   tienes   una   erupción   en   la   cara.   Yo   tengo   una   crema

maravillosa.   Te   digo:   «Prueba   esto.»   Te   pones   la   crema   y   la   erupción
desaparece   inmediatamente.   Una   semana   más   tarde   vuelve   a   aparecer.
Preguntas:   «¿Te   queda   algo   de   esa   crema?»   Digo:   «Quédate   con   el   tubo.
Puede que la vuelvas a necesitar.» Te pones la crema. ¡Milagro!, la erupción
desaparece.   Pero   cada   vez   que   aparece   de   nuevo   es   más   grande   la   zona

49


¿De qué me voy a privar?

afectada, duele más y los intervalos más cortos. Al cabo del tiempo la erupción
te cubre toda la cara y el dolor es insufrible. Ahora vuelve cada media hora.
Sabes   que   la   crema   la   quita   temporalmente,   pero   sigues   muy   preocupado.
¿Dónde acabará esto? ¿Afectará al final a todo el cuerpo? ¿Desaparecerá el
intervalo por completo? Vas al médico, pero no te puede hacer nada. Pruebas
otros medicamentos pero ninguno funciona, sólo la crema maravillosa.

Ahora dependes totalmente de la crema. Nunca sales sin asegurarte de

tener a mano un tubo de la crema. Si vas de viaje, te llevas unos cuantos tubos.
Ahora, además de las preocupaciones por tu salud, te cobro veinte mil pesetas
por tubo. No tienes más alternativa que pagar.

Luego  lees  en  la sección  de  salud  de  tu periódico que  esto no  sólo  te

ocurre a ti, sino que muchas personas padecen el mismo problema. De hecho,
los farmacéuticos han descubierto que la crema no cura la erupción, lo único
que  hace   es  esconderla   debajo   de   la  piel.  Es  la crema   misma   la  causa   del
crecimiento   de   la   erupción.   Lo   único   que   tienes   que   hacer   para   eliminar   la
erupción es no utilizar la crema. Desaparecerá por sí sola, con el tiempo.

¿Seguirías usando la crema?
¿Necesitarías   fuerza   de   voluntad   para   dejar   de  usarla?   Si   dudases   del

artículo, estarías receloso durante unos días, pero una vez que te dieras cuenta
de   que   la   erupción   mejoraba,   la   necesidad   o   las   ganas   de   utilizar   la   crema
desaparecerían.

¿Te   sentirías   deprimido?   Por   supuesto   que   no.   Tenías   un   problema

horrible, sin solución. Ahora has encontrado la solución. Incluso si tardara un
año   en   desaparecer   la   irritación   por   completo,   cada   día,   al   verte   mejor,
pensarías: «¡Qué maravilla! No me voy a morir.»

Esta fue la magia que ocurrió en mí cuando apagué aquel último cigarrillo.

Quisiera dejar claro algo en la analogía de la erupción y la crema. La erupción
no   representa   ni   el   cáncer   de   pulmón,  arteriosclerosis,   enfisema,   angina   de
pecho, asma crónica, bronquitis ni tampoco una enfermedad coronaria.  Todos
estos problemas se añaden a la erupción. No son los millones de pesetas que
quemamos; ni una vida de mal aliento y dientes manchados, de letargo, mala
respiración y tos; ni los años que pasamos asfixiándonos, deseando no hacerlo;
ni los momentos en que nos sentimos castigados, cuando no se nos permite
fumar.   No   es   la   vida   en   la   que   nos   desprecian   los   otros,   o,   peor   aún,   nos
despreciamos a nosotros mismos. Estos son cosas adicionales a la erupción. La
erupción es la que nos hace cerrar nuestra mente ante todas esas cosas. Es
aquella sensación de pánico de: «Me apetece un cigarrillo.» Los no-fumadores
no   sufren   esa   sensación.   Lo   peor   que   soportamos   es   el   miedo   y   el   mayor
beneficio que recibes cuando dejas de fumar es liberarte de ese miedo.

Fue como si la niebla intensa que había en mi mente se esfumase. Podía

50


¿De qué me voy a privar?

ver con toda claridad que esa sensación de pánico al querer un cigarrillo no se
debía   a  mi  debilidad   o  a  una  propiedad   mágica  del  cigarrillo.  Este  miedo   lo
causó el primer cigarrillo y los que vinieron después, que, lejos de aliviar esa
sensación,   la   acrecentaron.   A   la   vez   veía   que   esos   fumadores   «felices»
pasaban por la misma pesadilla que yo. No tan mala como la mía, pero todos
construyendo argumentos falsos para justificar su estupidez.

¡ES TAN BUENO SER LIBRE!

51


La esclavitud impuesta

15.La esclavitud impuesta

En   general,   cuando   los   fumadores   tratan   de   dejarlo,   las   razones   más

frecuentes son la salud, el dinero y el rechazo social; pero una parte del lavado
de cerebro de esta horrible droga es la pura esclavitud que impone.

En el siglo pasado hubo una dura lucha para abolir la esclavitud, pero el

fumador se pasa la vida padeciendo un estado de esclavitud autoimpuesta. No
parece darse cuenta de que cuanto más se le permite fumar, más desearía ser
un no-fumador. No sólo no disfrutamos de la mayor parte de los cigarrillos que
fumamos,   sino   que   ni   siquiera   nos   damos   cuenta   de   que   los   fumamos.
Únicamente   después   de   un   período   de   abstinencia   podemos   pensar   que
disfrutamos   de   algún   cigarrillo   (por  ejemplo,   el  primero   de   la  mañana,   el   de
después de comer, etc.).

El   cigarrillo   sólo   posee   cierto   valor   a   nuestros   ojos   cuando   intentamos

reducir el consumo o dejarlo por completo, o cuando la sociedad nos obliga a la
abstinencia,   por   ejemplo,   en   las   iglesias,   en   los   hospitales,   en   los
supermercados o en el cine.

El fumador decidido a serlo debe hacerse cargo de que esta tendencia a la

prohibición de fumar irá a más, no a menos. Hoy es en ciertos lugares, mañana
será en todos los edificios públicos.

Ya pasaron aquellos tiempos en que el fumador podía entrar en casa de un

amigo o de un desconocido y preguntar: «¿Os importa que fume?» Hoy en día,
el   pobre   fumador,   al   entrar   en   una   casa   ajena,   buscará   desesperadamente
ceniceros y si contienen colillas. Si no ve ningún cenicero, tratará de aguantarse,
y si esto resulta imposible pedirá permiso para fumar. Se le contesta cada vez
con más frecuencia: «Bueno, puedes fumar si no hay más remedio»,  o bien
«Preferiríamos   que   no   fumases,   el   olor   tarda   tanto   en   irse   después…».   El
desgraciado fumador se siente miserable, deseando que se abriese la tierra y se
lo tragase.

Me acuerdo de cuando yo fumaba; cada vez que iba a la iglesia era una

tortura. Incluso en la boda de mi hija, tenía que haberme comportado como el
clásico padre orgulloso, pero pensaba: «A ver si termina esto, y salimos a fumar
un pitillo.»

Te ayudará observar a los fumadores en estas ocasiones. Forman corrillos.

Nunca   sale   un   paquete   solo.   Se   ofrecen   una   veintena   de   paquetes,   y   la
conversación es siempre la misma:

– «¿Fumas?»

–  «Sí, pero oye, fúmate uno de los, míos.»

–  «Me fumaré uno de los tuyos luego.»

52


La esclavitud impuesta

Los encienden y aspiran el humo hasta el fondo de los pulmones, mientras

piensan: «Qué suerte la nuestra. Tenemos este premio, y el pobre no-fumador
no tiene ninguno.»

Ni   falta   que   le   hace   al   «pobre»   no-fumador.   Nuestro   cuerpo   no   fue

diseñado para irse envenenando sistemáticamente durante toda su vida. Lo más
patético es que incluso mientras fuma, el fumador no alcanza esa sensación de
paz, confianza y tranquilidad de la que el no-fumador ha disfrutado toda su vida.
El no-fumador no está sentado en la iglesia deseando que se pase el tiempo
más rápidamente. Puede disfrutar de toda su vida.

Me acuerdo de cuando jugaba a los bolos en campo cubierto en invierno.

Estaba prohibido fumar en el recinto, y, con la excusa de ir al WC, me escapaba
de vez en cuando para tomarme unas caladas en secreto. No era ningún chaval
de catorce años, sino un respetado asesor financiero de cuarenta años. ¡Qué
triste   espectáculo!   Incluso   cuando   había   vuelto   y   estaba   jugando   no   me   lo
pasaba bien. Sólo esperaba que acabara aquello para poder fumar. Esa era la
manera que tenía de relajarme y de disfrutar de mi hobby preferido.

Para mí, uno de los mayores placeres de ser no-fumador es verse liberado

de esa esclavitud, y disfrutar de todas las cosas de la vida; en lugar de estar la
mitad   del   tiempo   aguantándote   sin   fumar   para   luego,   cuando   enciendes   un
cigarrillo, estar deseando no tener que hacerlo.

Los fumadores tendrían que grabar en su mente que cuando están en casa

de   un   no-fumador   o   en   compañía   de   no-fumadores,   no   es   el   no-fumador
santurrón quien les está privando de un placer, sino el «monstruito».

53


Me ahorraré «equis» pesetas al mes

16.Me ahorraré «equis» pesetas al mes

Nunca repetiré lo suficiente que la dificultad al dejar de fumar está en el

lavado   de   cerebro.   Cuanto   más   superemos   el   lavado   de   cerebro   antes   de
empezar, más fácil te resultará luego conseguir tu propósito.

De   vez   en   cuando   me   encuentro   discutiendo   con   los   que   yo   llamo

fumadores resueltos. Según mi propia definición, un fumador resuelto es aquel
que económicamente se lo puede permitir, que no cree estar perjudicando su
salud, y al que no le importa el rechazo social. (Ahora ya no queda mucha gente
así.)

Si es un hombre joven, le digo: «No me puedo creer que el dinero que

gastas en esto no te importe.»

Normalmente se le ilumina la cara. Si le hubiera atacado con argumentos

relacionados con la salud o con el rechazo social, a lo mejor se hubiera sentido
en inferioridad de condiciones, pero el dinero…

«Me lo puedo permitir. Sólo me gasto «equis» pesetas a la semana, y yo

creo que merece la pena. Es el único vicio o placer que tengo, etc.»

Si es una persona que fuma un paquete diario, le digo:
«Todavía me cuesta creer que no te importe el dinero. Te vas a gastar

unos cinco millones de pesetas a lo largo de tu vida. Bien: ¿qué es lo que vas a
hacer con esos cinco millones? No es como si los quemaras o los tiraras al
desagüe; vas a usar este dinero para perjudicar tu salud, destrozar tus nervios,
para quitarte confianza en ti mismo, y ser esclavo toda tu vida, para tener los
dientes manchados siempre y el aliento maloliente, ¿seguro que estas cosas no
te preocupan?»

En ese momento te das cuenta, sobre todo si el fumador es joven, que él

nunca lo ha considerado como un gasto que le vaya a durar toda la vida. Para la
mayoría, basta con darse cuenta de lo que cuesta un sólo paquete. A veces
calculamos lo que nos gastamos en una semana, y eso es alarmante. Rara vez
calculamos   el   gasto   que   supondría   en   un   año   (lo   que   ocurre   cuando
contemplamos la posibilidad de dejarlo), y eso ya asusta. Pero calcular lo que
uno se gasta a lo largo de toda su vida, es impensable.

Pero, como estamos discutiendo, el fumador suele decir:
«Me lo puedo permitir. Es sólo tanto a la semana.» Se autoconvence con

el truco del vendedor de enciclopedias.

Entonces le digo:
«Te voy a hacer una oferta que no puedes rechazar. Dame trescientas mil

pesetas   ahora,   y yo te  suministraré   gratis  todos   los  cigarrillos  que   necesites

54


Me ahorraré «equis» pesetas al mes

durante el resto de tu vida.»

Si le ofreciera hacerme responsable de su hipoteca de cinco millones a

cambio  de  trescientas  mil,  me haría firmar  un  papel  en  el acto,   pero   ningún
fumador   resuelto   (y   recuerda   que   estamos   hablando   de   personas   que   no
piensan dejar de fumar nunca, no de personas como tú, que tienes la intención
de dejarlo) ha aceptado mi oferta. ¿Por qué no?

Llegados a este punto de la conversación, el fumador suele decir: «Mira,

aunque no te lo creas, es verdad que no me preocupa el aspecto económico.»
Si   tú   también   estás   pensando   algo   así,   debes   preguntarte   por   qué   no   te
preocupa. ¿Por qué en otros aspectos de la vida te tomas bastantes molestias
para ahorrar unos cuantos miles aquí y allá, y al mismo tiempo no te importa
gastar millones en envenenarte?

La respuesta a estas preguntas es la siguiente: casi cada vez que tomas

una   decisión,   pasas   primero   por   un   proceso   analítico,   sopesando   los
argumentos a favor y en contra para llegar a una  respuesta razonada. Puede
que   sea   la   respuesta   incorrecta,   pero   al   menos   será   el   resultado   de   una
deducción racional. Si un fumador sopesa los pros y los contras del fumar la
respuesta docenas de veces es:

«DEJA DE FUMAR, QUE ESTÁS HACIENDO EL PRIMO.» Por tanto, los

fumadores fuman, no porque quieren o porque lo han decidido racionalmente,
sino porque creen que no pueden dejarlo. Entonces tienen que lavar sus propios
cerebros. Tienen que esconder la cabeza bajo tierra.

Lo   curioso   es   que   muchos   fumadores   organizan   pactos   entre   ellos

diciendo: «El primero que vuelva a fumar paga diez mil pesetas a los demás»,
mientras que no dan importancia a los millones que se ahorrarían si lo dejaran.
Es porque todavía piensan con el cerebro lavado del fumador.

Deja de esconder la cabeza por un momento. El fumar es una reacción en

cadena, una cadena que es para toda la vida. Si no rompes la cadena, seguirás
siendo fumador hasta que te mueras. La cantidad que se vaya a gastar en ese
tiempo variará según la persona, pero vamos a suponer que es de dos millones
de pesetas.

Dentro de poco tomarás la decisión de fumar tu último cigarrillo (todavía

no, por favor, acuérdate de las instrucciones iniciales). Lo único que tendrás que
hacer para seguir siendo no-fumador es no caer otra vez en la trampa, es decir,
no fumar nunca ese primer cigarrillo. Si te lo fumas, ese cigarrillo te enganchará
de nuevo y te costará dos millones.

Si crees que este argumento es un truco, te estás engañando a ti mismo.

Sólo   tienes   que   calcular   cuánto   te   hubieras   ahorrado   si   en   tu   juventud   no
hubieras fumado aquel primer cigarrillo.

55


Me ahorraré «equis» pesetas al mes

Si aceptas mis argumentos, imagínate cómo te sentirías si en el correo de

mañana te llegara un talón de la Lotería Nacional por valor de dos millones.
¡Bailarías de alegría! Entonces, empieza a bailar. Estás a punto de recibir ese
premio, y es sólo uno de los muchos beneficios que estás a punto de obtener.

Durante el período de la retirada del tabaco, puede que tengas la tentación

de fumarte otro «último cigarrillo». Te ayudará a resistir la tentación el pensar
que ese cigarrillo te costará dos millones de pesetas, o cualquier otra cantidad
que hayas calculado. Llevo años ofreciendo esto en programas de televisión y
radio. Sigue asombrándome que ni un solo fumador haya aceptado mi oferta.

56


La salud

17.La salud

Aquí   es   donde   los   efectos   del   lavado   de   cerebro   son   mayores.   Los

fumadores creen ser conscientes de los peligros para su salud, pero no es así.

Incluso en mi propio caso, cuando esperaba que me reventase la cabeza

en cualquier momento, al aceptar las consecuencias me engañaba a mí mismo.

Pienso qué hubiera ocurrido en aquellos tiempos si al sacar un cigarrillo del

paquete, se hubiera encendido una luz roja y un avisador electrónico me hubiera
dicho:   «Ya   está,   Allen.   Este   es   el   cigarrillo.   Afortunadamente,   se   te   puede
avisar, pero este es el único aviso. Hasta ahora te has salvado, pero si te fumas
este cigarrillo se te reventarán las arterias del cerebro.»

¿Crees   que   hubiera   encendido   ese   cigarrillo?   Claro   que   no.   Si   tienes

dudas en cuanto a la respuesta, acércate al bordillo de la acera con los ojos
cerrados e imagínate que tienes la opción de dejar de fumar o de cruzar la calle
con los ojos cerrados, antes de fumarte el próximo cigarrillo.

Sabes perfectamente lo que harías. Lo que yo había hecho durante tantos

años   era   lo   que   hacen   todos   los   fumadores:   cerrar   los   ojos   y   esconder   la
cabeza, con la esperanza de despertar una buena mañana sin ganas de fumar.
El fumador no puede permitirse el lujo ni siquiera de pensar en los riesgos para
la salud; si piensa en ello, pierde hasta la ilusión de que le gusta fumar.

Esto   explica   por   qué   son   tan   ineficaces   las   tácticas   de   choque   que

emplean los medios de difusión en los días nacionales anti-tabaco. Sólo los no-
fumadores   aguantan   escucharlos.   También   explica   por   qué   los   fumadores
siempre   sacan   el  ejemplo  del   famoso  «tío  Pepe»  que  fumaba  dos  paquetes
diarios y vivió hasta los ochenta años, pero nunca piensan en los millones de
personas   que   pierden   la   vida   prematuramente   a   causa   de   este   hierbajo
venenoso.

Media   docena   de   veces   a   la   semana   tengo   esta   conversación   con   los

fumadores, normalmente personas jóvenes:

Yo.—¿Por qué quieres dejarlo?
Él.—No me puedo permitir gastar tanto en cigarrillos.
Yo.—¿No te preocupan los peligros para tu salud?
Él.—No, igual podría caerme delante de un autobús.
Yo.—¿Te tirarías deliberadamente delante de un autobús?
Él.—Claro que no.
Yo.—¿No te tomas la molestia de mirar a derecha y a izquierda antes de

cruzar la calle?

57


La salud

Él.—Sí, claro.
Ahí lo tienes. El fumador se cuida mucho de que no le atropelle ningún

autobús,   aunque   las   posibilidades   de   que   eso   ocurra   son   muy   remotas.   Sin
embargo, corre el riesgo (casi una cosa inevitable) de que el hierbajo le deje
lisiado o le mate, y no parecen importarle los peligros. Tal es el poder del lavado
de cerebro.

Me   acuerdo   de   un   famoso   golfista   británico   que   nunca   acudió   a   las

competiciones de golf en los Estados Unidos porque tenía miedo a los aviones.
Pero,   mientras   jugaba,   fumaba   compulsivamente.   Si   creyéramos   que   iba   a
haber una avería en un avión, no subiríamos en él, aunque la probabilidad de un
accidente  mortal   fuese  de  cientos de   miles  contra   uno,  pero aceptamos  una
probabilidad   de   muerte   prematura   de   tres   contra   uno   con   el   tabaco,
aparentemente, sin pestañear. ¿Y que es lo que recibe el fumador a cambio?
NADA EN ABSOLUTO.

Otro mito  común   es  la  tos   de  fumador.   Muchos  de  los  fumadores   más

jóvenes que vienen a mis sesiones no están preocupados por su salud porque
no tosen. Los hechos reales demuestran lo contrario. La tos es un mecanismo
automático   de   la   naturaleza   para   expulsar   los   cuerpos   extraños   de   los
pulmones.   La   tos   no   es   una   enfermedad,   es   sólo   un   síntoma.   Cuando   un
fumador tose es porque sus pulmones intentan expulsar los alquitranes y demás
venenos que producen cáncer. Si no tose, esas porquerías se quedan en los
pulmones, y serán estas las que causen el cáncer.

Míralo   de   la   siguiente   manera.   Si   tuvieras   un   coche   bueno,   sería   una

estupidez permitir que empezase a oxidarse, porque al cabo de cierto tiempo se
convertiría en un montón de óxido y ya no te llevaría de un sitio a otro. Pero no
sería el fin del mundo; no es más que dinero, siempre te puedes comprar otro.
Pues tu cuerpo es el vehículo que te lleva de un extremo de la vida al otro.
Todos   decimos   que   la   salud   es   nuestra   posesión   más   importante,   y  cuánta
razón   tenemos.   Todos   los   millonarios   enfermos   te   dirán   lo   mismo.   Muchos
podemos recordar en alguna enfermedad o algún accidente, cómo rezábamos
para mejorarnos (¡QUÉ POCA MEMORIA TENEMOS!). Si fumas, además de
dejar   que   se   oxide   el   vehículo   que   te   lleva   por   la   vida,   estás   destruyendo
sistemáticamente el vehículo que necesitas para llevarte a través la vida, y sólo
te dan uno.

Despierta.   Nadie   te   obliga   a   fumar,   y,   recuerda,   NO   HACE   NADA   EN

ABSOLUTO POR TI.

Sólo por un momento deja de esconder la cabeza y pregúntate: ¿Sabes

con certeza si el próximo pitillo que fumes no será el que dispare el mecanismo
del cáncer? ¿Te lo fumarías si lo supieras? Olvida la enfermedad porque es
difícil  imaginar  cómo   es.  Imagínate  que tienes  que ir  al hospital  para  que  te
hagan todas esas horribles pruebas, el tratamiento con sustancias radiactivas y

58


La salud

demás. Ya no estás planificando el resto de tu vida. Ahora estás planificando tu
propia muerte. ¿Qué les va a ocurrir a tus familiares y a tus seres queridos?
¿Qué va a ser de todos tus planes y tus sueños?

Muchas veces veo a personas en esta situación. Tampoco creyeron que

les podía ocurrir a ellas, y lo peor no es la enfermedad en sí, sino el saber que
se la han producido ellas mismas. Durante todos los años que fumamos nos
decimos: «Lo dejaré mañana.» Intenta imaginar cómo se sienten estas personas
que lo han   dejado  demasiado  tarde.  Para  ellas se  ha  acabado   el lavado  de
cerebro. Ellas ya ven la realidad del tabaco, pasan lo que les queda de vida
diciéndose:   «¿Por   qué   me   engañé   a   mí   mismo?   ¡Ay,   si   pudiera   volver   a
empezar!»

Deja de engañarte. Tú tienes la oportunidad de dejarlo. Es una reacción en

cadena.  Si  fumas   el próximo  cigarrillo, te   llevará  a  otro y  a otro.  Ya  te  está
ocurriendo.

Al   principio   del   libro   prometí   no   usar   tácticas   atemorizantes.   Si   ya   has

decidido que vas a dejar de fumar, esto no es un tratamiento de choque para ti.
Si   todavía   dudas,   sáltate   el   resto   de   este   capítulo   y   vuelve   cuando   hayas
terminado el libro.

Se han publicado volúmenes enteros de estadísticas para demostrar que el

tabaco perjudica la salud del fumador. Lo malo es que el fumador no quiere ver
la evidencia hasta que decide dejar de fumar. Incluso ese aviso que ponen en el
paquete   no   sirve   para   nada,   porque   el   fumador   cierra   los   ojos,   y   si   por
casualidad lo lee alguna vez, lo primero que hace es encender un cigarrillo.

Los fumadores tienden a ver este riesgo como una cosa de azar, un poco

como atravesar un campo de minas. Hazte a la idea, ya te está ocurriendo. Con
cada calada metes en tus pulmones esos alquitranes cancerígenos, y el cáncer
no   es   la   peor   de   las   enfermedades   que   el   tabaco   puede   causar   o   agravar.
También contribuye de una manera decisoria al infarto, a la arteriosclerosis, al
enfisema, a la angina de pecho, a la trombosis, a la bronquitis crónica y al asma.

Los  fumadores   también   tienen  la  idea   errónea  de   que   se  exageran  los

efectos nocivos del tabaco. En realidad es al revés. No hay duda alguna de que
el tabaco es el principal causante de muertes en la sociedad occidental. Lo malo
es que las estadísticas no reflejan la influencia del tabaco en muchos casos en
los que es un factor importante.

Se han publicado datos que demuestran que el 44 por 100 de los incendios

domésticos se deben a los cigarrillos, y yo me pregunto cuántos accidentes de
carretera   se producen   en  ese   instante  en   que  el conductor deja  de  mirar   la
carretera mientras enciende un cigarrillo.

Yo soy normalmente un conductor prudente, pero nunca he estado más

cerca de la muerte (excepto por fumar) que en una ocasión cuando intentaba

59


La salud

liar un cigarrillo mientras conducía. Tampoco me gustaría calcular el número de
veces que se me ha caído un cigarrillo encendido en el coche. Siempre se las
arreglaba para meterse entre los asientos. Estoy seguro de que hay muchísimos
conductores que saben lo que es intentar localizar ese cigarrillo encendido con
una mano, mientras tratan de conducir con la otra.

El lavado de cerebro nos hace pensar en aquel personaje famoso que se

cayó   desde   lo   alto   de   un   edificio   de   cien   pisos.   Al   pasar   por   delante   de   la
ventana del piso cincuenta, se le oyó decir: «Hasta ahora no ha pasado nada.»
Creemos que como no nos ha ocurrido nada aún, un cigarrillo más, no nos va a
hacer ningún daño.

Míralo de otra forma. El famoso hábito es una cadena continua para toda

la vida, y cada cigarrillo crea la necesidad del siguiente. Cuando empiezas a
fumar, enciendes una mecha. Lo que pasa es que NO SABES CUÁNTO VA A
DURAR LA MECHA. Cada vez que enciendes un cigarrillo estás un poco más
cerca de la explosión de la bomba. ¿CÓMO SABRÁS SI EL PRÓXIMO PITILLO
ES EL FINAL DE LA MECHA?

60


La vitalidad

18.La vitalidad

La mayoría de los fumadores se dan cuenta de que están obstruyendo sus

vías respiratorias, pero no suelen darse cuenta del letargo general que el tabaco
produce.

Además de congestionar los pulmones, el fumador también obstruye sus

venas y sus arterias con venenos como la nicotina y el monóxido de carbono,
entre otros.

Nuestros   pulmones   y   todo   nuestro   sistema   de   riego   sanguíneo   están

diseñados para llevar oxígeno y varias sustancias nutritivas a todos los órganos
y   músculos   del   cuerpo.   Progresivamente   el   fumador   está   privando   a   cada
músculo y órgano de oxígeno, lo cual hace que funcionen cada vez con menos
eficacia. No sólo se vuelve más y más aletargado cada día, sino que también
cada día se hace menos resistente a otras enfermedades.

Como es un proceso muy lento, el fumador no se da cuenta de qué está

ocurriendo. Cada mañana no se encuentra diferente que la mañana anterior, y
como   no   se  encuentra  realmente  enfermo,   tiende  a  pensar   que  este   letargo
continuo es simplemente el efecto del envejecimiento.

Después   de   haber   estado   en   plena   forma   en   mi   juventud,   estuve

permanentemente cansado durante veinticinco años. Creía que la vitalidad era
sólo   cosa   de   niños   y   adolescentes.   Uno   de   los   maravillosos   beneficios   que
encontré poco después de dejar de fumar, fue sentir de nuevo la sensación de
vitalidad, de querer hacer ejercicio.

Este abuso del cuerpo y el letargo consiguiente llevan a otros males: el

fumador tiende a evitar todo ejercicio o deporte, y a comer y a beber en exceso.

61


Me relaja y me da confianza

19.Me relaja y me da confianza

Esta es la peor falsedad de todas las relacionadas con el tabaco, y para mí

está al mismo nivel que la esclavitud que produce el fumar. El mayor beneficio
que recibes cuando dejas de fumar es el no tener que vivir con esa sensación
de inseguridad permanente que padecen los fumadores.

A los fumadores les cuesta creer que es el mismo tabaco el que produce

esa sensación de inseguridad que sienten por la noche, cuando se les acaban
los cigarrillos. Los no-fumadores no padecen la sensación. Es el tabaco lo que
la produce.

Me di cuenta de las grandes ventajas de no fumar al cabo de varios meses

de haberlo dejado, tras muchas sesiones con otros fumadores.

Durante   veinticinco   años   me   negué   a   hacerme   un   chequeo   médico.   Si

necesitaba   un  seguro  de  vida,   insistía   en  que  no  debía  haber   un  certificado
médico, y, por lo tanto, pagaba primas más altas. Odiaba visitar los hospitales, a
los médicos y a los dentistas. No reconocía que antes o después envejecería y
que tendría que pensar en el retiro, la pensión y cosas así.

Nunca relacionaba estas cosas con el fumar, pero desde que lo dejé ha

sido como despertarme de una pesadilla. Ahora espero cada día con ilusión. Por
supuesto   me   siguen   ocurriendo   cosas   desagradables,   y   tengo   todos   los
problemas   normales   de   la   vida,   pero   es   maravilloso   tener   confianza   para
enfrentarme   a   ellos.   Además,   disfruto   más   de   las   cosas   buenas   de   la   vida,
debido a que ahora tengo mejor salud, más vitalidad y más confianza en mí
mismo.

62


Esas siniestras sombras negras

20.Esas siniestras sombras negras

Cuando   dejas   de   fumar,   también   gozas   de   haberte   liberado   de   esas

siniestras sombras negras que merodean en el fondo de tu mente,

Todos los fumadores saben que están haciendo el primo, y esconden la

cabeza para no ver los efectos nocivos del tabaco. A lo largo de nuestra vida de
fumadores,   sin   embargo,   hay   momentos   en   que   las   sombras   salen   a   la
superficie:   cuando   vemos   ese   aviso   en   el   paquete,   en   el   Día   Nacional   anti-
tabaco, en un ataque de tos violenta, cuando sentimos algún dolor en el pecho,
en la mirada suplicante de algún familiar, al ser conscientes de que nos huele
mal el aliento y de lo manchados que están nuestros dientes, cuando hablamos
con un no-fumador.

Y, además de todo esto, la pérdida de respeto por uno mismo asociada

con el ser fumador.

Aunque no nos demos cuenta de estas cosas, las sombras están siempre

ahí, debajo de la superficie; este tira y afloja irá a más, a medida que te vayas
hundiendo en el hábito.

En   los   últimos   capítulos   he   descrito   las   ventajas   considerables   de  no

fumar.   Con   el   fin   de   presentar   una   argumentación   objetiva   y  equilibrada,   he
decidido  exponer  en   el próximo capítulo   una  relación de  las  ventajas de  ser
fumador.

63


Las ventajas de ser fumador

21.Las ventajas de ser fumador

64


La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar

22.La fuerza de voluntad como método para dejar de

fumar

En nuestra sociedad todos están de acuerdo en que es muy difícil dejar de

fumar.   Los   mismos   libros   que   te   ofrecen   consejos,   para   ayudarte   empiezan
diciendo que lo vas a encontrar difícil. La verdad es que es absurdamente fácil.
Comprendo   que   dudes   de   la   veracidad   do   esta   aseveración,   pero   vamos   a
considerarlo detenidamente.

Si tu objetivo es correr una milla en menos de cuatro minutos, eso sí que

es difícil. Tendrás que soportar varios años de duros entrenamientos, y aun así
puede que no reúnas las condiciones físicas para conseguirlo. (Mucho de esto
es psicológico también. Resulta curioso ver cómo el recorrer una milla en cuatro
minutos era una barrera infranqueable hasta que Roger Bannister lo consiguió a
principios de los sesenta. Ahora hay muchos corredores capaces de hacerlo.)

Para dejar de fumar lo único que tienes que hacer es no fumar más. Nadie

te obliga a fumar (excepto tú mismo) y no es como los alimentos o las bebidas:
no lo necesitas para sobrevivir. Entonces, si quieres dejar de hacerlo, ¿por qué
habría de resultar tan difícil? No lo es. Son los mismos fumadores quienes lo
hacen difícil cuando usan lo que yo llamo el Método de la Fuerza de Voluntad.
Defino el Método de la Fuerza de Voluntad como el método en el que el fumador
cree que hace algún tipo de sacrificio. Examinaremos el Método de la Fuerza de
Voluntad.

Nosotros no decidimos hacernos fumadores. Simplemente probamos unos

cuantos cigarrillos al principio y como saben fatal estamos convencidos de que
podamos dejarlo cuando queramos. Por regla general, fumamos esos primeros
cigarrillos sólo cuando queremos hacerlo, y esto generalmente en compañía de
otros fumadores o en situaciones sociales.

Y, antes de que nos demos cuenta, nos vemos comprando con regularidad

y estamos fumando habitualmente.

Tardamos bastante tiempo en percatarnos de que estamos enganchados,

pues tenemos la idea equivocada de que los fumadores fuman porque les gusta,
no porque tienen que fumar. Mientras no nos gustan los cigarrillos, cosa que no
ocurre nunca, creemos erróneamente que los podemos dejar cuando queramos.

Solemos darnos cuenta de la existencia del problema la primera vez que

tratamos de dejar de fumar. Estos primeros intentos suelen hacerse mientras
todavía somos jóvenes y tienen su origen en la falta de dinero (la pareja que
ahorra para montarse una casa, y que no quiere malgastar dinero en tabaco) o
en la preocupación por la salud (el chico joven que todavía hace deporte y que
no respira como antes). Sea cual sea el motivo, el fumador siempre esperará un
momento de estrés, o de preocupación por el dinero o por la salud. En cuanto lo

65


La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar

deja, el «monstruito» reclama su dosis. Entonces es cuando el fumador necesita
un cigarrillo, y si no puede tenerlo su nerviosismo aumenta.  El producto que
suele tomar para aliviar el estrés ya no está disponible, y el fumador sufre un
triple   golpe.   Después   de   un   corto   período   de   tortura,   suele   llegar   a   un
compromiso: «Seguiré fumando, pero menos»; «he elegido un mal momento»;
«me esperaré hasta que tenga menos estrés en mi vida». Una vez desaparecido
el período de estrés, también desaparecerán los motivos que le empujaban a
dejar de fumar, y no decidirá dejarlo hasta que llegue otro período de estrés. Por
supuesto nunca llega el momento idóneo, porque el estrés no suele disminuir a
lo   largo   de   la   vida,   sino   aumentar.   Salimos   de   la   protección   del   hogar   de
nuestros padres y entramos en un mundo en el que hay que montarse una casa,
conseguir una hipoteca, tener hijos, más responsabilidad en el trabajo, etc. Poco
puede disminuir el estrés en la vida de un fumador, cuando gran parte de este
estrés es producido por el tabaco. A medida que aumenta su dosis diaria de
nicotina, más nervioso se siente, y mayor parece ser su dependencia.

En realidad, es una idea equivocada que el estrés de la vida aumente a lo

largo de los años, sino que es el fumar mismo u otro apoyo parecido lo que crea
esa ilusión. Se hablará más de esto en el capítulo veintiocho.

Después de un primer fracaso, el fumador suele confiar ciegamente en la

posibilidad de despertarse un buen día sin ganas de fumar. La llama de esta
esperanza es avivada por lo que ha oído comentar a otros ex fumadores (por
ejemplo: «Tuve la gripe, y se me fueron las ganas de fumar»).

No te engañes. He investigado muchas historias de esas, y nunca son tan

sencillas como parecen. Lo que suele ocurrir es que el fumador se había estado
preparando para dejar de fumar antes de tener la gripe, y esta sólo le sirvió de
trampolín. Yo estuve unos treinta años esperando despertar un día sin tener
ganas de volver a fumar en mi vida. Pero cada vez que tenía alguna molestia en
los pulmones, estaba deseando que acabara pronto, porque esta interfería con
el fumar.

Es   frecuente   el   caso   de   personas   que   dejan   de   fumar   «así,   sin   más»,

porque han tenido algún tipo de susto. A lo mejor algún pariente ha muerto de
una enfermedad relacionada con el tabaco, o el mismo fumador se ha asustado,
después   de   hacerse   un   chequeo.   Pero   para   él,   es   mucho   más   fácil   decir:
«Nada, un día decidí dejarlo.» Deja de engañarte, no se irán las ganas de fumar
si no tomas cartas en el asunto tú mismo.

Vamos   a   ver   con   más   detalle   por   qué   el   «Método   de   la   Fuerza   de

Voluntad» es tan difícil. Durante casi todo el tiempo, nuestra actitud es la de
esconder la cabeza pensando:  «Lo dejaré mañana».  Muy de  vez en cuando
ocurre algo que nos empuja a dejarlo. Puede estar relacionado con la salud, el
dinero, el rechazo social, o simplemente después de una racha de tos violenta;
entonces nos damos cuenta de que en realidad no nos gusta.

66


La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar

Sea   cual   sea   el   motivo,   abrimos   los   ojos   y  empezamos   a   sopesar   los

argumentos a favor y en contra. Nos encontramos con algo que hemos sabido
toda la vida; que la única respuesta razonable más de una docena de veces es:
¡DEJA DE FUMAR!

Si nos sentáramos tranquilamente y valorásemos las ventajas de no fumar

sobre una puntuación máxima de diez, y luego hiciéramos lo mismo con una
lista de las ventajas de fumar, no fumar ganaría por mayoría.

Sin  embargo,  aunque el  fumador  sepa  que está mejor  sin  fumar,  sigue

creyendo que se sacrifica. Esto es ilusorio, pero es una ilusión muy poderosa. El
fumador no sabe por qué, pero cree que tanto en los momentos malos de la vida
como en los buenos, el tabaco parece ayudarle de alguna manera.

Antes   de   comenzar   el   intento   de   dejar   de   fumar,   padece   el   lavado   de

cerebro   de   la   sociedad,  reforzado  por   el   lavado   de   cerebro   de   su   propia
adicción. Ahora se le añade otro lavado de cerebro más potente: la dificultad de
dejarlo.

Nuestro fumador sabe de otros fumadores que lo dejaron hace muchos

meses y ahora se consumen por un cigarrillo. También están los «quejicosos
permanentes» (los que lo dejan y luego se pasan el resto de la vida diciendo lo
que les apetecería un cigarrillo). Nuestro fumador también sabe de casos en que
alguien   lo   dejó   hace   muchos   años,   parecía   feliz,   y   luego,   al   fumar   un   sólo
cigarro, se engancha otra vez. Probablemente conozca a algunos fumadores en
avanzado estado de decrepitud, que se están destruyendo y que evidentemente
no disfrutan del tabaco, pero que siguen fumando. Además, es probable que
haya pasado por algunas de estas experiencias él mismo.

Entonces,   en   lugar   de   empezar   diciendo:   «¡Qué   bien!   ¿Sabes?   ¡ya  no

tengo que fumar!» Empieza con una sensación de desesperación y de temor,
como   si   tuviera   que   escalar   el   Everest;   cree   firmemente   esta   vez   que   el
«monstruito»   le   ha   metido   la   garra,   está   enganchado   de   por   vida.   Muchos
fumadores   empiezan   incluso   advirtiendo   a   sus   familiares   y   a   sus   amigos:
«Mirad, voy a intentar dejar de fumar. Lo más probable es que durante unas
semanas esté bastante insufrible; intentad comprenderlo.» La mayoría de los
intentos está destinada al fracaso antes de empezar.

Vamos   a   suponer   que   el   fumador   aguanta   unos   días   sin   fumar.   La

congestión va desapareciendo de sus pulmones rápidamente. No ha comprado
tabaco, y por tanto tiene más dinero en el bolsillo. Entonces, los motivos que le
empujaron a dejarlo también empiezan a desaparecer de sus pensamientos. Es
como cuando vas en coche y ves un accidente grave; durante un tiempo vas
más despacio, pero la siguiente vez que l egas tarde al trabajo, lo olvidas por
completo y vuelves a pisar el acelerador.

Al otro extremo de ese tira y afloja está el «monstruito», que no ha tenido

67


La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar

su dosis. No hay ningún dolor físico; si fuese un resfriado lo que te produjera la
misma sensación, ni siquiera dejarías de trabajar, ni te deprimirías; no le harías
caso. Lo único que sabe el fumador es que le apetece un cigarrillo. Entonces el
pequeño «monstruito» que duerme en tu cuerpo, despierta al gran «monstruo»
de la mente, y de repente esa persona, que hace unas horas o unos días se
hacía una lista de las ventajas de no fumar, ahora busca desesperadamente
cualquier excusa para empezar otra vez, diciendo cosas como estas:

1. La vida es demasiado corta; podría haber una guerra nuclear mañana;

me podría  atropellar  un autobús; ya es demasiado tarde; y de todas
formas dicen que hoy día, todo te produce cáncer;
o bien:

2. He elegido un mal momento. Tenía que haber esperado hasta después

de Navidad, o hasta después de las vacaciones. Hubiera sido mejor
elegir un momento de menos estrés;
o bien:

3. «No   me   puedo   concentrar,   me   estoy   volviendo   malhumorado   e

insoportable.   No   puedo   trabajar   como   antes.   Mis   amigos   y   mis
familiares dejarán de quererme. Por el bien de todos, voy a tener que
volver a fumar. Soy un fumador confirmado y nunca podré ser feliz sin
tabaco.» (Esto es lo que hacía que yo siguiera fumando durante treinta
y tres años.)

Este   es   el   momento   en   que   el   fumador   se   suele   rendir.   Enciende   un

cigarrillo y la esquizofrenia aumenta. Por un lado, tiene el enorme alivio de haber
acabado con la ansiedad cuando el «monstruito» por fin recibe su dosis; y por
otro   lado,   el   cigarrillo   sabe   fatal   (esto   si   el   fumador   ha   aguantado   bastante
tiempo) y el fumador no entiende por qué lo fuma. El fumador piensa que le falta
fuerza de voluntad. En realidad no es falta de fuerza de voluntad: simplemente
ha   cambiado   de   opinión,   y  su   decisión   es   perfectamente   razonable   dada   la
evidencia: ¿De qué sirve estar sano y tener dinero si estás deprimido? De nada
en  absoluto.  Mejor tener una  vida corta y disfrutarla,  que vivir más  años sin
felicidad.

Afortunadamente,   no   es   así,   sino   justo   lo   contrario.   Se   disfruta

infinitamente   más   de   la   vida   como   no-fumador.   Pero   estos   fueron   los
argumentos que me tuvieron a mí fumando durante treinta y tres años, y debo
confesar que si fueran ciertos, todavía fumaría (perdón, ya no estaría aquí).

Los padecimientos del fumador no tienen nada que ver con la retirada de la

droga. Puede ser que el mono sea el responsable de iniciar el proceso, pero el
verdadero   sufrimiento   es   psicológico,   es   la   duda   y   la   incertidumbre.   Si   el
fumador empieza creyendo que está haciendo un sacrificio, se sentirá privado
de algo: una forma de estrés. Y es precisamente en los momentos de estrés,

68


La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar

cuando se dispara el mecanismo en el cerebro, que le dice: «Fúmate un pitillo.»
Entonces, desde el momento en que deja de fumar, está deseando un cigarrillo.
Pero ahora no puede porque ha dejado el tabaco. Esto le deprime más todavía,
disparando el deseo otra vez.

Otra cosa que lo hace tan difícil, es esperar que ocurra algo. Si tu meta

fuera aprobar el examen de conducir, considerarías que el aprobado es la meta
alcanzada. Con el Método de la Fuerza de Voluntad te dices a ti mismo: «Si
puedo aguantar lo suficiente, desaparecerá el deseo de fumar.»

¿Y cómo sabes cuándo has alcanzado esta meta? Está claro, nunca lo

sabrás,  porque  esperas  que ocurra  algo  y  no  va  a  ocurrir nada.   Ya sucedió
cuando   fumaste   ese   último   cigarrillo,   y   lo   que   haces   ahora   en   realidad   es
esperar a ver cuánto tiempo aguantarás sin rendirte.

Como   ya   dije   antes,   el   verdadero   tormento   sufrido   por   el   fumador   es

psicológico, producido por la incertidumbre. Aunque no hay ningún dolor físico,
los efectos son muy poderosos. El fumador se siente desgraciado e inseguro.
En lugar de olvidarse del asunto de fumar, le obsesiona.

Pueden   pasar   días  o   incluso   semanas   enteras   de   negra   depresión.   Su

mente se obsesiona con dudas y temores:

– «¿Cuánto tiempo durará la ansiedad?»

– «¿Volveré a ser feliz alguna vez?»

– «¿Me podré levantar por las mañanas y afrontar el nuevo día?»

– «¿Podré disfrutar alguna vez de una comida?»

– «¿Cómo voy a afrontar el estrés en el futuro?»

– «¿Volveré a disfrutar alguna vez de la compañía de mis amigos?»

El   fumador   espera   que   mejoren   las   cosas,   pero   mientras   dura   esta

depresión no valora menos el tabaco, sino más.

La realidad es que ocurre algo, pero el fumador no se da cuenta de ello. Si

aguanta   tres   semanas   sin   absorber   nada   de   nicotina,   la   adicción   física
desaparece, y la ansiedad producida por la retirada de la nicotina es tan leve
que el fumador ni se entera. Después de unas tres semanas tiene la sensación
de   haber   ganado,   enciende   un   cigarrillo   para   demostrarlo,   y   ya   está;
demostrado. Sabe fatal. Pero ya se ha introducido nicotina en el cuerpo, y en
cuanto se apaga ese cigarrillo, la nicotina empieza a salir del cuerpo. Entonces
se   oye   una   pequeña   voz  que   desde   la   oscuridad   de   la   mente   dice:   «Ahora
quiero otro.» El fumador en efecto había vencido a la droga, pero se ha vuelto a
enganchar.

Normalmente   el   fumador   no   encenderá   otro   cigarrillo   inmediatamente.

Piensa: «No quiero engancharme de nuevo.» Por tanto, deja que transcurra un

69


La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar

período seguro; puede que dure horas, días o incluso semanas. Ahora el ex
fumador puede decir: «Bueno, no me he enganchado, por tanto, puedo fumarme
otro   sin   peligro.»   Ha   vuelto   a   caer   en   la   misma   trampa,   en   la   cual   cayó   al
principio, y ya se encuentra en la resbaladiza pendiente.

Los que consiguen dejar de fumar con el Método de la Fuerza de Voluntad,

suelen encontrar el proceso largo y difícil, porque el problema fundamental es el
lavado   de   cerebro,   y   siguen   anhelando   el   tabaco   mucho   después   de   haber
eliminado la ansiedad tísica por la retirada de la droga. Al final, si uno aguanta
mucho tiempo, empieza a darse cuenta de que no va a rendirse. Deja de estar
deprimido y acepta el hecho de que se vive divinamente sin fumar.

Son muchos los que dejan de fumar con este método, pero es difícil y

arduo   y  hay   muchos   más   fracasos   que   éxitos.   Incluso   los   que   lo   consiguen
pasan el resto de su vida en un estado de vulnerabilidad. Se les queda parte del
lavado de cerebro, y siguen creyendo que hay momentos buenos y malos, en
los que el cigarrillo les ayudaría. (La mayoría de los no-fumadores también tiene
esta idea equivocada.) Ellos también son víctimas del lavado de cerebro, pero o
bien no llegan a aprender a «disfrutar» del fumar o no quieren los efectos malos.
Esto explica que haya gente que al estar sin fumar durante largo tiempo, de
repente vuelve. Muchos ex fumadores se fuman un cigarrillo de vez en cuando,
o  quizás un puro, como  «recompensa especial», o para recordar lo mal que
saben. Hacen exactamente esto, pero, en cuanto lo apagan, la nicotina empieza
a salir  del  cuerpo  y  una  vocecita   del  fondo  de   su  mente  está  diciendo:  «Te
apetece otro.»

Sí, encienden otro que les sabe fatal, y dicen:
«¡Qué bien! Como no disfruto con ellos, no me engancharé. Después de

Navidad, al terminar las vacaciones, o cuando desaparezcan estos problemas,
lo volveré a dejar.»

Demasiado   tarde.   Ya   están   enganchados.   La  misma   trampa   en   la   que

cayeron al principio les ha atrapado de nuevo.

No me canso de repetir que el gusto o el disfrute no tienen nada que ver.

¡Nunca tuvo nada que ver! Si fumásemos por gusto, nadie fumaría más de un
cigarrillo. Nos creemos que nos gusta porque no podemos admitir que seríamos
estúpidos si fumásemos algo que no nos gustase. Esto es porque fumamos de
manera inconsciente la mayor parte del tiempo. Si cada vez que fumaras un
cigarrillo, fueras consciente del humo asqueroso que entra en tus pulmones, y
tuvieras que decirte a ti mismo: «Esto me va a costar cinco millones de pesetas
a lo largo de mi vida, y puede que este mismo cigarrillo sea el que dispare el
proceso de cáncer en mis pulmones», incluso la idea equivocada del disfrute
desaparecería.   Cuando   intentamos   cerrar   la   mente   ante   el   lado   malo,   nos
sentimos estúpidos.  Si tuviéramos  que afrontarlo,  esto sería  inaguantable.  Si
observas a fumadores, especialmente en situaciones sociales, verás que sólo

70


La fuerza de voluntad como método para dejar de fumar

son felices cuando están fumando de modo inconsciente. Una vez que se dan
cuenta   de   que  están   fumando,   se  vuelven   incómodos   y llenos   de   disculpas.
Fumamos   para   satisfacer   al   dichoso   «monstruito»…   y   una   vez   que   hayas
echado   el   pequeño   «monstruo»   de   tu   cuerpo   y   el   gran   «monstruo»   de   tu
cabeza, nunca tendrás ni ganas ni necesidad de fumar. Así de fácil.

71


Ojo con reducir el consumo

23.Ojo con reducir el consumo

La mayoría de los fumadores optan por reducir el consumo de tabaco, bien

como paso antes de dejarlo del todo, o como forma de controlar el «monstruito».
Muchos   médicos   y   especialistas   aconsejan   reducir   el   número   de   cigarrillos
fumados, para empezar el proceso de dejar de fumar.

Está claro que cuanto menos fumes mejor, pero es el peor de los métodos

para iniciar el proceso de la retirada total. Cualquier intento de fumar menos te
ata más y para más tiempo.

Se suele intentar fumar menos tras un intento fallido de dejarlo. Al cabo de

unas horas o de unos días de abstinencia, el fumador dice algo así:

«Como   no   voy  a  poder   soportar   el   no   fumar   nada,   sólo   fumaré   en   los

momentos en que más me gusta, o me limitaré a diez diarios. Si me acostumbro
a fumar diez al día, luego será fácil reducirlo más

Entonces empiezan a ocurrir ciertas cosas terribles:

1. El fumador tiene lo peor de ambos mundos. Está todavía enganchado

con la nicotina, y mantiene vivos ambos «monstruos», el del cuerpo y
el de la mente.

2. Se pasa la vida esperando el momento del próximo cigarrillo.
3. Antes de limitar su consumo, cuando necesitaba un cigarrillo, encendía

uno   y   aliviaba   al   menos   parcialmente   el   motín.   Además   de   las
tensiones   normales   de   la   vida,   está   prolongando   las   molestias   del
mono de modo permanente. Durante la mayor parte del tiempo desea
fumar. Por su propia culpa, se vuelve depresivo y malhumorado.

4. Mientras fumaba los que quería, ni disfrutaba de la mayor parte de los

cigarrillos   ni   se   daba   cuenta   de   que   los   fumaba.   Era   una   actividad
mecánica. Los únicos que creía disfrutar eran los que fumaba después
de un tiempo de abstinencia, por ejemplo, el primero de la mañana, el
de después de comer.

Ahora   que   tiene   que   esperar   una   hora   más   entre   cigarrillo   y   cigarrillo,

disfruta   de   todos   ellos.   Cuanto   más   tiempo   espera,   más   parece   disfrutar   el
cigarrillo; porque el disfrute del cigarrillo no es del cigarrillo en sí, sino es el alivio
de las molestias producidas por el mono, sea ansiedad física leve por la retirada
de   la   nicotina   o  mono mental.   Cuanto   más   tiempo   te   obligas   a   sufrir,   más
«disfrutas» de cada cigarrillo.

La dificultad principal cuando se deja de fumar no es la adicción química,

eso   es   fácil   de   vencer.   Los   fumadores   están   toda   la   noche   sin   fumar,   y  la
ansiedad   ni   siquiera   les   despierta.   Muchos   salen   del   dormitorio   antes   de

72


Ojo con reducir el consumo

encender un cigarrillo. Otros desayunan primero. Incluso los hay que esperan
hasta llegar al trabajo.

Son capaces de estar diez horas sin fumar, y no parece importarles. Pero

si tuvieran que estar diez horas sin fumar durante el día, se volverían locos.

Hay fumadores que se compran un coche nuevo y deciden no fumar en él.

Van a los supermercados, los teatros, las consultas médicas, los hospitales, o a
ver al dentista sin que les produzca grandes molestias. Muchos fumadores se
abstienen   de   fumar   cuando   se   ven   rodeados   de   no-fumadores.   Hasta   en   el
Metro la gente está tranquila y no altera el orden; hay veces en que las personas
agradecen la prohibición de fumar. Lo cierto es que los fumadores experimentan
un placer secreto durante estos períodos de abstinencia obligada: les aviva la
esperanza de que algún día se les quitarán las ganas.

El verdadero problema al dejar de fumar es el lavado de cerebro. La idea

errónea de que el cigarrillo constituye algún tipo de ayuda o recompensa, y que
la vida nunca podría ser igual sin él. En lugar de quitarte las ganas de fumar, lo
único que consigues cuando limitas el número de cigarrillos es hacerte sentir
inseguro   y  desgraciado,   y  convencerte   de   que   lo   que   más   apetece   en   este
mundo es el próximo cigarrillo; que nunca serías feliz sin fumar.

No hay nada más patético que el fumador que intenta reducir su consumo.

Cree, equivocadamente, que cuanto menos fume, menos querrá fumar. Y es
justo lo contrario. Cuanto menos fuma, más tiempo tiene que aguantar el mono,
más le gustan los cigarrillos, y peor le saben. Pero no por eso dejarás de fumar.
El sabor nunca tuvo nada que ver. Si los fumadores fumasen porque les gustara
el sabor, nadie fumaría más de un cigarrillo en su vida. ¿No te lo puedes creer?
Vale. Vamos a discutirlo. ¿Cuál es el cigarrillo que peor sabe? Justo: el primero
de la mañana, el que en invierno nos pone a toser y a carraspear. ¿Cuál suele
ser el cigarrillo más apreciado por la mayoría de los fumadores? Sí, señor, ¡el
primero de la mañana! ¿Ahora puedes realmente creer que te lo fumas para
disfrutar de su sabor y su olor? ¿No crees que una explicación más racional
sería que en ese momento estás aliviando ocho o nueve horas de mono?

El   reducir   el   consumo   no   sólo   no   funciona;   es   una   forma   de   auténtica

tortura.   No   funciona   porque   el   fumador   inicialmente   espera   que   si   puede
cambiar su hábito y fumar cada vez menos, entonces al final reducirá su deseo
de   fumar.   No  es  ningún  hábito,  es  una  adicción,   y  una   característica  de  las
adicciones es que siempre van a más, nunca a menos. Entonces, para reducir
su   consumo,   el   fumador   tiene   que   emplear   fuerza   de   voluntad   y   disciplina
durante el resto de su vida.

El problema principal, al dejar de fumar, no está en la adicción química a la

nicotina, que es bastante fácil de vencer. El problema está en dar por cierto que
el tabaco produce algún tipo de placer. Esta creencia empieza con el lavado de
cerebro recibido antes de empezar a fumar, y luego se ve reforzada por nuestra

73


Ojo con reducir el consumo

propia adicción. Reducir el consumo lo único que hace es reforzar todavía más
la ilusión, hasta el punto en que el fumar domina todos los pensamientos del
fumador   y le  convence  de  que lo  que  más  valor tiene   en  este   mundo  es  el
próximo cigarrillo.

Como   ya  he   dicho,   reducir   el  consumo   no   puede   funcionar   de   ninguna

forma, porque dependerás de tu fuerza de voluntad durante el resto de la vida.
Si no tenías voluntad suficiente para dejarlo por completo, no la vas a tener para
reducir   el   número   de   cigarrillos.   Lo   más   fácil   (por   mucho)   es   dejarlo   por
completo.

Conozco literalmente miles de casos de fracaso en el intento de reducir el

consumo.   En   las   pocas   ocasiones   en   las   que   se   ha   podido   conseguir   son
aquellas en las que el fumador reduce el consumo durante un tiempo corto para
luego «mojarse» dejando el tabaco por completo. En esto no le ha ayudado en
absoluto   la   reducción   previa,   sino   todo   lo   contrario.   Lo   único   que   hizo   fue
prolongar el sufrimiento.

Cualquier   intento   fal ido   deja   al   fumador   hecho   un   desastre

psicológicamente; más convencido que nunca de que está enganchado para el
resto de la vida. El efecto suele  ser suficientemente fuerte para impedir que
vuelva a intentarlo en un período de cinco o seis años.

Sin embargo, los intentos de reducir el consumo sí ayudan a demostrar la

futilidad del hábito del fumar en todos sus aspectos; prueban claramente que
sólo se disfruta de los cigarrillos después de un período de abstinencia. O sea,
que tienes que darte con la cabeza contra un muro de piedra (es decir sufrir el
mono) para poder disfrutar al dejar de hacerlo.

En tal caso, tienes estas opciones:

1. Reducir el consumo y mantenerlo bajo para el resto de la vida. Es una

tortura autoimpuesta, y de todas formas no vas a poder aguantarlo,

2. Seguir asfixiándote hasta que te mueras. ¿Cuál es el sentido?
3. Hacerte un favor a ti mismo: déjalo.

Otra cosa importante que queda demostrada por la imposibilidad de reducir

el consumo es que no existe eso de «un cigarrillo de vez en cuando». El tabaco
crea una reacción en cadena que durará toda tu vida, a menos que hagas un
esfuerzo positivo y la rompas.

ACUÉRDATE: SI FUMAS MENOS, SUFRIRÁS MÁS.

74


Un solo cigarrillo

24.Un solo cigarrillo

«Un solo cigarrillo»: es un mito que tienes que quitarte de la cabeza. Es

precisamente «un solo cigarrillo» lo que nos hace empezar a fumar.

Es «un  solo  cigarrillo» para consolarnos,  cuando  estamos pasando una

mala racha o en alguna ocasión especial, lo que nos hace fracasar en nuestros
intentos de dejarlo.

Es «un solo cigarrillo» lo que hace saltar la trampa otra vez y atrapa de

nuevo a los que habían conseguido vencer la adicción. A veces se fuma ese
cigarrillo para demostrar que uno ya no necesita el tabaco, y es exactamente
eso   lo   que   hace:   sabe   fatal   y   convence   al   fumador   de   que   nunca   más   se
enganchará de nuevo, pero ya está enganchado.

Muchas   veces   es   el   pensamiento   de   tener   que   vivir   sin   ese   cigarrillo

especial lo que impide que los fumadores intenten dejar de fumar: el primero de
la mañana o el de después de comer.

¿Un solo cigarrillo? Grábatelo  en  la cabeza,  no  existe tal  cosa.  Es una

reacción en cadena que durará el resto de tu vida a menos que la rompas.

El mito del cigarrillo especial, en ciertos momentos especiales, es lo que

hace que algunos se depriman cuando dejan de fumar. Acostúmbrate a la idea,
no se puede pensar en un solo cigarrillo o cajetilla, es pura fantasía. Cuando
reflexiones sobre el fumar, piensa en una vida entera llena de suciedad, donde
te   gastas   una   pequeña   fortuna   para   tener   el   privilegio   de   destruirte   física   y
mentalmente; una vida entera de esclavitud, de mal aliento y todas esas cosas.

Es   una   lástima   que   no   haya   ningún   producto   que   podamos   usar   en

algunos   momentos,   tanto   buenos   como   malos,   para   estimularnos   o
proporcionarnos placer. Grábate en la cabeza que el tabaco no sirve para eso.
Tienes   que optar:  o una  vida  entera  de   sufrimiento,  o ningún  sufrimiento  en
absoluto. No se te ocurriría tomar cianuro porque te gustase el sabor a almendra
amarga, ¿verdad? Entonces, no te castigues pensando en un cigarrillo o un puro
de vez en cuando.

Pregúntale a un fumador: «¿Si pudieras volver a los tiempos de antes de

engancharte,   serías   fumador?»   Siempre   contestan:   «Ni   en   broma.»   Sin
embargo, todos los fumadores tienen esa opción todos los días de su vida, ¿por
qué no la eligen? La respuesta es esta: por miedo. Miedo a no poder dejarlo, o a
que la vida no sea igual sin tabaco.

No   te   engañes:   tú   lo   puedes   hacer,   lo   puede   hacer   cualquiera,   es

absurdamente fácil.

Para que sea fácil dejar de fumar, tienes que tener claros en la mente

ciertos conceptos fundamentales. Ya hemos visto tres de ellos:

75


Un solo cigarrillo

1. No   se   hace   ningún   sacrificio.   Sólo   hay   beneficios   positivos

maravillosos.

2. Nunca pienses en fumar un cigarrillo de vez en cuando. No existe. Sólo

conlleva una vida de suciedad y enfermedad.

3. Tú no eres diferente: cualquier fumador puede encontrar fácil dejar de

fumar.

76


Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no fumadores

25.Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no

fumadores

Los que fuman mucho tienden a envidiar a los fumadores ocasionales. No

lo hagas. En cierto extraño modo, el fumador ocasional está más enganchado (y
sufre más) que el que fuma mucho. Es verdad que corre menos riesgos con su
salud, y que gasta menos dinero que tú, pero en otros aspectos está mucho
peor.

Recuerda,   nadie   disfruta   de   los   cigarrillos;   sólo   se   disfruta   aliviando   el

mono. La tendencia natural en una drogadicción es aliviar el mono al máximo:
fumar constantemente.

Hay tres factores que nos impiden fumar compulsivamente:

1. DINERO: La mayoría no se lo pueden permitir,
2. SALUD:   Para   aliviar   el  mono,   tenemos   que   ingerir   un   producto

venenoso. La capacidad de resistencia al veneno varía de una persona
a otra, y según la situación o período de su vida. Esto funciona como
un freno automático fisiológico.

3. DISCIPLINA:   La   disciplina   impuesta   por   la   sociedad,   el   oficio,   la

familia, los amigos, o por el mismo fumador, como resultado del tira y
afloja natural que existe en la mente de todos los fumadores,

Este es un buen momento para entrar en unas cuantas definiciones.
EL NO FUMADOR. Alguien que nunca ha caído en la trampa. No debe

congratularse.   Sólo   son   no   fumadores   por   casualidad.   Todos   los   fumadores
estaban convencidos de que nunca se engancharían. Y algunos no fumadores
siguen probando un cigarrillo de vez en cuando.

EL FUMADOR OCASIONAL. Aquí tenemos dos clasificaciones básicas:

1. El fumador que ha caído en la trampa y no se da cuenta. No le tengas

envidia. Está en el primer peldaño de la escalera, y es muy probable
que   pronto   sea   fumador   empedernido.   Recuerda   que   tú   también
empezaste siendo un fumador ocasional.

2. El fumador que antes fumaba mucho y cree que no lo puede dejar.

Este es el que más lástima da. Hay varias categorías, que debemos
examinar más detalladamente:

EL QUE SE LIMITA A CINCO CIGARRILLOS AL DÍA. Si le gusta fumar,

¿por qué se limita a cinco diarios? Si es capaz de tomarlo o dejarlo, ¿por qué se
empeña en fumar? Recuerda que el hábito es como darte constantemente con
la cabeza contra un muro para poder relajarte cuando dejas de hacerlo. El que

77


Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no fumadores

fuma cinco cigarrillos al día, sólo alivia el mono durante menos de una hora cada
día. El resto del día, aunque él no se dé cuenta, está dando cabezazos contra el
muro, y sigue haciéndolo casi toda su vida. Sólo fuma cinco al día, porque no
tiene dinero para más o porque le dan miedo los riesgos para su salud. Es fácil
convencer al fumador empedernido de que en el fondo no le gusta fumar, pero
es   casi   imposible   convencer   al   que   fuma   muy   poco.   Todos   los   que   hemos
intentado alguna vez reducir nuestro consumo sabemos que es la peor tortura y
casi garantiza que te quedes enganchado para siempre.

EL QUE FUMA SÓLO POR LA MAÑANA O POR LA TARDE. Se castiga a

sí mismo, padeciendo el mono durante la mitad del día, y aliviándolo durante la
otra mitad.

Pregúntale por qué, si le gusta fumar, no fuma todo el día, y por qué, si no

le gusta, se empeña en seguir fumando.

EL DE «SEIS MESES SÍ, SEIS MESES NO». (También se le conoce por

decir   cosas   como,   «Puedo   dejarlo   cuando   quiero,   ya   lo   he   hecho   miles   de
veces.») Si le gusta fumar, ¿por qué lo deja durante seis meses? Si no le gusta,
¿por qué vuelve a empezar? La verdad es que sigue enganchado. Logra vencer
la  adicción  física,   pero  le  queda  el problema  principal;  el  lavado  de  cerebro.
Espera cada vez dejarlo para siempre, pero pronto vuelve a caer en la trampa.
Muchos fumadores envidian a estas personas que pueden dejarlo y empezarlo
supuestamente  cuando  quieran.  Piensan:  «¡Qué suerte  poder controlarlo así,
fumar   cuando   quieras   y   empezar   cuando   quieras.»   Lo   que   no   llegan   a
comprender   es   que   estas   personas   no   lo   controlan.   Cuando   son   fumadores
desearían   no   serlo;   luego   pasan   por   la   agravación   de   dejarlo,   empiezan   a
sentirse privados y vuelven a caer en la trampa de nuevo. En ese momento
desearían   no   haberlo   hecho.   Reciben   lo   peor   de   los   lados.   Cuando   son
fumadores desean no serlo; cuando son no fumadores desean poder fumar. Si
lo   piensas,   esta   es   la   realidad,   durante   toda   nuestra   vida   como   fumadores:
cuando se nos permite fumar o bien lo  tomamos como hecho consumado o
deseamos  no fumar. Es sólo ante la prohibición de  fumar cuando más valor
damos   a   los   cigarrillos.   Este   es   el   terrible   dilema   de   los   fumadores.   Nunca
pueden ganar porque están anhelando melancólicamente una ilusión. Sólo hay
una  manera  en  la que pueden  ganar:  dejar de fumar y dejar  de  anhelar los
cigarrillos.

EL   FUMADOR   DE:   «SÓLO   FUMO   EN   CIERTAS   OCASIONES

ESPECIALES.» Sí, eso es algo que todos hemos hecho al principio, pero ¿no
es increíble ver cómo el número de ocasiones especiales parece ir en aumento,
y sin darnos cuenta estamos fumando en todas las ocasiones.

EL QUE DICE: «YA LO HE DEJADO, PERO DE VEZ EN CUANDO ME

FUMO UN PURO O UN PITILLO.» En cierra manera, estos fumadores son los
más patéticos de todos. O se pasan la vida sintiendo que les fal a algo, o bien (y

78


Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no fumadores

es lo más frecuente) ese punto de vez en cuando se convierte en dos. Están en
una   pendiente   resbaladiza,   y   sólo   pueden   ir   en   un   sentido,   HACIA   ABAJO.
Antes o después vuelven a ser fumadores empedernidos. Han vuelto a caer en
la misma trampa que les había atrapado al principio.

Existen otras dos categorías de fumadores ocasionales. La primera es la

persona  que   sólo  fuma  un   cigarrillo  o   puro   de  vez  en   cuando  en  ocasiones
sociales. En realidad, estas personas son no fumadores. No disfrutan del fumar.
Es  sólo  que  sienten  que  están  perdiendo   algo.  Quieren  ser  parte  del  grupo.
Todos empezamos así. La próxima vez que se ofrezcan puros, observa cómo
después de cierto tiempo los fumadores dejan de encender esos puros. Incluso
los fumadores empedernidos no son capaces de acabarlos del todo. Preferirían
estar fumando su propio tabaco. Cuanto más caro y grande el puro, tanto más
frustrante es: parece ser que la «maldita cosa» dura toda la noche.

La segunda categoría se ve muy de vez en cuando. De hecho entre todos

los miles de fumadores que  han  pedido mi ayuda, sólo puedo pensar en una
docena de ejemplos. El caso siguiente sirve de buen ejemplo.

Una mujer me llamó pidiendo una sesión en privado. Es abogada, llevaba

doce años fumando y nunca había fumado más de dos cigarrillos al día en su
vida   de   fumadora.   A   propósito,   era   una   señora   de   voluntad   muy   firme.   Le
expliqué que el porcentaje de  éxito en  sesiones de grupo era mayor que en
sesiones individuales, y que de todos modos sólo estaba dispuesto a dar una
sesión individual, si la cara de la persona fuera tan famosa que distrajera a otras
personas en el grupo. Empezó a llorar y no fui capaz de resistir las lágrimas.

La   sesión   le   costó   mucho;   de   hecho   la   mayoría   de   los   fumadores   se

preguntarán por qué quería dejar de fumar en primer lugar. Con mucho gusto
pagarían lo que cobré a esta señora, para poder fumar sólo dos cigarrillos al día.
Cometen el error de suponer que los fumadores ocasionales son más felices y
tienen más control. Puede que tengan más control, pero felices, no lo son. En
este caso los padres de esa mujer murieron del cáncer de pulmón antes de que
se   enganchara.   Igual   que   yo,   tenía   mucho   miedo   antes   de   fumar   el   primer
cigarrillo. Al igual que yo, al final cayó víctima de las presiones masivas y probó
aquel   primer   cigarrillo.   También   como   yo,   aún   puede   recordar   el   asqueroso
sabor. A diferencia de mí, que me rendí y me hice fumador compulsivo muy
rápidamente, ella resistió.

Lo único que disfrutas del cigarrillo es el acabar con la ansiedad, bien sea

la ansiedad física, casi imperceptible, por la nicotina, o la tortura mental causada
por   no   poder   «quitarse   los   picores».   Los   cigarrillos   mismos   son   suciedad   y
veneno. Por eso es por lo que sólo padeces la ilusión de disfrutarlos al cabo de
un período de abstinencia. Igual que el hambre y la sed, cuanto más tiempo lo
sufres, tanto mayor es la sensación de placer cuando las alivias. Los fumadores
cometen el error de creer que el fumar no es más que un hábito. Piensan: «si

79


Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no fumadores

puedo mantenerlo a un nivel reducido o sólo fumar en ocasiones especiales, mi
cerebro y mi cuerpo acabarán por aceptarlo. Por lo tanto, puedo seguir fumando
así  o  incluso   reducirlo  si  quiero».  Grábalo   en  tu  mente:   el  hábito   ni  siquiera
existe. El fumar es una adicción a una droga. La tendencia natural es aliviar la
ansiedad y no aguantarla. Incluso para mantener tu consumo en el nivel donde
estás ahora, tendrías que emplear fuerza de voluntad y disciplina para el resto
de tu vida; porque, a medida que tu cuerpo se hace inmune a la droga, pide más
y más, no menos y menos. A medida que la droga empieza a destruirte no sólo
física,   sino   mentalmente,   también   destruye   tu   sistema   nervioso,   tu   valor   y
confianza, así cada vez eres menos capaz de reducir el intervalo entre cada
cigarrillo.   Esto   es   porque,   al   principio,   podemos   tomarlo   o   dejarlo.   Si   nos
resfriamos, lo dejamos. También explica por qué alguien, como yo, quien incluso
ni padecía la ilusión de disfrutarlos, tenía que seguir fumando compulsivamente
aun cuando cada cigarrillo producía tortura física.

No envidies a esa mujer. Cuando sólo fumas un cigarrillo cada doce horas,

parece ser la cosa más valiosa en la Tierra. Durante doce años esa pobre mujer
había estado en medio de un tira y afloja. No había podido dejar de fumar. Sin
embargo, tenía miedo de aumentar el consumo en caso de contraer el cáncer
de pulmón como sus padres. Pero durante veintitrés horas y diez minutos de
cada uno de estos días tenía que luchar contra la tentación. Se necesitaba una
fuerza de voluntad tremenda para hacer lo que hacía ella, y, como he dicho, hay
muy pocos casos así. Pero al final esto le hizo llorar. Míralo desde un punto de
vista   lógico;   o  bien   sí   existe   un   apoyo   o  placer   auténtico   en   el   fumar,   o   no
existen. Si existen de verdad, ¿quién quiere esperar una hora, un día o una
semana? ¿Por qué negarte el apoyo o el placer mientras tanto? Si no existe
apoyo   ni   placer   auténtico,   ¿por   qué   tomar   la   molestia   de   fumar   cualquier
cigarrillo?

Recuerdo otro caso, el de un hombre que fumaba cinco al día. Empezó por

teléfono. Me dijo, con voz ronca: «Señor Carr, lo único que quiero es dejar de
fumar antes de morirme.» Me describió su vida:

«Tengo sesenta y un años. El tabaco me ha producido cáncer de garganta.

Y no puedo físicamente con más de cinco cigarrillos al día. Antes dormía bien
toda   la   noche,   pero   ahora   me   despierto   a   todas   horas,   y  sólo   pienso   en   el
tabaco. Aun mientras duermo, sueño con fumar.»

«No puedo fumar antes de las diez de la mañana. Me levanto a las cinco y

me hago un montón de tazas de té. Mi mujer se levanta sobre las ocho, y como
siempre   estoy   de   tan   mal   humor,   no   me   deja   estar   en   casa.   Me   voy   a   mi
invernadero, e intento hacer cositas allí, pero mi mente está obsesionada por el
fumar. A las nueve empiezo a liar el primer pitillo, y lo hago con mucho cuidado,
hasta que lo tengo perfecto. No es que tenga que ser perfecto, pero me da algo
que hacer. Espero hasta las diez. Cuando llega la hora, me tiemblan las manos
incontrolablemente.   No   enciendo   el   cigarrillo   en   este   momento,   porque   si   lo

80


Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no fumadores

enciendo tengo que esperar tres horas hasta el siguiente. Al final, lo enciendo,
me tomo una sola calada, y lo apago inmediatamente. Haciéndola así, consigo
que el cigarrillo me dure una hora.  Me lo fumo hasta  el último centímetro,  y
luego espero el momento de poder fumar otro.»

Además   de   estos   problemas,   el   hombre   tenía   los   labios   llenos   de

quemaduras por apurar tanto sus cigarrillos. Probablemente estás imaginándote
a un pobre imbécil. No es así. Este hombre medía uno ochenta, y había sido
sargento en los marines. Había sido deportista, y nunca había querido fumar.
Pero,   durante   la   Segunda   Guerra   Mundial,   el   gobierno   creía   que   el   tabaco
proporcionaba valor, y suministraba cigarrillos gratis a la tropa. A este hombre
prácticamente le ordenaron hacerse fumador. Se ha pasado el resto de la vida
pagando   un   dineral,   subvencionando   los   impuestos   de   los   demás,   y
destruyéndose física y mentalmente. Si fuese un animal, nuestra sociedad lo
hubiera matado para que no sufriera. ¡Y seguimos permitiendo que los jóvenes
sanos, fuertes y equilibrados se enganchen!

A lo mejor crees que este caso es una exageración. En efecto, es extremo,

pero no es único. Hay miles de historias parecidas. El hombre abrió su corazón
y reveló todo esto; pero puedes tener la más absoluta seguridad de que muchos
de sus amigos le envidiaban por sólo fumar cinco al día. Si piensas que esto no
te puede ocurrir a ti:

DEJA DE ENGAÑARTE.

TE ESTÁ OCURRIENDO YA

De todas formas, todos los fumadores son unos mentirosos consumados.

Se   mienten   incluso   a   ellos   mismos;   tienen   que   hacerlo.   La   mayoría   de   los
fumadores   ocasionales   fuman   bastante   más   de   lo   que   dicen   y   en   más
ocasiones.   He tenido  muchas  conversaciones  con los  fumadores  que  decían
fumar sólo cinco al día, y estaban fumando más de cinco cigarrillos delante de
mí.   Observa   a   los   fumadores   ocasionales   en   las   reuniones   sociales,   en   las
fiestas o en las bodas. Estarán fumando sin parar, como el mejor.

No tienes que envidiar a los fumadores ocasionales. No  necesitas  fumar.

¡La vida es infinitamente más dulce sin tabaco!

En general, es más difícil curar a los adolescentes, no porque les sea más

difícil dejarlo, sino porque, o bien creen que no están enganchados, o están en
la   fase   primaria   de   la   enfermedad.   Suponen   equivocadamente   que   habrán
dejado de fumar de una manera automática antes de llegar a la segunda fase.

En   especial   quisiera   advertir   a   los   padres   de   esos   niños   que   odian   el

tabaco que no se confíen. Todos los niños odian el sabor y el olor del tabaco
hasta que se enganchan. Tú también lo odiabas. No te engañen las campañas
antitabaco del gobierno. La trampa sigue siendo la misma que antes, los niños
saben que el tabaco mata, pero también saben que un cigarrillo no mata. Puede

81


Los fumadores ocasionales, los jóvenes, los no fumadores

llegar   un   momento   en   que   se   dejen   influir   por   la   novia   o   el   novio,   algún
compañero de colegio o de trabajo. Puede que creas que lo único que tienen
que  hacer  es  probar  uno:   les  sabrá   horrible,  y  quedarán   convencidos   de   no
engancharse. Advierte a tus hijos de todos los hechos.

82


El fumador secreto

26.El fumador secreto

Deberíamos   incluir   al   fumador   secreto   entre   los   demás   fumadores

ocasionales;   pero   los   efectos  de  fumar   en   secreto   son   tan   nefastos   que
merecen un capítulo aparte. Puede llevar al colapso de relaciones personales.
En mi propio caso, casi provocaron un divorcio.

Estaba en la tercera semana de uno de mis intentos fallidos de dejarlo. Lo

que me había empujado a intentar dejarlo en esta ocasión era la preocupación
de mi mujer ante mi continua tos y carraspeo. Le había dicho que yo no estaba
preocupado por mi salud. Ella contestaba: «Ya lo sé, pero ¿cómo te sentirías tú
si tuvieras que ver a alguien a quien quieres, destruirse sistemáticamente?» No
pude resistir la tentativa de dejarlo ante este argumento. El propósito acabó al
cabo   de   tres   semanas,   tras   una   discusión   acalorada   que   tuve   con   un   viejo
amigo. No me  di  cuenta hasta varios años después de que mi propia mente
perturbada   había   provocado   la   discusión.   En   el   momento   de   la   disputa   me
sentía   realmente   ofendido,   pero   ahora   estoy   seguro   que   no   fue   una   simple
coincidencia; no había discutido nunca con aquel amigo antes, ni he vuelto a
discutir con él desde entonces. Está claro que era el «monstruito» haciendo de
las   suyas.   De   todas   formas,   ya   tenía   la   excusa   que   buscaba.   Necesitaba
desesperadamente un cigarrillo, y empecé a fumar otra vez.

No podía afrontar la tremenda desilusión de mi mujer, y por eso no se lo

dije.   Me   limitaba   a   fumar   estando   solo.   Poco   a   poco   empecé   a   fumar   en
compañía de amigos, hasta que llegó un momento en que todo el mundo sabía
que   fumaba   menos   mi   mujer.   Mientras   duró   la   situación,   estaba   bastante
satisfecho. «Al menos así fumo menos», me decía a mí mismo. Al final mi mujer
me acusó de seguir fumando. Yo no me había dado cuenta, pero me describió
las   veces   que   yo   había   provocado   una   discusión,   para   poder   salir   de   casa
dando un portazo. En otras ocasiones había tardado un par de horas en ir a
comprar cualquier tontería, y en ocasiones en las que normalmente le hubiera
dicho que me acompañara, me había inventado cualquier excusa para ir solo.

Conforme va ampliándose la división social entre los fumadores y los no

fumadores, crece el número de casos en que las relaciones con los amigos o
con los familiares se acortan o se evitan debido a este asqueroso hierbajo. Lo
peor de fumar en secreto es que refuerza la idea de privación en la mente del
fumador. Al mismo tiempo, se produce una gran pérdida de respeto por uno
mismo, pues siendo una persona honesta en todos los demás aspectos de su
vida, se ve capaz de engañar a la familia y a los amigos.

Si te lo piensas, verás que algo de esto te habrá ocurrido alguna vez; a lo

mejor te está ocurriendo ahora.

83


¿Un hábito social?

27.¿Un hábito social?

Más de diez millones de personas han dejado de fumar en el Reino Unido

desde los años sesenta, debido a la revolución social que ahora también está
ocurriendo en España.

Ya sé que los motivos principales que empujan a la gente a dejar de fumar

son el dinero y la salud, pero estos motivos han existido siempre. No hace falta
que nos asusten con historias de cáncer y demás para darnos cuenta de que el
tabaco nos perjudica. Nuestro cuerpo es la máquina más sofisticada que existe,
y todos los fumadores saben inmediatamente, desde la primera calada, que los
cigarrillos son venenosos.

Nos   enrollamos   con   el   tabaco,   sólo   por   la   presión   social   de   nuestros

amigos. La única «ventaja» que tuvo el fumar era su aceptación social.

Hoy en día, hasta los propios fumadores lo consideran un hábito antisocial.
Hace años, el hombre fuerte fumaba. Si no fumabas, se te consideraba

mariquita, y todos hicimos un gran esfuerzo para engancharnos. En todos los
bares   y   salas   de   reunión   la   mayoría   de   los   hombres   inhalaban   y   expelían
orgullosamente sus bocanadas de humo. Había una nube permanente de humo
en el aire, y todos los techos que no se repintaban con frecuencia se tornaban
amarillentos o marrones.

Ahora es todo lo contrario. El hombre fuerte de hoy no necesita fumar, no

tiene que depender de una droga.

Con   esta   revolución   social,   todos   los   fumadores   hoy   en   día   piensan

seriamente en dejarlo, y al que fuma se le considera una persona débil.

La tendencia más significativa que he notado, desde que escribí la primera

edición de este libro en 1985, es el énfasis en el aspecto antisocial del fumar. Ya
han desaparecido los días en que el cigarrillo era la señal orgullosa de la señora
sofisticada o del hombre duro. Todos saben ahora que la única razón por la que
la gente sigue fumando es porque no ha tenido éxito en dejarlo o que tiene
demasiado  miedo para intentarlo. Cada día, el fumador se ve censurado por
prohibiciones  en  el trabajo,  en lugares públicos, ataques por parte de los ex
fumadores santurrones; así el comportamiento de los fumadores se hace más
visible. Últimamente he observado situaciones que recuerdo haber visto siendo
niño, pero que llevaba años sin ver; por ejemplo, fumadores que echan la ceniza
en su mano o en sus bolsillos porque tienen demasiada vergüenza para pedir un
cenicero.

Hace   unos   tres   años,   en   Navidades,   estaba   en   un   restaurante.   Era

medianoche.   Todos   habían   terminado   la   cena.   Es   un   momento   en   el   que
pueden aparecer muchos cigarrillos y puros, pero ninguna persona fumaba. Algo

84


¿Un hábito social?

presumido   pensé:   «¡Ah!   Mi   trabajo   está   teniendo   efecto.»   Dije   al   camarero:
«¿Es este un restaurante de no fumadores ahora?» Respondió: «No.» Pensé:
«Qué raro. Sé que muchas personas están dejándolo, pero tiene que haber un
fumador   aquí.»   Al   final,   una   persona   encendió   su   pitillo   en   un   rincón,   y   el
resultado   fue   como   una   serie   de   farolas   que   se   encendían   a   lo   largo   del
restaurante. Todos estos otros fumadores habían estado sentados pensando:
«No es posible que sea yo el único fumador aquí.»

Muchos fumadores no fuman entre platos porque se sienten incómodos.

Muchos no sólo piden disculpas a las personas en la misma mesa, sino que
también echan un vistazo alrededor para ver si otros tienen cara de quejarse. A
medida que, cada día, más y más fumadores abandonan el barco que se hunde,
los que quedan se angustian al pensar que van a ser los últimos.

NO CONSIENTAS SER TÚ.

85


Elegir el momento idóneo

28.Elegir el momento idóneo

Es   evidente   que,   como   el   tabaco   te   está   haciendo   daño,   el   mejor

momento para dejarlo es ahora mismo; pero creo que es importante elegir un
momento oportuno. Nuestra sociedad considera el fumar como un hábito algo
desagradable,   que   puede   perjudicar   tu   salud.   No   es   cierto.   Es   una
drogadicción,   es   una   enfermedad,   y   es   la   principal   causa   de   muerte   en   la
sociedad   occidental.   En   la   vida   de   un   fumador,   lo   peor   que   le   ha   ocurrido
jamás,   ha   sido   engancharse   con   este   terrible   hierbajo.   Si   se   queda
enganchado, ocurren cosas horribles. Es importante elegir el momento, para
darte el derecho a una cura en condiciones.

Primero piensa cuáles son los momentos en los que el cigarrillo te resulta

realmente imprescindible. Si eres hombre de negocios y fumas por la ilusión de
reducir   el   estrés,   elige   una   temporada   floja;   no   es   mala   idea   elegir   tus
vacaciones.   Si   fumas   principalmente   durante   los   períodos   de   inactividad   y
aburrimiento,   haz   lo   contrario.   Hagas   lo   que   hagas,   tómatelo   en   serio   y
considéralo como la acción más importante de tu vida. Piensa en todo lo que
puede   ocurrir   en   las   primeras   tres   semanas,   y   prepárate   para   cualquier
eventualidad que pueda conducir al fracaso. Las situaciones como las fiestas
de Navidad, o cualquier otro acontecimiento social no tienen por qué asustarte
si te preparas de antemano, y si sabes que no te vas a sentir privado de nada.
No trates de reducir el consumo mientras tanto, porque así sólo te crearás la
ilusión de que disfrutas con los cigarrillos. En realidad, te ayudaría si fumaras
incluso más. Mientras fumes ese último cigarrillo, fíjate bien en el olor y en el
sabor desagradable, y piensa en lo maravilloso que va a ser cuando te permitas
no hacerlo.

Sea como sea, no caigas en la trampa de decir: «Ahora, no, luego»; y de

olvidarte   de   ello:   fija   una   fecha   ahora   y   espera   este   momento   con   ilusión.
Acuérdate de que no te vas a privar de nada. Al contrario, vas a recibir unos
beneficios maravillosos.

Llevo   años   diciendo   que   sé   más   sobre   los   misterios   del   fumar   que

cualquier   otro   en   este   planeta.   El   problema   es   el   siguiente:   aunque   cada
fumador fuma puramente para aliviar la ansiedad química, no es la adicción a la
nicotina en sí la que engancha al fumador, sino el lavado de cerebro que resulta
de la adicción. Una persona inteligente se dejará engañar por un timo. Pero
sólo un imbécil seguiría dejándose engañar una vez que se da cuenta de que
es un timo. Afortunadamente la mayoría de los fumadores no son imbéciles;
aunque lo piensen. Cada fumador particular tiene su propio lavado de cerebro
personal y privado. Esto es debido, al parecer, a la existencia de una amplia
gama de diferentes tipos de fumadores, tan amplia que sólo sirve para reforzar

86


Elegir el momento idóneo

los misterios.

Con   la   ventaja   de   cinco   años   de   experiencia   desde   que   publiqué   la

primera edición de este libro, y teniendo en cuenta que cada día aprendo algo
nuevo sobre el fumar, estaba agradablemente sorprendido al darme cuenta de
que la filosofía mantenida en la primera edición seguía siendo sólida. A lo largo
de   los   años   he   adquirido   la   habilidad   sobre   el   modo   de   comunicar   mis
conocimientos, en relación a la trampa de fumar, a cada fumador en particular.
Yo sé que cada fumador no sólo podría encontrar fácil dejar de fumar, sino que
también disfrutaría del proceso. Es sumamente frustrante y no tiene sentido, si
yo no consigo que el fumador se dé cuenta de ello.

Muchas   personas   me   han   dicho:   «Dices:   sigue   fumando   hasta   que

termines  el  libro.   Esto   puede  tener  el  efecto  de  que  el fumador  se   eternice
leyendo el libro o incluso que no lo termine. Por tanto, tendrías que cambiar
esta instrucción». Esto suena lógico, pero se que si el consejo fuera: «Déjalo
inmediatamente», algunos fumadores ni siquiera empezarían a leerlo.

En  los  primeros   tiempos,   cuando  empezaba   a  dar   sesiones,   acudió  un

fumador que dijo: «Verdaderamente me ofendo al tener que pedirle ayuda. Sé
que soy de voluntad firme. Domino en los demás aspectos de mi vida, ¿Cómo
puede   ser   que   otros   fumadores   estén   dejándolo   con   su   propia   fuerza   de
voluntad,   mientras   que   yo   tengo   que   visitarle   a   usted?»   Siguió:   «Creo   que
podría hacerlo yo solo, si pudiera fumar mientras lo dejara».

Puede que esto suene contradictorio, pero entiendo perfectamente lo que

quería decir ese hombre. Vemos el dejar de fumar como una cosa terriblemente
difícil de hacer. ¿Qué es lo que necesitamos cuando tenemos algo difícil de
hacer? Necesitamos nuestro pequeño apoyo. Así, de una manera rara, es un
doble golpe. No sólo tenemos algo difícil que hacer, lo que ya es bastante duro,
sino que estamos sin nuestra ayuda.

No   se   me   ocurrió   hasta   mucho   después   de   irse   el   hombre   que   la

instrucción de seguir fumando es lo más bello de mi método. Puedes seguir
fumando mientras lo estás dejando. Primero te deshaces de todas tus dudas y
temores y cuando apagas aquel último cigarrillo ya eres no fumador y disfrutas
de serlo.

El  único  capítulo  en el  que he  cuestionado  mi  consejo  original es este

capítulo en el asunto del momento idóneo. He comunicado que si las ocasiones
cuando te fumas tus cigarrillos especiales coinciden con situaciones de estrés
en el trabajo, elijas unas vacaciones para dejarlo y viceversa. En realidad, esta
no   es   la   manera   más   fácil   de   hacerlo,   la   manera   más   fácil   es   buscar   un
momento difícil, sea una situación de estrés, o social, de concentración o de
aburrimiento.  Una vez compruebes  que puedes hacerles frente y en la peor
situación disfrutar de la vida, todas las demás situaciones serán fáciles. Pero si
diera esta instrucción como algo definitivo, ¿te propondrías dejarlo?

87


Elegir el momento idóneo

Déjame emplear una analogía. Mi mujer y yo tenemos la intención de ir a

nadar juntos. Llegamos a la piscina al mismo tiempo, pero rara vez nadamos
juntos. La razón es que ella sumerge un dedo del pie y media hora más tarde
está nadando. Yo no aguanto semejante tortura lenta. Sé de antemano que en
algún momento, por muy fría que esté el agua, al final voy a necesitar valor
para meterme. Por tanto, he aprendido a hacerle de la manera más sencilla: me
tiro de cabeza en el mismo momento. Ahora, vamos a suponer que insistiera en
que si no se tiraba mi mujer de  cabeza, no podría nadar nunca,  sé que no
nadaría nunca. Ves el problema.

Por experiencia sé que muchos fumadores han seguido el consejo original

que di en su momento en cuanto a atrasar lo que ellos piensan que será el día
terrible.   Mi   pensamiento   siguiente   era   emplear   la   misma   técnica   que   en   el
capítulo dedicado a las ventajas del fumar, algo así como: «Decidir el momento
idóneo   es   muy   importante.   Y  en   el   próximo   capítulo   te   aconsejaré   sobre   el
mejor momento para dejarlo.» Vuelves la hoja y ves un enorme: AHORA. Esto
es, en realidad, el mejor consejo, pero ¿lo seguirías?

Este es el aspecto más sutil de la trampa del fumar. Cuando tenemos una

situación  de auténtico  estrés,  no  es un buen  momento  para dejarlo, y si no
tenemos estrés en nuestra vida no tenemos ningún deseo de dejarlo.

Hazte las siguientes preguntas:
Cuando fumaste aquel primer cigarrillo, ¿verdaderamente decidiste seguir

fumando   el   resto   de   tu   vida,   todo   el   día,   todos   los   días,   sin   poder   dejarlo
nunca?

POR SUPUESTO QUE NO.
¿Vas a seguir fumando el resto de tu vida, todo el día, todos los días sin

poder dejarlo nunca?

POR SUPUESTO QUE NO.
Entonces, ¿cuándo lo dejarás?, ¿mañana?, ¿el año que viene?, ¿un año

después?

¿No es esto lo que has estado preguntándote desde que te diste cuenta

por primera vez de que estabas enganchado? ¿Esperas que una mañana te
despertarás sin más ganas de fumar? Deja de engañarte. Yo he esperado que
eso me ocurriera a mí durante treinta y tres años. Con la adicción a una droga
te enganchas  progresivamente más, no menos.  ¿Piensas que va a ser más
fácil mañana? Te estás engañando a ti mismo. Si no puedes hacerlo hoy, ¿qué
te hace creer que va a ser más fácil mañana? ¿Vas a esperar hasta que hayas
contraído una de las enfermedades mortales? Eso no tiene sentido,

La   verdadera   trampa   es   la   creencia   de   que   ahora   no   es   el   momento

idóneo. Siempre será más fácil mañana.

88


Elegir el momento idóneo

Creemos que nuestra vida está llena de estrés. En realidad no es así. Nos

hemos desecho de la mayor parte de auténtico estrés en nuestra vida. Cuando
sales de tu casa no tienes que vivir con el miedo de que te van a atracar bestias
salvajes. La mayoría de nosotros no tenemos que preocuparnos de la comida,
ni  si  tendremos   un  techo   esta   noche.   Pero   piensa   en   la  vida  de   un   animal
salvaje. Cada vez que un conejo sale de su conejera tiene que hacer frente a
«Vietnam» toda su vida. Pero el conejo puede hacerle frente: tiene adrenalina y
otras   hormonas;   y   nosotros   las   tenemos   también.   La   verdad   es   que   los
períodos   de   más   estrés   en   la   vida   de   cualquier   criatura   son   la   niñez   y   la
adolescencia.   Pero   tres   billones   de   años   de   selección   natural   nos   han
preparado para poder hacer frente al estrés. Tenía cinco años cuando empezó
la guerra. Las bombas destruyeron nuestra casa y fui separado de mis padres
durante dos años. Me tocó vivir con personas que me trataban cruelmente. Fue
un período desagradable en mi vida, pero pude hacerle frente. No creo que me
haya dejado cicatrices permanentes;  al  contrario,  creo que soy una  persona
más fuerte gracias a esa experiencia. Mirando atrás, sólo ha habido una cosa a
la que no he podido hacer frente: mi esclavitud a este maldito hierbajo.

Hace unos años pensaba que tenía todas las preocupaciones del mundo

teniendo tendencias suicidas, no en el sentido de tirarme de un tejado, sino en
el sentido de saber que pronto el fumar me mataría. Discutía conmigo mismo
que si así era la vida con mi «ayuda», no valdría la pena vivir mi vida sin él. Lo
que no me di cuenta fue que cuando estás hundido física y mentalmente todo
te deprime. Ahora me siento joven otra vez. Sólo una cosa causó el cambio en
mi vida: el no encontrarme en este abismo del fumar.

Ya sé que es típico decir: «Si no tienes salud, no tienes nada»; pero es la

absoluta   verdad.   Solía   pensar   que   los   aficionados   a   estar   en   óptima   forma
física   eran   pesados.   Yo   pretendía   que   hay   más   en   la   vida   que   sentirse   en
forma;   hay   copas   y   tabaco.   ¡Bobadas!   Cuando   te   sientes   fuerte   física   y
mentalmente disfrutas de los momentos buenos y puedes hacer frente a los
momentos   bajos.   Confundimos   la   responsabilidad   con   el   estrés.   La
responsabilidad se llena de estrés, sólo cuando no te sientes lo suficientemente
fuerte para hacerle frente. Las personas como Richard Burton son fuertes física
y  mentalmente.   Lo   que   les   destruye  no   son   las   tensiones   de   la   vida,   ni  su
trabajo, ni la edad, sino las llamadas ayudas de que dependen; no son más que
ilusiones. Es triste que en su caso y en los de millones de otros, los apoyos
maten.

Míralo de la siguiente manera. Ya has decidido que no vas a permanecer

en la trampa para el resto de tu vida. Por tanto, en algún momento de tu vida, lo
encuentres fácil o difícil, tendrás que pasar por el proceso de liberarte. El fumar
no   es   ni   hábito   ni   placer.   Es   drogadicción   y   una   enfermedad.   Ya   hemos
demostrado   que   lejos   de   ser   más   fácil   dejarlo   mañana,   se   hará
progresivamente más difícil, como una enfermedad en la que vas empeorando

89


Elegir el momento idóneo

progresivamente; el momento para deshacerse de ella es AHORA, o cuanto
antes. Piensa en lo rápido que pasa cada semana de nuestra vida. No hace
falta más. Reflexiona sobre lo bueno que será disfrutar del resto de tu vida sin
que te amenacen aquellas sombras negras cada vez más grandes. Y si sigues
todas mis instrucciones, ni siquiera tendrás que esperar cinco días. No sólo lo
encontrarás   fácil   después   de   apagar   el   último   cigarrillo,   sino   que   también
DISFRUTARÁS DEL PROCESO.

90


¿Echaré de menos los cigarril os?

29.¿Echaré de menos los cigarrillos?

¡No!   Una   vez   que   haya   muerto   el   «monstruito»   y   que   tu   cuerpo   haya

dejado de pedir sus dosis de nicotina, el lavado de cerebro desaparecerá y te
encontrarás   mejor   preparado,   no   sólo   física,   sino   también   mentalmente,
afrontando los problemas de la vida, y también disfrutando plenamente de los
momentos de alegría.

Sólo hay un peligro: la influencia de los que siguen fumando. La idea de

que «lo ajeno siempre es mejor» es frecuente en muchos aspectos de nuestra
vida, y es fácilmente comprensible. En el caso del fumar, donde las desventajas
son tan grandes comparado con las ventajas (incluso estas no son más que
ilusiones), ¿por qué los ex fumadores tienden a envidiar a los fumadores?

Después   de   todo   el   lavado   de   cerebro   que   empezó   durante   nuestra

infancia, es comprensible que caigamos en la trampa desde el principio. Cuando
nos damos cuenta de que estamos haciendo el primo, y aun cuando muchos
conseguimos quitarnos el hábito, ¿por qué volvemos a caer directamente en la
misma trampa? Por la influencia de los fumadores.

Suele ocurrir en las situaciones sociales, especialmente después de una

comida. El fumador enciende su pitillo y el ex fumador siente la necesidad de
hacer lo mismo.  Es una  anomalía muy curiosa,  sobre  todo si consideras los
resultados   del   siguiente   estudio   de   mercado;   además   de   que   todos   los   ex
fumadores  se sienten  satisfechos de haberlo dejado,  todos los fumadores,  a
pesar   de   que  en   sus  retorcidos,   drogodependientes   y  bien  lavados   cerebros
están convencidos de que les gusta, desearían no haberse enganchado nunca.
¿Por qué entonces ocurre a veces que el ex fumador envidia al fumador?

Hay dos motivos:

1. La idea de «un solo cigarrillo». Acuérdate, no existe tal cosa. Deja de

ver sólo  ese  momento   aislado  y míralo  desde  el punto de  vista del
fumador. Puede que tú le envidies a él, pero la realidad es que, en
secreto o abiertamente, él te está envidiando a ti. Empieza a observar
a los demás fumadores. Son ellos en realidad los que más te pueden
ayudar a no volver. Fíjate en la rapidez con que se quema el cigarrillo,
en lo poco que tarda el fumador en encender otro. Verás no sólo que el
fumador fuma sin darse cuenta de ello, sino también que hasta el acto
de encender parece automático. Recuerda que no disfruta, ocurre que
no   puede   disfrutar   de   nada   sin   fumar.   No   olvides   sobre   todo   que
cuando   se   vaya,   va   a   tener   que   seguir   fumando.   A   la   mañana
siguiente, cuando se despierte con el pecho como una pocilga, va a
tener que seguir asfixiándose. Tendrá que fumar la próxima vez que
suba   el   precio   del   tabaco,   la   próxima   vez   que   note   un   dolor   en   el

91


¿Echaré de menos los cigarril os?

pecho, el próximo Día Nacional Anti-tabaco, la próxima vez que vea sin
querer la advertencia impresa en el paquete, la próxima vez que se
hable   del   cáncer.   Sufrirá   la   próxima   vez   que   vaya   a   la   iglesia,   al
hospital, a la biblioteca, al dentista, al médico, al supermercado» y la
próxima vez que viaje en Metro. Viviendo entre no fumadores, tendrá
que   seguir   pagando   un   dineral   por   tener   el   privilegio   de   poder
destruirse física y mentalmente. Toda una vida de suciedad, de mal
aliento,   dientes   manchados;   toda   una   vida   de   esclavitud,   de
destrozarse, de sombras negras en el fondo de la mente. Todo eso,
¿para conseguir qué? Para intentar conseguir la ilusión de volver al
estado en el que se encontraba antes de engancharse.

2. El   segundo   motivo   por   el   que   algunos   ex   fumadores   sienten   la

necesidad   de  fumar  en  estas   ocasiones   es  porque   el  fumador  está
haciendo algo (fumando); y el no fumador no hace nada; por tanto,
tiende a sentirse privado de algo. Métetelo en la cabeza de una vez: no
es al no fumador a quien se le priva, sino el fumador quien se priva de:
SALUD
VITALIDAD
DINERO
CONFIANZA EN SÍ MISMO
PAZ MENTAL
VALOR
TRANQUILIDAD
LIBERTAD
RESPETO A SI MISMO

Quítate el hábito de envidiar a los fumadores, y empieza a verlos como lo

que realmente son: pobres seres patéticos. Yo fui uno de los peores. Por eso
estás leyendo este libro. Son precisamente los que no pueden enfrentarse al
problema, los que tienen que seguir engañándose, siendo los más patéticos de
todos.

No envidiarías a un heroinómano y no tienes por qué envidiar al pobre

adicto a la nicotina. La heroína mata a menos de dos mil personas al año en
España. La nicotina mata a más de sesenta mil personas al año en España y
alrededor de cinto millones en el mundo entero. Ya ha matado a más personas
en   este   planeta   que   en   todas   las   guerras   de   la   historia.   Igual   que   toda
drogadicción, la tuya no se mejorará. Cada año empeorará más y más. Si no
disfrutas de ser fumador hoy, menos lo disfrutarás mañana. No envidies a los
fumadores. Ten lástima de ellos. Créeme: NECESITAN TU COMPASIÓN.

92


¿Engordaré?

30.¿Engordaré?

Este   es   otro   mito   falso   relacionado   con   el   fumar,   propagado   por   los

fumadores que intentan dejar de fumar con el Método de la Fuerza de Voluntad,
que   utilizan   sustitutos   como   la   comida,   los  dulces,   los   caramelos,   etc.,   para
ayudar a aliviar la ansiedad.

La ansiedad por la retirada de la nicotina es muy parecida a la sensación

de hambre, y es fácil confundirla. Sin embargo, mientras es fácil remediar el
hambre con comida, la ansiedad por la nicotina nunca se puede satisfacer del
todo.

Como ocurre con todas las drogas, llega un momento en que el cuerpo se

ha acostumbrado tanto, que el cigarrillo ya no satisface plenamente la ansiedad
por   la   nicotina.   En   cuanto   apagamos   el   cigarrillo,   la   nicotina   rápidamente
empieza a salir del cuerpo, de manera que el adicto a la nicotina siente como un
hambre   permanente.   La   tendencia   natural   es   fumar   compulsivamente.   Sin
embargo, la mayoría de los fumadores no pueden hacer esto, por una de estas
dos razones:

1. Dinero: No pueden permitirse aumentar su consumo.
2. Salud: Para quitarnos el  mono tenemos que tomar un veneno. Esto

funciona como un freno automático, impidiendo que fumemos más de
lo que el cuerpo puede aguantar.

Entonces,   el   pobre   fumador   se   queda   con   una   especie   de   hambre

permanente   que   nunca   puede   satisfacer.   Eso   explica   por   qué   muchos
fumadores tienden a comer y a beber en exceso, o incluso prueban otras drogas
más   duras,   para   l enar   el   vacío   que   sienten.   (LA   MAYORÍA   DE   LOS
ALCOHÓLICOS  SON GRANDES  FUMADORES.  ME PREGUNTO   SI  PUEDE
QUE EN REALIDAD SEA UN PROBLEMA DE TABACO, NO DE ALCOHOL.)

Lo que suele hacer el fumador es tomar nicotina en lugar de alimentos. En

mis peores tiempos llegué a eliminar el desayuno y la comida. Fumaba sin parar
todo  el día. Deseaba llegar a casa por la tarde, para poder estar un rato sin
fumar.   Me  pasaba   todas  las   tardes   picando  cosas,   comiendo  esto  y  lo   otro.
Creía que era hambre, pero era el  mono. O sea, que durante el día tomaba
nicotina en lugar de alimentos, y por la tarde alimentos en lugar de nicotina.

En   aquellos   tiempos   pesaba   catorce   kilos   más   que   ahora,   y   no   podía

quitármelos.

En el momento en que el  «monstruito»  sale de tu cuerpo, se acaba esa

sensación   de   inseguridad.   Vuelve   la   confianza   en   ti   mismo,   junto   con   una
sensación maravillosa de respeto hacia ti mismo. Te encuentras capaz de dirigir
tú  mismo tu vida;  no  sólo  en tus hábitos  alimenticios,  sino  también   en  otras

93


¿Engordaré?

muchas cosas. Esto es una de las grandes ventajas de haberse liberado  del
hierbajo.

Como   ya   he   dicho,   el  mito  del   aumento   de   peso   se   debe   al   uso   de

sustitutos durante el período de retirada de la nicotina. Estos sustitutos no lo
hacen más fácil, sino más difícil. Veremos por qué en otro capítulo.

94


Evita los incentivos falsos

31.Evita los incentivos falsos

Muchos   fumadores,   al   dejar   de   fumar   por   el   Método   de   la   Fuerza   de

Voluntad, intentan hacerlo más fácil con incentivos falsos.

Hay muchos ejemplos. Uno típico: «Con lo que ahorre podemos irnos de

vacaciones toda la familia.» Esto parece ser una actitud lógica y sensata, pero
es totalmente falsa; porque la mayoría de los fumadores saben perfectamente
que preferirían mil veces fumar durante las 52 semanas del  año  y no irse de
vacaciones. Y siempre habrá una duda, porque no sólo tendrá que estar todo un
año sin fumar, sino que no sabe si podrá disfrutar de esas vacaciones sin su
tabaco. Lo único que se consigue es aumentar la sensación de sacrificio, y por
tanto, hacer que el tabaco tenga más valor todavía en la mente del fumador. Lo
que hay que hacer es mirar el otro lado del asunto: «¿En qué me beneficia el
tabaco? ¿Por qué necesito fumar?» Otro ejemplo es: «Me podré comprar un
coche mejor.»  Puede que sea  cierto,  y a lo mejor consigues dejar el tabaco
hasta que te compres el coche, pero una vez que el coche haya dejado de ser
una novedad, te sentirás privado y volverás a caer en la trampa.

Otra cosa muy corriente es el pacto entre miembros de la familia o entre

compañeros   de   trabajo.   La   ventaja   de   estos   pactos   es   que   efectivamente
eliminan la tentación durante parte del día. Pero no suelen funcionar por varios
motivos:

1. El incentivo es falso. El hecho de que otros dejen de fumar no quiere

decir que puedas dejarlo tú. Lo único que se consigue es aumentar la
presión social y la sensación de sacrificio. Funcionan bien solamente
cuando   todos   los   fumadores   involucrados   quieren   dejar   de   fumar
realmente en ese momento. No se puede obligar a la gente, y aunque
todos   los   fumadores,   en   el   fondo,   querrían   dejarlo,   si   no   están
preparados, el pacto sólo les produce más ganas de fumar. En algunos
casos les convierte en fumadores secretos, lo cual aumenta aún más
su dependencia.

2. La   teoría   de   la   manzana   podrida,   o   la   interdependencia   entre   los

miembros   del   pacto.   Con   el   Método   de   la   Fuerza   de   Voluntad   el
fumador   pasa   por   un   período   de   sufrimiento,   esperando   que
desaparezcan las ganas de fumar. Si se rinde, tiene la sensación de
haber fracasado. Con el Método de la Fuerza de Voluntad es inevitable
que antes o después uno de los miembros del pacto se rinda, dándoles
a los  demás  la  excusa  que han estado buscando. No es culpa suya,
ellos hubieran aguantado…; «pero Pepe les ha fallado». En muchos
casos   la   verdad   es   que   muchos   de   ellos   llevaban   tiempo   haciendo
trampa antes de que fallase Pepe.

95


Evita los incentivos falsos

3. Compartir la gloria es la teoría contraria a la de la manzana podrida. No

se   siente   tanta   vergüenza   cuando   falla   un   pacto,   porque   es   una
vergüenza compartida. Cuando dejas de fumar hay una sensación de
haber conseguido algo realmente importante, y la atención que recibes
de tus amigos y familiares puede ayudar mucho durante los primeros
días. Cuando hay muchas personas que lo hacen al mismo tiempo, es
gloria compartida y ayuda mucho menos.

Otro ejemplo más del incentivo falso es el soborno. Por ejemplo: el padre

que ofrece dinero a su hijo adolescente si deja de fumar, o las apuestas: «Si no
lo consigo, te pago diez mil pesetas.» En un programa de televisión hace poco vi
un ejemplo. Un policía que intentaba dejar de fumar metió en un paquete de
tabaco un billete de cinco mil. Se había prometido a sí mismo: podía volver a
fumar cuando quisiera, pero primero tenía que quemar el billete. Aguantó unos
días, pero al final el billete ardió.

No te engañes; si no son suficientes motivos los cinco millones de pesetas

que se gasta a lo largo de su vida el fumador medio, una posibilidad entre tres
de tener una enfermedad horrenda, el mal aliento, la tortura física y mental, la
esclavitud, el desprecio de la mitad de la población y el desprecio que sientes
por ti mismo, entonces, unos incentivos artificiales en el último momento no van
a cambiar nada. Sólo te lo harán más difícil. Mira siempre el otro lado del tira y
afloja.

¿Qué beneficio me proporciona? NINGUNO.
¿Por qué tengo que seguir fumando? NO TIENES QUE SEGUIR. SOLO

ESTÁS CASTIGÁNDOTE.

96


Es fácil dejarlo, si sabes cómo

32.Es fácil dejarlo, si sabes cómo

Este capítulo contiene las instrucciones para que puedas dejar de fumar

con facilidad. A condición de que sigas las instrucciones, verás cómo puede ser,
desde relativamente fácil, hasta todo un placer. Pero recuerda que los malos
cocineros son los que no leen bien las recetas.

Es absurdamente fácil dejar de fumar. Sólo tienes que hacer dos cosas:

1. Toma la decisión de que nunca más vas a fumar,
2. No te deprimas, alégrate.

Entonces preguntarás: ¿Si eso es todo, para qué está el resto del libro?

¿Por qué no podías haber dicho eso al principio? Simplemente, porque antes o
después  te   hubieras  deprimido   y, en  consecuencia,   hubieras   abandonado  tu
decisión. Lo más probable es que ya lo hayas hecho varias veces.

Ya hemos visto que el fumar es una trampa sutil y siniestra. El problema

principal al dejarlo no es la adicción en sí, sino el lavado de cerebro, y primero
hemos tenido que eliminar todos los conceptos falsos y las ideas ilusorias. Hay
que conocer al enemigo y saber cómo actúa: entonces será fácil vencerlo.

He estado la mayor parte de mi vida intentando dejar de fumar, pasando

semanas enteras de oscura depresión. Cuando al final lo dejé, pasé de cien
pitillos   diarios   a   CERO,   y   no   me   sucedió   nada.   Incluso   disfruté   durante   el
período   del  mono,  y nunca  he  vuelto  a  tener   ganas  de   fumar.   Es,  sin  duda
alguna, lo mejor que me ha ocurrido en toda mi vida.

No   entendía   por   qué   había   sido   tan   fácil,   y   tardé   mucho   tiempo   en

comprenderlo.   Sabía   con   toda   certeza   que   nunca   más   iba   a   fumar.   En   mis
intentos anteriores, por muy decidido que me creyera, estaba «intentando» dejar
de   fumar,   esperando   que   si  podía   sobrevivir   por   un   período   suficientemente
largo,   entonces   el   deseo   desaparecería.   Por   supuesto,   no   se   acabaron   las
ganas   de   fumar   porque   estaba   esperando   a   que   ocurriera,   y   me   deprimía.
Cuanto   más   lo   añoraba,   más   necesitaba   fumar,   y  era   un   círculo   vicioso.   Mi
último   intento   era   diferente.   Como   todos   los   fumadores   hoy   en   día,   había
considerado   mucho   el   asunto.   Hasta   entonces,   cada   vez   que   fracasaba   me
consolaba pensando que la próxima vez sería más fácil. Nunca se me ocurrió
pensar que tendría que seguir fumando para  el  resto de mi vida. Este último
pensamiento me horrorizó tanto, que empecé a reflexionarlo profundamente.

En lugar de encender cada cigarrillo de una manera automática, empecé a

analizar lo que sentía mientras fumaba. Esto confirmó lo que ya sabía: no me
gustaban los cigarrillos, y además eran sucios y repulsivos.

Empecé   a   observar   a   los   no   fumadores.   Hasta  entonces  los   había

considerado   personas   con   poca   personalidad,   antipáticas,   excesivamente

97


Es fácil dejarlo, si sabes cómo

cuidadosas.   Pero   cuando   se   les   examinaba   de   cerca,   resultaron   ser   más
fuertes,   más   relajadas.   Parecían   tener   más   capacidad   para   afrontar   los
problemas y las tensiones de la vida, y disfrutar más que los fumadores en los
acontecimientos sociales. Desde luego tenían más vitalidad, más chispa.

Empecé a hablar con los ex fumadores. Hasta entonces habían sido para

mí personas que habían dejado de fumar por razones económicas o de salud, y
que   en   secreto   siempre   se   consumían   por   un   cigarrillo.   Unos   cuantos,
efectivamente, decían: «Sí, de vez en cuando te apetece uno, pero el momento
pasa   rápidamente,   y   no   es   para   preocuparse.»   Pero   la   mayoría   decía:
«¿Echarlo de menos? En absoluto. En mi vida me he encontrado mejor.»

Hablar con los ex fumadores también me quitó otro concepto falso. Creía

tener   en   mí   alguna   debilidad   especial,   pero   de   repente   vi   que   todos   los
fumadores tienen la misma pesadilla. En resumidas cuentas, me dije: «Ahora
hay millones de personas que dejan de fumar, y viven felices. Yo no necesitaba
el   tabaco   antes   de   empezar   a   fumar,   y   recuerdo   todavía   lo   que   me   costó
acostumbrarme a este hábito tan repulsivo, entonces, ¿por qué tengo que seguir
fumando?» De todas formas no sacaba ningún placer  de  ello, odiaba todo su
sucio ritual y no quería ser esclavo de ese hierbajo durante el resto de mis días.

Entonces  me   dije:   «Allen,  TE   GUSTE   O  NO,   ACABAS   DE  FUMAR   TU

ÚLTIMO CIGARRILLO.»

Desde ese momento sabía que no volvería nunca a fumar. No esperaba

que fuese fácil, sino todo lo contrario. Estaba convencido de que me esperaban
meses de profunda depresión, y de que durante toda mi vida sentiría las ganas
de fumar de vez en cuando. Pero nada de eso: desde el primer momento, ha
sido maravilloso.

Tardé mucho en comprender por qué había sido tan fácil y por qué en esta

ocasión no había padecido tanto el temible mono. La realidad es que el mono no
es de temer. Son las dudas y la incertidumbre las que causan el sufrimiento. La
tremenda verdad es que ES FÁCIL DEJAR DE FUMAR. Sólo es la indecisión y
el añorar una ilusión lo que lo hacen difícil. Aun estando enganchados con la
nicotina,   los   fumadores   pueden   estar   horas   y   horas  sin  fumar   en   ciertas
situaciones, y no les pasa nada. Solamente sufres cuando quieres fumar y no te
dejan.

Entonces,   la   clave   está   en   tomar   una   decisión   definitiva   y   final,   sin

apelación. No hay que  esperar haberlo quitado, sino  saber que eres libre. No
dudes nunca de tu decisión, ni la cuestiones, sino al contrario: alégrate siempre
de haberla tomado.

Si   tu   decisión   es   definitiva,   será   fácil   desde   el   principio.   ¿Pero   cómo

puedes tomar esta decisión definitiva si no sabes si va a ser fácil o no? Por esto
es   importante   leer   el   resto   del   libro:   Hay   ciertos   puntos   fundamentales   y  es

98


Es fácil dejarlo, si sabes cómo

necesario fijarlos claramente en tu mente antes de dejarlo.

1. Date cuenta de que tú, sí lo puedes lograr. No eres diferente de los

demás, y la única persona que te puede obligar a fumar otro cigarrillo
eres tú.

2. No hay nada  en absoluto que sacrificar. Al contrario, vas a obtener

unos beneficios enormes. No sólo quiero decir que tendrás más dinero
y mejor salud, sino que disfrutarás más de los buenos momentos y
sufrirás menos en los malos,

3. Grábate   que   no   existe   eso   de   «un   solo   cigarrillo».   Fumar   es

drogadicción, y una reacción en cadena. Si añoras un cigarrillo de vez
en cuando, sólo te estarás castigando para nada.

4. Mira todo lo relacionado con el fumar no como un hábito social que

puede o no dañarte, sino como lo que es: drogadicción. Enfréntate al
hecho,   lo   quieras   o   no,   TIENES   ESA   ENFERMEDAD.   No
desaparecerá porque escondas la cabeza. Acuérdate, cómo todas las
enfermedades   que   incapacitan,   no   sólo   dura   toda   la   vida,   sino   que
empeora día a día. El mejor momento para atajarla es ahora mismo.

5. Distingue   entre   la   enfermedad   (es   decir,   la   adicción   química),   y   el

estado   mental   de   ser   fumador   o   no   fumador.   Si   tuvieran   esa
oportunidad, todos los fumadores la aprovecharían en seguida, para
poder volver a la época de antes de que se engancharan. Tú tienes
esa   oportunidad  hoy.   Ni   siquiera   lo   consideres   como   «renunciar   a
fumar».   Una   vez   que   has   tomado   la   decisión   definitiva,   y   que   has
fumado tu último cigarrillo, ya serás no fumador. Un fumador es una
persona   que   va   por   la   vida   destruyéndose   con   el   tabaco.   Un   no
fumador es una persona que no hace eso. Una vez hayas tomado esa
decisión   definitiva,   ya   has   logrado   tu   meta.   Alégrate.   No   te   quedes
añorando   melancólicamente   un   cigarrillo,   esperando   a   que
desaparezca   la   adicción   química.   Sal   y   disfruta   de   la   vida
inmediatamente. La vida es maravillosa, incluso mientras eres adicto a
la nicotina, y será cada día mejor cuando no lo seas.

Lo fundamental para que te resulte fácil dejar de fumar es convencerte a ti

mismo sin la menor duda de que serás capaz de abstenerte totalmente durante
el período de retirada de la nicotina (máximo tres semanas); y si tienes la actitud
mental correcta, lo encontrarás absurdamente fácil.

En este momento, si has leído con la mente abierta, como te aconsejé al

principio, ya habrás decidido dejar de fumar. Deberías sentir ahora una especie
de excitación, como un perro que tira de la cadena. Estarás deseando eliminar
el veneno de tu cuerpo.

Si todavía sientes miedo, y lo ves todo negro, es por uno de estos tres

99


Es fácil dejarlo, si sabes cómo

factores:

1. Hay algo que todavía no ha cuajado en tu mente. Léete otra vez los

cinco puntos anteriores y pregúntate si los aceptas como verdades. Si
tienes alguna duda, vuelve a leer el capítulo correspondiente.

2. Lo   que   temes   es   el   fracaso.   No   te   preocupes,   sigue   leyendo.   Lo

conseguirás. Todo lo relacionado con el fumar es un timo de enormes
dimensiones. Hasta las personas más inteligentes pueden ser víctimas
de un timo, pero sólo un imbécil que ha descubierto el truco, seguirá
engañándose a sí mismo.

3. Estás de acuerdo en todo, pero sigues deprimido. ¡No te deprimas, no

tiene sentido! Abre bien  los ojos; te está ocurriendo  algo  fantástico,
estás a punto de salir de la cárcel.

Es imprescindible empezar con la actitud mental correcta. Hay que pensar:

¿No es maravilloso? ¡Soy un no fumador!

Lo único que tenemos que hacer ahora es mantener esa actitud mental

durante el período transicional. En los próximos capítulos trataremos algunos
puntos específicos para mantener tu estado de ánimo durante ese período. Al
final   del   período   transicional   pensarás   así   de   modo   automático.   Y   el   único
misterio en tu vida será: «Es  tan  obvio, ¿por qué no podía verlo antes?» Sin
embargo, dos advertencias importantes:

1. No apagues tu último cigarrillo hasta que hayas terminado el libro.
2. Ya he dicho varias veces que el período de retirada de la droga es de

unas tres semanas. Esto puede causar algún que otro malentendido.
En primer lugar, puedes pensar a nivel subconsciente que vas a tener
que sufrir durante tres semanas. No es así. En segundo lugar, evita la
trampa de decirte: «Sólo tengo que abstenerme de fumar durante tres
semanas,   y   seré   libre.»   No   va   a   ocurrir   nada   al   cabo   de   las   tres
semanas. No vas a tener la sensación repentina de ser no fumador.
Los  no  fumadores  no  se  sienten   diferentes  de  los  fumadores.  Si te
dejas  deprimir  durante  esas  tres  semanas,   lo  más   probable   es  que
sigas deprimiéndote después. Lo que quiero decir es que si te dices
desde   un   principio:   «Qué   bien,   ya   no   voy   a   fumar   nunca   más»,
después de las tres semanas, toda tentación desaparecerá.. Mientras
que si te dices: «Si logro sobrevivir tres semanas sin fumar», darás tu
vida por un cigarrillo al cumplir las tres semanas. (El juego de palabras
no es intencionado.)

100


El período de la retirada de la nicotina

33.El período de la retirada de la nicotina

Durante   las   tres   semanas   siguientes   al   momento   de   apagar   tu   último

cigarrillo, puede que tengas una ansiedad por la retirada de la nicotina. Esta
ansiedad se debe a dos factores completamente distintos:

1. La ansiedad física por la retirada de la nicotina, esa sensación de vacío

y   de   inseguridad   parecida   al   hambre,   la   que   muchos   fumadores
identifican como el  mono, esa sensación de no saber qué hacer con
las manos.

2. Los   dispositivos   psicológicos   que   disparan   una   ansiedad   en

determinados momentos; por ejemplo, cuando suena el teléfono.

Si muchos fumadores encuentran grandes dificultades al dejar de fumar,

se debe a la incapacidad de comprender y de distinguir entre estos dos factores
mientras emplean el Método de la Fuerza de Voluntad; es también eso lo que
hace que muchos que consiguieron dejarlo, vuelvan a caer otra vez en la misma
trampa.

Aunque el mono de la nicotina no produce ningún dolor físico, no hay que

subestimar su poder. Hablamos de «dolores del hambre», pero, si estamos todo
un día sin comer nada, puede que el estómago empiece a hacer ruido, pero no
hay   ningún   dolor.   Aun   así,   el   hambre   es   una   fuerza   tremenda,   y   podemos
volvernos muy irritables si se nos priva de la comida. Esto es parecido a lo que
ocurre cuando se nos priva, de la nicotina. La diferencia está en que el cuerpo
necesita comer para sobrevivir, pero no necesita el veneno. Teniendo la actitud
mental correcta, las molestias de la retirada se vencen con bastante facilidad y
desaparecen rápidamente.

Si los fumadores que emplean el Método de la Fuerza de Voluntad logran

abstenerse   de   fumar   durante   unos   días,   la   ansiedad   física   por   la   nicotina
desaparece. Es el segundo factor el que causa dificultades. El fumador se ha
creado el hábito de aliviar el  mono en ciertos momentos u ocasiones, creando
con ello una asociación de ideas; «No puedo tomarme una copa a gusto sin un
cigarrillo.» Quizás sea más fácil comprender el efecto a través de un ejemplo:

Tienes un coche durante varios años, y la palanquita de los intermitentes

está   a   la   izquierda   del   volante.   Te   compras   un   coche   nuevo,   que   tiene   la
palanquita a la derecha, Dios sabe por qué. Sabes que está a la derecha, pero
durante un par de semanas pones en marcha el limpiaparabrisas cada vez que
haces un giro.

Dejar   de   fumar   es   parecido.   Durante   los   primeros   días   funciona   el

dispositivo   psicológico   en   ciertos   momentos.   Pensarás:   «Me   apetece   un
cigarrillo.» Hay que combatir el lavado de cerebro desde el primer momento,
para   que   el   dispositivo   automático   deje   de   funcionar.   Con   el   Método   de   La

101


El período de la retirada de la nicotina

Fuerza de Voluntad, ya que el fumador cree que está haciendo un sacrificio,
añora   melancólicamente   el   fumar,   y  espera   que   desaparezcan   estas   ganas.
Lejos   de   eliminar   estos   dispositivos   psicológicos,   hace   que   aumenten   su
número.

Por ejemplo, una comida, sobre todo si estás con un grupo de amigos en

un restaurante. El no fumador ya se siente deprimido porque se le ha quitado el
tabaco. Sus amigos encienden sus cigarrillos, y se siente más privado todavía.
Ahora ya no disfruta ni de la comida, ni de lo que suele ser una ocasión social
agradable.  Debido  a la asociación de ideas entre el cigarrillo, la comida y la
compañía, recibe un triple golpe, y el lavado de cerebro aumenta. Si es una
persona decidida y logra aguantarse, termina aceptando su suerte y se dedica a
vivir. Pero parte del lavado de cerebro ha quedado, y lo más triste de todo es el
caso del fumador  que dejando de fumar durante varios años por motivos de
salud o de dinero, todavía añore un cigarrillo en ciertas ocasiones. En realidad,
está añorando una ilusión que sólo existe en su mente, y se está torturando
para nada.

Incluso con mi propio método, es la razón más común para el fracaso. El

ex fumador tiende a ver en el cigarrillo una especie de placebo. Piensa:

«Ya sé que el tabaco no hace nada por mí, pero si yo creo que hace algo,

a veces me ayudará.»

Un   placebo,   aunque   no   proporciona   ninguna   ayuda   real,   puede   ser

psicológicamente   efectivo   para   aliviar   unos   síntomas   genuinos,   y   por   tanto
puede ser beneficioso. Pero el tabaco no es un placebo; crea los síntomas que
luego alivia, y con el tiempo deja, al menos en parte, de aliviarlos por completo.
Es un placebo que causa enfermedad, y a parte de esto, es la primera causa de
muerte en la sociedad occidental.

Tal vez te resulte más fácil comprender el efecto, si lo relacionamos con

los   no   fumadores   o   con   un   fumador   que   lo   dejó   hace   unos   cuantos   años.
Tomemos como ejemplo el caso de una mujer que acaba de perder a su marido.
En tales  ocasiones,   es  frecuente  que  el fumador,  con la  mejor  intención  del
mundo, diga:

«Toma un cigarrillo, te ayudará a tranquilizarte.»
Si   la   mujer   acepta   el   cigarrillo,   no   tendrá   ningún   efecto   tranquilizador

porque ella no tiene ninguna adicción a la nicotina, y no tiene ninguna ansiedad
que haga falta aliviar. Lo mejor que puede hacer es proporcionarle un estímulo
psicológico momentáneo. Sin embargo, cuando apaga ese cigarrillo la tragedia
original sigue presente. En realidad está peor porque ahora está sufriendo la
ansiedad  por la  retirada  de  la  nicotina   también.  Ahora tiene  que  elegir  entre
aguantar la ansiedad, o aliviarla fumando otro cigarrillo, poniendo  en marcha
toda la cadena de miseria. Lo único que habrá hecho el cigarrillo es darle un

102


El período de la retirada de la nicotina

estímulo psicológico momentáneo. Se podía haber conseguido el mismo efecto
con unas palabras de consuelo o con una bebida. Muchos no fumadores y ex
fumadores se enganchan con el hierbajo en tales ocasiones.

Es   imprescindible   contrarrestar   el   lavado   de   cerebro   desde   el   primer

momento. Tienes que meterte en la cabeza que no necesitas los cigarrillos, y
que no haces más que torturarte si sigues creyendo que te proporcionan algún
tipo   de   ayuda   psicológica.   No   hace   falta   que   te   deprimas.   Los   cigarrillos   no
mejoran las comidas ni los acontecimientos sociales, los estropean. Recuerda
también   que   los   fumadores   que   fuman   en   una   comida   no   lo   hacen   porque
disfruten   del   cigarrillo,   sino   porque  tienen   que   hacerlo,  ¡Son  drogadictos!   No
pueden disfrutar de la comida, ni de la vida sin el tabaco.

Deja de pensar que disfrutas fumando. Muchos fumadores piensan:  «Si

hubiera un cigarrillo “limpio”.» Los hay —los de hierbas—, y cualquier fumador
que los haya probado sabe que no sirven para nada. La única razón por la cual
fumamos es para conseguir nuestras dosis de nicotina. Una vez que la ansiedad
por   la   nicotina   ha   desaparecido,   sientes   la   misma   necesidad   de   meterte   un
cigarrillo en la boca que ahora de metértelo en la oreja.

Que la ansiedad que sientes se deba a la retirada de la nicotina en sí (esa

sensación de vacío) o al mecanismo disparador, acéptala. No hay ningún dolor
físico,   y   con   la   actitud   mental   correcta,   no   tendrás   ningún   problema.   No   te
preocupes por la retirada de la nicotina. La sensación en sí no es tan mala; es
sólo   cuando   asocias   esa   sensación   con   el   pensamiento   «me   apetece   un
cigarrillo, pero no puedo», sintiéndote privado, cuando vuelve el problema.

En lugar de deprimirte, piensa: «Sé lo que es, es mi cuerpo ansiando la

nicotina.» Lo padecen los fumadores durante toda su vida, y es lo que les hace
seguir fumando. Los no fumadores no padecen esa ansiedad. Es uno de los
muchos   males   de   esta   droga   asquerosa.   Piensa:   «¡No   es   maravilloso   estar
eliminando ese veneno de mi cuerpo!»

En   otras   palabras:   durante   las   próximas   tres   semanas   sentirás   unas

molestias mínimas, provocadas por el proceso de desintoxicación de la nicotina;
pero durante ese tiempo, y durante el resto de tu vida, ocurrirá algo maravilloso:
estarás deshaciéndote de una terrible enfermedad. Piensa en estos beneficios.
Así   vencerás   estas   molestias,   e   incluso   podrás   llegar   a   disfrutar   de   esa
sensación, convirtiéndola en momentos de placer.

Considera   todo   el   proceso   como   un   juego   apasionante.   Imagina   el

«monstruo»   de   la   nicotina   como   si   fuera   una   tenia   que   tienes   dentro   de   tu
cuerpo.   Tienes   que   privarle   de   su   comida   durante   tres   semanas   para   que
muera, y él va a usar mil trucos para que enciendas un cigarrillo y asegurarse su
supervivencia.

A veces intentará deprimirte, te pillará con tus defensas debilitadas. Puede

103


El período de la retirada de la nicotina

que alguien te ofrezca un cigarrillo, y tal vez olvides que has dejado de fumar.
Cuando   te   acuerdes   habrá   un   momento   en   que   sientas   que   te   falta   algo.
Prepárate   de   antemano   para   estas   trampas.   Sea   cual   sea   la   tentación,   ten
siempre presente que no es más que el «monstruito» haciendo de las suyas, y
que cada vez que te resistas le darás otro golpe mortal.

Hagas lo que hagas, no intentes dejar de pensar en el tabaco. Eso es lo

que hace que se depriman tanto  los fumadores que utilizan el Método de  la
Fuerza de Voluntad. Intentan aguantar cada día, con la esperanza de olvidarlo al
final.

Es un poco  como el insomnio.  Cuanto  más te preocupes  por ello,  más

difícil te resulta dormir.

De todas formas, no vas a poder olvidarlo. Durante los primeros días el

«monstruito» no dejará de recordártelo,  y  no lo  podrás  evitar. Mientras  haya
fumadores   a  tu  alrededor   te   lo  recordarán  constantemente,   lo   mismo   que   la
propaganda masiva de las multinacionales tabacaleras.

No es necesario intentar olvidarlo. No te va a ocurrir nada malo, sino todo

lo contrario: ¡está ocurriendo algo maravilloso! Aunque pienses en el tabaco mil
veces al día, SABOREA CADA MOMENTO, COMENTA CONTIGO MISMO LO
MARAVILLOSO   QUE   ES   SER   LIBRE,   ACUÉRDATE   DE   LA   ALEGRÍA
TREMENDA DE NO TENER QUE ASFIXIARTE TODO EL DÍA NUNCA MÁS.

Como ya he dicho, las ansias que sentirás llegarán a ser momentos de

placer, y te asombrarás cuando veas lo fácil que es olvidarlo después.

Sea como sea, NUNCA DUDES DE TU DECISION. Si comienzas a dudar,

empezarás a añorar la ilusión, yendo a peor. En vez de esto, utiliza ese mismo
momento como oportunidad para reforzar tu decisión. Si tienes un momento de
depresión, recuerda que eso te lo ocasionó el tabaco. Si un amigo te ofrece un
cigarrillo,   dile   con   orgullo:   «Afortunadamente   ya   no   lo   necesito.»   Quizás   se
sienta   mal,   pero   si   el   ve   que   es   cierto   que   ya   no   los   necesitas,   pensará
seriamente en dejarlo él también. Le habrás hecho un favor.

Recuerda que tenías una serie de razones muy poderosas para dejar de

fumar al principio. Recuerda los cientos de miles de pesetas que te costará el
primer cigarrillo que fumes, y pregúntate si quieres volver a correr el riesgo de
contraer   una   de   esas   terroríficas   enfermedades.   Sobre   todo   recuerda,   la
sensación pasará rápidamente y es un paso más hacia tu meta final.

Algunos fumadores temen pasar el resto de la vida en una lucha contra los

dispositivos psicológicos. En otras palabras, piensan que siempre tendrán que
utilizar trucos psicológicos para autoconvencerse de que no quieren fumar. No
es así. Acuérdate de que el optimista ve la botella medio llena, mientras que el
pesimista la ve medio vacía. En el caso del fumar, la realidad es que la botella
está completamente vacía, pero el fumador la ve llena. A quien se le ha lavado

104


El período de la retirada de la nicotina

el cerebro es al fumador. Si empiezas a convencerte de que no te hace falta
fumar, en poco tiempo podrás dejar de repetírtelo. Porque la auténtica verdad es
esa: no te hace falta fumar. El tabaco no hace nada por ti. Lo último que tienes
que   hacer   en   esta   vida   es   fumar.   Procura   QUE   NO   SEA   LO   ÚLTIMO   QUE
HAGAS.

105


Sólo una calada

34.Sólo una calada

Aquí  es  donde  fracasan   muchos   fumadores   que  intentan   dejarlo  con  el

Método de la Fuerza de Voluntad. Aguantan tres o cuatro días, y luego fuman
un cigarrillo ocasional o se toman unas cuantas caladas para «ayudarse». No se
dan cuenta del efecto devastador que esto tiene en su moral.

Para la mayoría de los fumadores esa primera calada no sabe bien, y eso

les alegra. Piensan: «Qué bien, no me ha gustado, ya estoy perdiendo las ganas
de fumar.»

Lo   que   ocurre   es   todo   lo   contrario.   Grábatelo   en   tu   mente:   NUNCA

DISFRUTABAS DE LOS CIGARRILLOS. El disfrute no fue la razón por la que
fumabas.   Si   los   fumadores   fumasen   por   gusto,   nadie  fumaría  un   segundo
cigarrillo después del primero.

La única razón por la que fumabas era para alimentar ese «monstruito».

Piensa que lo has dejado sin comida; imagínate lo que le habrá gustado esa
caladita que te has dado. Conscientemente no te das cuenta de ello, pero en el
subconsciente  se  registrará la dosis que acaba  de  entrar en el cuerpo, y se
derrumbarán todas tus prevenciones anteriores.  Ya habrá  una  vocecita  en la
oscuridad de tu mente, diciendo: «A pesar de todos los argumentos lógicos, no
hay nada como un pitillo. Quiero otro.» Esa caladita tiene dos efectos nefastos:

1. Mantiene vivo el «monstruito» en tu cuerpo.
2. Lo que es peor, alimenta al «gran monstruo» que tienes en la mente.

La primera caladita te llevará con facilidad a la segunda.

RECUERDA: CON UN «SOLO CIGARRILLO» ES COMO SE ENGANCHA

LA GENTE AL PRINCIPIO.

106


¿Será más difícil para mí que para otros?

35.¿Será más difícil para mí que para otros?

Hay   un   número   infinito   de   factores   combinados   que   afectan   a   cada

individuo y que influyen en el grado de dificultad que encuentra cada uno. Todos
tenemos nuestro propio carácter, nuestro tipo de trabajo, nuestra situación en la
vida, nuestro momento ideal, etc.

En algunas profesiones es más difícil que en otras, pero a condición de

que se elimine el lavado de cerebro, no tiene por qué ser así. Nos ayudará si
consideramos algunos ejemplos.

Dejar   de   fumar   tiende   a   ser   especialmente   difícil   para   los   médicos.

Pensamos que les debería resultar más fácil, ya que son más conscientes de los
riesgos para la salud, y todos los días tienen la evidencia delante de sus ojos.
Tienen, por tanto, más motivos que nadie para dejar de fumar, pero eso no se lo
hace más fácil, por varias razones:

1. El  mero   hecho   de   ver  constantemente   los  efectos   del  tabaco  en   la

salud produce miedo. Uno de los momentos en los que fumamos es
cuando sentimos miedo.

2. El   trabajo   de   un   médico   es   de   los   que   más   estrés   producen,   y

normalmente   le   está   prohibido   aliviar   el   estrés   adicional   del  mono
mientras trabaja.

3. A todo esto se le añade otro estrés: la sensación de culpabilidad. El

médico se da cuenta de que él debería ser un ejemplo para el resto de
la población. Esto aumenta la tensión en su mente, y le hace sentir aún
más la privación del tabaco.

Durante sus merecidos descansos, al desaparecer momentáneamente el

estrés  del  trabajo,   el  cigarrillo  cobra  un   valor   enorme,   cuando   por  fin  puede
aliviar el  mono. Es otro tipo de fumador ocasional, como todos los que están
obligados a no fumar durante varias horas. El fumador que utiliza el Método de
la Fuerza de Voluntad se deprime porque cree perderse algo. No disfruta del
descanso ni de su café. Por tanto, la sensación de privación que tiene aumenta,
y por la asociación de ideas cree que la ocasión sólo es agradable si fuma. Sin
embargo, si logra quitarse el lavado de cerebro y deja de deprimirse por no tener
un cigarrillo, el descanso y el  café  pueden seguir resultando agradables, aun
mientras dura la adicción física a la nicotina.

Otra   situación   difícil   se   presenta   cuando   el   trabajo   es   aburrido,

especialmente si se combina con algún tipo de estrés. Los ejemplos típicos son
los camioneros y las amas de casa, sobre todo si estas tienen niños pequeños.
El   trabajo   supone   bastante   estrés,   pero   al   mismo   tiempo   es   en   gran   parte
monótono.   Cuando   intenta   dejar   de   fumar   por   el   Método   de   la   Fuerza   de
Voluntad, el ama de casa tiene largas horas vacías para sentirse privada por lo

107


¿Será más difícil para mí que para otros?

que ha «sacrificado». Por tanto, se siente más deprimida.

Aquí también se puede reducir mucho la dificultad con la actitud mental

correcta.   No   te  preocupes   si  estás   constantemente   acordándote   de   que   has
dejado   de   fumar.   Utiliza   estos   momentos   para   alegrarte   destruyendo   al
«monstruito»   malvado.   Si   tienes   una   actitud   mental   correcta,   se   pueden
convertir en momentos de placer.

Acuérdate:   cualquier   fumador,   no   importa   su   edad,   sexo,   nivel   de

inteligencia   o   profesión,   puede   encontrar   fácil   y   agradable   dejar   de   fumar   a
condición de que SIGA TODAS LAS INSTRUCCIONES.

108


Las razones principales del fracaso

36.Las razones principales del fracaso

Hay dos razones que destacan: la primera es la influencia de los demás

fumadores.   En   cualquier   momento   de   debilidad   tuya,   o   durante   una   fiesta
cualquiera, alguien encenderá un cigarrillo. Ya he hablado de este peligro con
bastante detalle. Aprovecha ese momento para repetirte que no existe eso de
«un solo cigarrillo». Alegrate de romper la cadena. Recuerda que el fumador te
envidia a ti; siente compasión por él. Él necesita tu compasión, créeme.

La  segunda  razón  principal  es  tener   un   mal  día.   Date   cuenta  con   toda

claridad   antes   de   dejarlo   que   siempre   hay   días   malos   y  días   buenos,   seas
fumador o no. Todo es relativo en esta vida, y no se pueden tener momentos
buenos sin tener los malos de vez en cuando.

El problema para dejarlo con el Método de la Fuerza de Voluntad es que

en cuanto el ex fumador tenga un mal día, empezará a añorar sus cigarrillos. Y
el   día   que   empezó   mal,   acaba   todavía   peor.   El   no   fumador   está   mejor
preparado,  tanto física como mentalmente, para afrontar  los problemas y las
tensiones de la vida.

Si   tienes   un   mal   día   durante   el   período   de   la   retirada   de   la   nicotina,

aguanta el golpe. Recuerda que también había días malos cuando fumabas (si
no   fuera   así,   no   habrías  decidido   dejar   de   fumar),   y  en   lugar   de   deprimirte,
piensa algo así: «Bueno, hoy no es mi día, pero si me fumo un cigarrillo, no va a
mejorar. Mañana ya será mejor, y al menos tengo todavía la gran satisfacción de
haberme liberado del tabaco.»

Cuando   eres   fumador   se   cierra   la   mente   ante   los   aspectos   malos   del

fumar.   Los   fumadores   nunca   padecen   la   tos   de   fumador,   sino   que   están
permanentemente resfriados. Cuando tu coche se avería en medio de la nada,
enciendes un cigarrillo, pero ¿estás feliz y de buen humor ahora? Por supuesto
que no. Una vez dejas de fumar, la tendencia será echar la culpa de todo lo que
te va mal en tu vida al hecho de haberlo dejado. Ahora cuando se averíe tu
coche, piensa: «En momentos como estos hubiera encendido un cigarrillo.» Es
la   verdad,   pero   has   olvidado   que   el   cigarrillo   no   resolvía   el   problema,   y
simplemente te estás castigando al añorar una ayuda ilusoria. Estás creando
una   situación   imposible.   Te   sientes   desgraciado   porque   no   puedes   fumar   el
cigarrillo y te sentirás aún más desgraciado si lo fumas. Sabes que has tomado
la decisión correcta al dejar de fumar, no te castigues a ti mismo y no pongas
nunca en duda tu decisión.

RECUERDA:   PASE   LO   QUE   PASE,   HAY   QUE   TENER   SIEMPRE   UNA

ACTITUD MENTAL POSITIVA.

109


Los sustitutos

37.Los sustitutos

Los sustitutos incluyen el chicle, los caramelos, las pastillas de menta, los

cigarrillos de hierbas y toda clase de  píldoras. NO UTILICES NINGUNO. Te lo
harán más difícil, en lugar de más fácil. Si sientes ganas de fumar y usas un
sustituto,   prolongarás   la   ansiedad   y   será   más   difícil   resistir.   Lo   que   estás
diciendo en realidad es: «Tengo que fumar o encontrar otra cosa para llenar el
vacío.» Sería como si te dejaras influir por las pataletas de un niño. Tendrás
más  ganas   todavía  de   fumar,   y  la   tortura   durará  más.   De  todas   formas,  los
sustitutos   no   aliviarán   las   ganas.   La   ansiedad   es   por   la   nicotina,   no   por   la
comida. Lo único que conseguirás con los sustitutos será obsesionarte más con
el tabaco. Recuerda:

1. No existe sustituto de la nicotina.
2. No necesitas la nicotina. No es un alimento, es un veneno. Cuando

notes la ansiedad recuerda que sólo la padecen los fumadores; los no
fumadores no la sufren. Considera la ansiedad como otro mal de la
droga, cuyo significado ahora es la muerte del «monstruito».

3. Recuerda que los cigarrillos crean el vacío, no lo llenan. Cuanto antes

le enseñes a tu cerebro que no necesitas fumar ni hacer otra cosa en
su lugar, antes serás libre.

En  especial,   evita   los  chicles   de   nicotina   o   cualquier   otro  producto  que

contenga   nicotina.   La   teoría   es   que   dejas   de   fumar,   y,   mientras   rompes   el
hábito, mantienes nicotina en el cuerpo, por tanto, no padeces una ansiedad
terrible por la retirada de la nicotina. En la práctica, te lo hace todo más difícil por
la siguiente razón: fumamos para aliviar el  mono que la nicotina crea. Pero el
mono de la nicotina es tan benigno que en realidad no es necesario aliviarlo
cuando dejas de fumar definitivamente. Dura poco, no duele, y cuando termina,
ya se  acabó   para  siempre   el  maldito  hábito.   El  problema   fundamental   en  el
fumar, como ya he dicho muchas veces, es el lavado de cerebro. Los chicles de
nicotina sólo prolongan la adicción química, lo cual a su vez prolonga la adicción
psicológica.

Hay muchos ex fumadores que ahora son adictos a los chicles de nicotina.

También hay muchos adictos a estos chicles que siguen fumando.

No te engañes pensando que el chicle sabe fatal. Recuerda que tu primer

cigarrillo también supo fatal.

Todos los sustitutos tienen el mismo efecto que el chicle de nicotina. Hablo

de:   «No   puedo   fumar   un   cigarrillo,   por   tanto   me   tomo   o   bien   chicle   normal,
caramelos,   o   caramelos   de   menta   para   llenar   el   vacío.»   Aunque   es   difícil
distinguir entre esta sensación de vacío por el deseo de un cigarrillo y el hambre
por la comida, uno no satisface el otro. En realidad, el atiborrarte de chicles o

110


Los sustitutos

caramelos de menta, te hará desear un cigarrillo incluso más.

Pero   el   mal   principal   de   los   sustitutos   es   que   prolongan   el   verdadero

problema: el lavado de cerebro. ¿Necesitaste un sustituto después de tener la
gripe? Por supuesto que no. Al decir: «Necesito un sustituto para dejar fumar»,
lo que estás diciendo en realidad es «me estoy privando». La depresión que se
asocia al Método de la Fuerza de Voluntad está causada por el hecho de que el
fumador cree que se está privando de algo. Lo único que haces es sustituir un
problema por otro. No hay placer en atiborrarte de golosinas. Sólo engordarías y
te sentirías desgraciado y dentro de nada estarías enganchado al hierbajo otra
vez.

Acuérdate,   no   necesitas   ningún   sustituto.   Estas   punzadas   vienen   de   la

ansiedad por un veneno y pronto desaparecerán. Deja que esto sea  tu  ayuda
durante   los   próximos  días.   Disfruta   eliminando   el   veneno   de   tu   cuerpo,   y  la
esclavitud y dependencia de tu mente.

Si al tener mejor apetito,  comes algo más en las comidas principales y

ganas   unos   gramos   durante   los   próximos   días,   no   te   preocupes.   Cuando
experimentas el instante de la «revelación» que describiré más tarde, tendrás
más confianza en  ti  mismo y encontrarás que cualquier problema se resuelve
con   una   actitud   positiva.   Podrás   decidir   incluso   cómo   te   alimentas.   Pero   no
deberías comer entre comidas. Si lo haces, engordarás, te sentirás desgraciado
y nunca sabrás cuándo te liberarás. Sólo estarás trasladando el problema, en
vez de deshacerte de él.

111


¿Debo evitar las situaciones tentadoras?

38.¿Debo evitar las situaciones tentadoras?

He sido  bastante  dogmático en mis consejos hasta ahora, y prefiero que

trates   todo   lo   que   digo,   más   como   una  serie  de   instrucciones   que   como
consejos. Soy dogmático, porque hay razones concretas y prácticas en lo que
digo y es el resultado del estudio de miles de casos reales.

Sin embargo, cuando se trata de evitar o no evitar las situaciones en las

que  uno  puede   sentirse  tentado,  me  resulta  más  difícil  ser  dogmático.   Cada
fumador tendrá que decidirlo él mismo. De todos modos, puedo hacer un par de
comentarios que espero que sirvan.

Repito que fumamos toda la vida por miedo, y ese miedo tiene dos fases

claramente distinguibles:

1. ¿Cómo voy a poder vivir sin tabaco?

Este miedo es una sensación de pánico que se apodera de ti, cuando
ves   que   se   acaban   los   cigarrillos   y   los   bares   y   las   tiendas   están
cerrados. Este pánico no es resultado del mono, sino de la sensación
psicológica de dependencia: no puedes sobrevivir si no tienes tabaco.
El miedo llega a su punto culminante cuando fumas tu último cigarrillo;
en este momento el mono es mínimo.
Es miedo a lo desconocido, el mismo miedo que se siente cuando uno
aprende   a   tirarse   al   agua   desde   un   trampolín.   El   trampolín   está   a
medio   metro   del   agua,   y   parece   que   está   a   tres   metros.   Hay   dos
metros   de   agua,  pero  parece   como   si   sólo   hubiera   un   palmo.   Se
necesita coraje para tirarse. Estas convencido de que te vas a partir el
cráneo. Ese primer salto es lo difícil. Una vez que te has tirado, el resto
es fácil.
A su vez esto explica, por qué algunas personas de mucha voluntad no
tratan nunca de dejar de fumar, o cuando lo intentan no duran más que
unas horas. Algunos de los que fuman veinte cigarros al día tratan de
dejarlo,   y  encienden   un   cigarrillo   en   menos   tiempo   que   si  no   se   lo
hubieran propuesto. La decisión les produce pánico, que es una forma
de estrés. Inmediatamente se dispara el mecanismo mental: «Fúmate
un cigarrillo»; pero ya no puedes, te has privado de algo (más estrés
todavía), se dispara el mecanismo otra vez, hasta que se funden los
fusibles y enciendes un cigarrillo.
No   te   preocupes,   el   pánico   es   sólo   psicológico.   Es   el   miedo   a   la
sensación de dependencia. La gran verdad es que no dependes del
tabaco,  ni  siquiera   mientras   te  dure  la  adicción   a  la  nicotina.  No  te
asustes, confía en mí y tírate.

112


¿Debo evitar las situaciones tentadoras?

2. La segunda fase del miedo llega a más largo plazo, es el temor de que

ciertos momentos o ciertas situaciones perderán su valor o su gusto si
no puedes fumar, o el no saber si vas a poder afrontar los momentos
traumáticos de la vida sin tabaco. No te preocupes; si tienes suficiente
coraje para tirarte, encontrarás que es todo lo contrario.

Podemos dividir, cómo no evitar la tentación en dos categorías:

1. «Tendré   siempre   tabaco   a   mano.   No   fumaré,   pero   me   sentiré   más

seguro sí sé que está allí.»
El   porcentaje   de   personas   que   fracasan   haciendo   esto   es   mucho
mayor que el de las personas que tiran los cigarrillos. Creo que es así
porque si tienes un mal momento durante el período de retirada de la
nicotina,   es   más   fácil   encender   un   cigarrillo   teniéndolo   a   mano;
mientras que si tienes que pasar por la vergüenza que supone tener
que salir a comprar tabaco, será más fácil vencer a la tentación. De
todas   formas   el   momento   habrá   pasado   antes   de   que   llegues   al
estanco.
Pero también creo que el alto porcentaje de fracasos en estos casos
se   debe   a   que   el   fumador   no   está   plenamente   comprometido   en
dejarlo. Recuerda que hay dos elementos esenciales para el éxito:
La convicción total.
Poderse decir: «Qué maravilla, ya no tengo que fumar más.»
En   cualquiera   de   los   casos,   ¿por   qué   tienes   que   tener   tabaco?   Si
todavía sientes la necesidad de llevar un paquete de tabaco a todas
partes, creo que deberías volver a leer el libro. Es probable que haya
algo que no has captado bien.

2. «¿Debo evitar las situaciones de estrés, o las situaciones sociales, las

fiestas, las comidas, etc.?» Mi consejo es: si puedes evitar situaciones
de estrés, hazlo durante el período de retirada de la droga. No va a
servir de nada someterte a unas presiones innecesarias. En cuanto a
las   situaciones   sociales,   creo   que   debes   empezar   a  disfrutarlas   del
todo desde un principio. No necesitas el tabaco, incluso mientras sigas
enganchado a la nicotina. Ve a la fiesta y disfruta del hecho de que ya
no necesitas fumar. Enseguida te demostrarás a ti mismo que uno se
lo   pasa   mejor   sin   tabaco,   piensa   en   lo   que   vas   a   disfrutar   cuando
destruyas   definitivamente   al   «monstruito»   y   elimines   de   tu   cuerpo
todos esos venenos.

113


El instante de la «revelación»

39.El instante de la «revelación»

Normalmente   el   momento   de   la   revelación   llega   al   cabo   de   unas   tres

semanas después de dejar de fumar. De repente parece como si el cielo fuera
más luminoso, y aquí acaba por fin el lavado de cerebro. Al momento ya no
necesitas   decir   que   no   te   hace   falta   fumar,   y   te   das   cuenta   de   que,
efectivamente, es verdad. Se rompe el último hilo de la cuerda, ya sabes que
puedes disfrutar del resto de tu vida sin tener que fumar. Suele ser a partir de
este momento cuando los fumadores empiezan a causarte una sensación de
lástima.

Los fumadores que utilizan el Método de la Fuerza de Voluntad no suelen

nunca experimentar este momento, porque aunque les gusta ser no fumadores,
siguen creyendo que han sacrificado algo.

Cuanto más fumases, mayor es la satisfacción de este momento, y es una

satisfacción que dura toda la vida.

Creo  que  he  tenido   mucha   suerte   en   esta  vida,  y  he  tenido   momentos

realmente   maravillosos,  pero  de   todos   ellos  el  más  maravilloso   ha  sido   este
momento de revelación. Cuando pienso en otros momentos felices de mi vida,
sé   que   fueron   felices,   pero   no   logro   revivir   la   sensación   de   felicidad.   Sin
embargo, la felicidad que siento al no tener que fumar está siempre conmigo.
Ahora, si alguna vez estoy triste y necesito algo que me levante el ánimo, pienso
en lo fantástico que es no estar enganchado con ese asqueroso hierbajo. La
mitad de las personas que se ponen en contacto conmigo después de dejar el
hábito,  dicen lo mismo: que ha sido el momento  más feliz de su vida, ¡Qué
placer te espera!

Con la ventaja de cinco años de experiencia, desde los comentarios que

he   recibido   de   personas   que   han   leído   este   libro,   y   en   mis   sesiones,   he
aprendido, que en la mayor parte de los casos el instante de la revelación ocurre
no pasadas las tres semanas, como acabo de decir, sino en unos días.

En mi propio caso ocurrió antes de apagar mi último cigarrillo; y en muchas

ocasiones, en mis primeras sesiones cuando atendía a las personas una por
una,   incluso   antes   de   llegar  al   final   de   la  sesión   los  fumadores   decían   algo
como: «No necesitas decir nada más, Allen. Lo veo con tanta claridad, sé que
nunca   más   volveré  a fumar.»   En  las  sesiones   en   grupo  he   aprendido  a   ver
cuando   esto   ocurre,   sin   que   nadie   me   diga   nada.   Por   las   cartas   recibidas,
también soy consciente de que ocurre muchas veces con el libro.

Lo   ideal   es   que   si   sigues   todas   las   instrucciones   y   comprendes   la

psicología completamente, tendría que ocurrirte a ti inmediatamente.

Hoy día en mis sesiones digo a los fumadores, que tarda unos cinco días

para que la ansiedad física perceptible desaparezca, y unas tres semanas para

114


El instante de la «revelación»

que un ex fumador se libere de la nicotina completamente. En cierto modo no
me gusta dar tales pautas. Puede causar dos  problemas.  El primero es que
introduzco   la   sugerencia   en   la   mente   de   las   personas   de   que   tendrán   que
«sufrir»   entre   cinco   días  y  tres   semanas.   El  segundo   es   que   el   ex  fumador
tiende a pensar: «Si llego a aguantar durante cinco días o tres semanas, puedo
esperar un verdadero estímulo al final de este período.» Sin embargo, puede
que tenga cinco días o tres semanas agradables, seguido por uno de estos días
desastrosos que atacan a no fumadores y fumadores (que no tiene nada que
ver con el fumar, sino que se deben a otros factores en nuestra vida). En vez de
tener   el   momento   de   revelación   que   está   esperando   nuestro   ex   fumador,
experimenta una depresión. Podría destruir su confianza.

Sin embargo, si no doy pautas, el ex fumador puede pasar el resto de su

vida esperando que ocurra algo. Sospecho que esto es lo que ocurre a la gran
mayoría de fumadores que lo dejan con la ayuda del Método de la Fuerza de
Voluntad.

Hubo un momento en que pensé decir que la revelación debería ocurrir

inmediatamente.   Pero   si   lo   hiciera   y  no   ocurriera   de   modo   inmediato,   el   ex
fumador perdería confianza y pensaría que no iba a ocurrirle nunca.

Mucha   gente   me   pregunta   por   el   significado   de   los   cinco   días   y   tres

semanas. ¿Acaso son períodos que he fijado yo al azar? No. Es obvio que no
son fechas exactas, pero están basadas en la información que he acumulado a
lo largo de los años. Al cabo de unos cinco días después de dejar de fumar, es
cuando el fumar deja de ocupar el primer lugar en la mente del ex fumador. Es
más o menos entonces cuando la mayoría de los ex fumadores experimentan el
instante de revelación. Puede que venga después de una situación de estrés, o
tras   una   ocasión   social,   o   después   de   una   de   estas   ocasiones   en   las   que
pensabas que no podrías hacerles frente o disfrutar sin un cigarrillo. De repente
te das cuenta de que no sólo le hiciste frente, o disfrutaste, sino que además ni
pensaste en fumar y este es el maravilloso instante en el que sabes seguro que
puedes liberarte.

He   observado   de   mis   tentativas   anteriores   empleando   el   Método   de   la

Fuerza de Voluntad, y por la experiencia de otros fumadores, que pasadas unas
tres semanas, fracasan la mayoría de las tentativas serias para dejar de fumar.
Creo que lo que ocurre es que al cabo de unas tres semanas, sientes que has
perdido   las   ganas   de   fumar.   Necesitas   probarte   en   esto   y   enciendes   un
cigarrillo. Sabe rarísimo. Has probado que lo has conseguido. Sin embargo has
vuelto   a   introducir   nicotina   en   el   cuerpo,   y   tu   cuerpo   lleva   tres   semanas
añorando   la   nicotina.   En   el   momento   que   apagas   ese   cigarrillo,   la   nicotina
empieza a salir de tu cuerpo. Ahora una vocecita dice: «No lo has conseguido.
Quieres   otro.»   No   enciendes   otro   inmediatamente   porque   no   quieres
engancharte de nuevo. Dejas que pase un período seguro. La próxima vez que
tengas la tentación puedes decirte: «No me enganché la otra vez, así que no me

115


El instante de la «revelación»

hace ningún daño si fumo otro.» Ya estás en la cuesta abajo.

La   solución   a   este   problema   es   no   obsesionarte   con   el   instante   de   la

revelación, sino darte cuenta de que en el momento en que apagas ese último
cigarrillo, ya se acabó. Ya has hecho todo lo que tenías que hacer. Has cortado
el suministro de nicotina. Ninguna fuerza en esta Tierra puede impedir que te
liberes, a no ser que añores tristemente el cigarrillo o que te quedes esperando
la revelación. Sal y disfruta de la vida; hazle frente desde el principio. De este
modo, pronto experimentarás el instante.

116


El último cigarrillo

40.El último cigarrillo

Una vez que has elegido el momento, ya estás preparado para fumarte ese

último cigarrillo. Antes de hacerlo, asegúrate de que cumples con los dos puntos
esenciales:

1. ¿Estás seguro que vas a poder?
2. ¿Cuál es tu estado de ánimo? ¿Tienes una sensación de gran temor, o

piensas que vas a conseguir algo maravilloso?

Si tienes alguna duda, vuelve a leer el libro antes de lanzarte.
Cuando ya te sientas completamente dispuesto, fúmate el último cigarrillo.

Hazlo   completamente   sólo,   y   no   lo   fumes   de   una   manera   automática.
Concéntrate   en   cada   calada,   fíjate   en   el   sabor   y   en   el   olor,   en   los   humos
cancerígenos que entran en tus pulmones, en los venenos que te taponan las
venas y las arterias, en la nicotina que entra en tu cuerpo.

Cuando finalmente lo apagues, piensa en lo maravilloso que va a ser no

tener   que   hacerlo   nunca   más.   La   alegría  que   se   siente   al  liberarse   de   esta
esclavitud es como si salieras de un mundo negro y tenebroso a otro lleno de luz
y calor.

117


Una última advertencia

41.Una última advertencia

Todos   los   fumadores,   con   lo   que   saben   ahora,   si   pudieran   volver   a   la

época   anterior   a   engancharse   al   tabaco,  optarían  por   no   empezar   a   fumar
nunca. Muchos de los fumadores que solicitan mis consejos, están convencidos
de   que   si   yo   les   ayudo   a   dejarlo,   nunca   en   la   vida   volverán   a   fumar.   Sin
embargo,   todos   conocemos   a   personas   que   dejan   de   fumar,   viven
perfectamente   felices   durante   años   sin   tabaco,   y  luego   caen   otra   vez   en   la
trampa.

Espero  que   este   libro   te   ayude   a   dejar   de   fumar,   y   que   te   lo   haga

relativamente fácil. Pero ten cuidado: si es fácil dejarlo, también es fácil volver a
empezar,

NO CAIGAS EN ESA TRAMPA

Aunque   lo   dejes   durante   mucho   tiempo,   y   aunque   te   sientas   muy

convencido   de   que   no   volverás   a   fumar,   tienes   que   imponerte   una   regla
absoluta: no volver a probar el tabaco nunca, por  ningún  motivo. Tienes que
combatir   los   efectos   de   los  muchos  millones   de   pesetas   que   se   gastan   las
empresas tabacaleras en publicidad, y recuerda que lo que quieren vender es el
veneno   asesino   número   uno.   No   se   te   ocurriría   probar   la   heroína,   pero
anualmente mueren más miles de personas por el tabaco que por la heroína.

Recuerda   ese   primer   cigarrillo,   no   hará   nada   por   ti.   No   tendrás   ningún

mono que aliviar, y sabrá fatal. Lo que sí hará será meter una dosis de nicotina
en tu cuerpo y en cuanto lo termines, oirás esa vocecita al fondo de tu mente
diciéndote: «¿quieres otro?»  Entonces tendrás que elegir: pasar otra vez por
todo el proceso de dejar la droga, o volverte a enganchar, a la sucia cadena.

118


Cinco años de experiencia

42.Cinco años de experiencia

Ahora cuento con cinco años más de experiencia, desde que publiqué la

primera   edición   de   este   libro.   Esta   experiencia   es   producto   de   lo   que   he
aprendido  de  los fumadores que acuden a mis sesiones y de cartas que he
recibido de los que han leído el libro. Al principio era una lucha. Los llamados
expertos  menospreciaban mi  método.  En la actualidad  fumadores de todo el
mundo acuden a mis sesiones, y más médicos que miembros de cualquier otra
profesión. En el Reino Unido se considera el libro como la ayuda más efectiva
para dejar de fumar y su fama está extendiéndose rápidamente por el resto del
mundo.

No   soy   filántropo.   Hago   hincapié   en   que   mi   batalla   no   es   contra   los

fumadores, sino contra el fumar; y la libro por la razón puramente egoísta de
que me gusta hacerlo. Cuando me entero de que un fumador ha podido escapar
de la prisión, recibo una inmensa sensación de placer, aunque no tenga nada
que ver conmigo. Puedes imaginar el inmenso placer que obtengo de los miles
de cartas de agradecimiento que he recibido a lo largo de los años.

También he padecido mucha  frustración, causada, en principio, por dos

categorías de fumador. En primer lugar, a pesar de mi advertencia en el capítulo
anterior me perturba el número de fumadores que encuentran fácil dejarlo, pero
que vuelven a engancharse y luego encuentran que no pueden conseguirlo una
segunda vez. Esto se aplica no sólo a lectores del libro, sino a los que acuden a
mis sesiones.

Hace   unos   dos   años   un   hombre   me   llamó   por   teléfono.   Estaba   muy

alterado;   bueno,   estaba   llorando.   Dijo:   «Te   pagaré   mil   libras   (doscientas   mil
pesetas) si puedes ayudarme a dejar de fumar durante una semana. Sé que si
puedo aguantar una semana, lo conseguiré». Le dije que cobraba un precio fijo
y que no tenía que pagar más. Acudió a una sesión en grupo y, asombrado,
encontró fácil dejarlo. Me mandó una carta muy bonita de agradecimiento.

Casi lo último que digo a los ex-fumadores que salen de mis sesiones es:

«Recuerda,   nunca   debes   fumar   otro   cigarrillo».   Este   hombre   dijo:   «No   te
preocupes. Allen. Si llego a dejarlo, no fumaré nunca más».

Sabía que la advertencia no le había entrado de verdad. Dije: «Sé que te

sientes así ahora, pero ¿cómo te sentirás dentro de seis meses?»

Dijo: «Allen, no fumaré nunca más».
Un año más tarde, otra llamada. «Allen, he fumado un puro en Navidad, y

ahora estoy fumando cuarenta cigarrillos al día».

Le  dije:   «¡Te  acuerdas  cuando   me  llamaste   la  primera  vez.  Lo  odiabas

tanto que estabas dispuesto a pagarme mil libras si pudieras dejarlo durante

119


Cinco años de experiencia

solo una semana».

— «Sí me acuerdo, ¡qué estúpido he sido!»
— «¿Te acuerdas que me prometiste no volver a fumar nunca más?»
— «Lo sé. Soy imbécil».
Es como encontrar a alguien hundido hasta el cuello en lodo. Le ayudas a

salir. Está muy agradecido, y luego seis meses más tarde se vuelve a tirar en el
mismo sitio.

Irónicamente, cuando este hombre acudió a otra sesión dijo: «Lo puedes

creer,   ofrecí   pagarle   a   mi   hijo   mil   libras   si   no   fumaba   antes   de   cumplir   los
veintiún años. Se Io he pagado y ahora a los veintidós años fuma como un loco.
No puedo creer que pudiera ser tan estúpido.»

Dije:   «No   veo   cómo   puedes   llamarle   a   él   estúpido.   Al   menos   evitó   la

trampa durante veintidós años y no entiende  la miseria que le espera. Tú lo
sabías y sobreviviste sólo un año.»

Los fumadores que encuentran fácil dejar de fumar y vuelven a empezar

son   un  problema  especial  y he  publicado   otro  libro  para   ayudarles.  Mientras
tanto, cuando te liberes, TE RUEGO QUE NO COMETAS EL MISMO ERROR.
Los   fumadores   creen   que   tales   personas   vuelven   a   empezar   porque   siguen
enganchadas y echan de menos el cigarrillo. En realidad encuentran tan fácil
dejarlo que pierden su temor a fumar. Piensan: «Sí, puedo fumar un cigarrillo
ocasional. Incluso si me engancho de nuevo, encontraré fácil dejarlo.»

Me temo que no funciona así. Es fácil dejar de fumar, pero es imposible

intentar   controlar  la  adicción.   Lo único   imprescindible  para  convertirse   en   no
fumador es no fumar.

Otra categoría de ex fumadores que me causa frustración es la de aquel os

que tienen demasiado miedo para intentarlo o, cuando lo intentan, les es muy
difícil. Las dificultades principales parecen ser las siguientes:

1. Miedo ante el fracaso. No hay que tener vergüenza por fracasar, pero

no   probarlo   es   una   sencilla   estupidez.   Igual   que   si   no   compras   un
billete de lotería, no te tocará nunca. Lo peor que te pueda ocurrir es
que fracases, en cuyo caso no estarías peor de lo que estás ahora.
Piensa en lo maravilloso que será si lo consigues. Si no lo intentas,
está garantizado que has fratasado.

2. Miedo ante el pánico y a la depresión. No te preocupes. Pregúntate:

¿qué cosa tan terrible me sucedería si nunca más fumo otro cigarrillo?
Nada en absoluto. Te ocurrirán cosas terribles si sigues fumando. En
todo caso, el pánico se debe a los cigarrillos y pronto desaparecerá. El
mayor beneficio es deshacerte de ese miedo. ¿Verdaderamente, crees
que existen fumadores dispuestos a que se les amputen los brazos y

120


Cinco años de experiencia

las piernas por el placer que piensan recibir fumando? Si sientes que
te   entra   el   pánico,   ayúdate   inspirando   profundamente.   Si   estás   con
otras   personas   y  te   están   deprimiendo,   aléjate   de   el as.   Escapa   al
garaje o a una habitación vacía o donde sea.
Si   sientes   que   quieres   llorar,   no   tengas   vergüenza.   Llorar   es   una
manera natural de aliviar la tensión. Nadie ha l orado sin sentirse mejor
después. Una de las cosas terribles que hacemos es enseñar a los
niños a no l orar. Ves cómo luchan para que no les salgan las lágrimas,
y   observa   cómo   aprietan   la   mandíbula.   Estamos   diseñados   para
mostrar nuestras emociones y no reprimirlas. Grita, chilla o entra en
cólera.   Dale   una   patada   a   un   archivador   o   a   una   caja   de   cartón.
Considera tu batal a como un partido de boxeo que no piensas perder.
Nadie   puede   parar   el   tiempo.   Cada   momento   que   pasa,   el
«monstruito» está muriendo. Disfruta de tu triunfo inevitable.

3. No seguir las instrucciones me parece increíble: pero me dicen algunos

fumadores: «Tu método no funcionó conmigo.» Luego describen cómo
no   hicieron   caso   no   sólo   de   una   instrucción,   sino   de   casi   ninguna.
(Para   mayor   claridad,   resumiré   las   instrucciones   en   una   lista   de
referencia al final del capítulo.)

4. Malentender las instrucciones. Los problemas principales parecen ser

los siguientes:

a) «No  puedo  dejar  de  pensar  en  fumar.»  Por  supuesto  que no

puedes,   y   si   intentas   hacerlo,   crearás   una   fobia   y   estarás
deprimido. Es como intentar dormir por la noche; cuanto más lo
deseas, más difícil es. Pienso en el fumar durante el 90 por 100
del tiempo en que estoy despierto y dormido. Lo que piensas es
lo importante. Si consideras: «Ah, me encantaría un cigarrillo», o
«¿Cuándo   seré   libre?»   te   sentirás   deprimido.   Si   piensas:
«¡HURRA, soy libre!», serás feliz.

b) «¿Cuándo  desaparecerá  la ansiedad física?»  La nicotina sale

del cuerpo muy rápidamente. Pero es imposible decir cuándo tu
cuerpo en particular dejará de ansiar la nicotina. Esa sensación
de   vacío   y   de   inseguridad   se   debe   al   hambre   normal,   a   la
depresión   o   al   estrés.   Lo   único   que   hace   el   cigarrillo   es
aumentar   la   sensación.   Por   esto   los   fumadores   que   lo   dejan
empleando el Método de la Fuerza de Voluntad  nunca tienen
claro   cuándo   lo   han   conseguido.   Incluso   después   de   que   el
cuerpo haya dejado de ansiar la nicotina y tiene hambre o estrés
normal,   su   cerebro   sigue   diciendo:   «Esto   quiere   decir   que   te
apetece   un   cigarrillo.»   Lo   esencial   es   no   esperar   a   que   la
ansiedad por la nicotina desaparezca; es tan leve que ni siquiera

121


Cinco años de experiencia

sabemos que está allí. lo reconocemos sólo con el pensamiento:
«Me apetece un cigarrillo.» Cuando sales del dentista después
de   la   última   visita,   ¿te   quedas   esperando   hasta   que   deje   de
dolerte la boca? Por supuesto que no. Continúas con tu vida.
Incluso si sigues con un leve dolor en tu mandíbula, estás feliz.

c) Quedar en la espera del instante de «revelación». Si te quedas

esperándolo,  sólo estás causando otra fobia. Una vez lo dejé
durante   tres   semanas   con   el   Método   de   la   Fuerza   de   la
Voluntad.   Me   encontré   con   un   compañero   del   colegio   ex
fumador.
Preguntó: «¿Qué tal te va?»
Dije: «Lo he aguantado durante tres semanas.»
Dijo:   «¿Qué   quieres   decir,   has   aguantado   durante   tres
semanas?»
Dije: «Llevo tres semanas sin un cigarrillo.»
Dijo: «¿Y qué vas a hacer? ¿Aguantar el resto de tu vida? ¿Qué
estás esperando? Ya lo has hecho. Eres un no fumador.»
Pensé:   «Tiene   toda   la   razón.   ¿Qué   estoy   esperando?.»
Desafortunadamente   como   en   ese   momento   de   mi   vida   no
entendía la naturaleza precisa de la trampa, pronto volví a caer
dentro; pero aquella observación se quedó conmigo. Te haces
no fumador en el momento en que apagas tu último cigarrillo. Lo
importante es ser feliz desde el principio siendo un no fumador.

d) «Sigo ansiando los cigarrillos.» Entonces te estás comportando

de modo muy estúpido. ¿Cómo puedes pretender decir «quiero
ser no fumador» y luego decir «me apetece un cigarrillo». Es
una  contradicción.  Si  dices:  «me   apetece   un  cigarrillo»,  estás
diciendo:   «Quiero   ser   fumador.»   A   los   no   fumadores   no   les
apetece fumar los cigarrillos. Ya sabes lo que quieres hacer en
realidad, así que deja de castigarte.

e) «He optado por no vivir.» ¿Por qué? Lo único que tienes que

hacer es dejar  de  asfixiarte. No tienes por qué dejar  de vivir.
Mira, es así de sencillo. Durante los próximos días tendrás un
leve  trauma   en   tu   vida.  Tu   cuerpo   ansiará  la   nicotina   a  nivel
físico. Ahora, ten en cuenta lo siguiente: no estás peor de lo que
estabas. Esto lo llevas padeciendo durante toda tu vida como
fumador,   cada   vez   que   duermes,   o   en   la   iglesia,   o   en   el
supermercado  o  en   una   biblioteca,  ¿No   te  molestaba   cuando
eras fumador?, si no lo dejas seguirás padeciendo este estrés

122


Cinco años de experiencia

durante   el   resto   de   tu   vida.   Los   cigarrillos   no   mejoran   las
comidas, ni las copas, ni las ocasiones sociales; las estropean.
Incluso   mientras   tu  cuerpo   sigue   ansiando   la   nicotina   a   nivel
físico   las   comidas   y   ocasiones   sociales   son   maravillosas.   La
vida   es   una   maravilla.   Participa   en   acontecimientos   sociales,
incluso   sabiendo   que   habrá   veinte   fumadores.   Acuérdate,   no
eres   tú   quien   se   priva,   sino   ellos.   A   cada   uno   de   ellos   le
encantaría ser como tú. Disfruta de ser la prima dona y el centro
de   sus   atenciones.   Dejar   de   fumar   puede   ser   un   maravilloso
tema  de   conversación,  sobre   todo   cuando   los  fumadores   ven
que eres feliz y que estás de buen humor. Pensarán que eres
increíble. Lo importante es que estarás disfrutando  de la vida
desde   el   principio.   No   hace   falta   envidiarles   a   ellos.   Ellos   te
estarán envidiando a ti.

f) «Estoy   triste   e   irritable.»   Eso   es   porque   no   has   seguido   mis

instrucciones.   Entérate   de   cuáles   son.   Algunas   personas
entienden   y  creen   todo   lo   que   digo,   pero   empezarán   con   un
sentimiento   de   pesimismo,   como   si   algo   terrible   estuviera
ocurriendo. No sólo estás haciendo lo que querrías hacer, sino
lo que cada fumador en el planeta querría hacer. Con cualquier
método   para  dejarlo,   el ex  fumador  trata de   lograr  una  cierta
actitud   mental,   de   manera   que,   cuando   reflexiones   sobre   el
fumar piensa: «¡HURRA, SOY LIBRE!» Si este es tu objetivo,
¿por   qué   esperar?   Empieza   con   esta   actitud   y  no   la   pierdas
nunca. El resto del libro está diseñado para hacerte entender
que no hay alternativa.

Las instrucciones
Si sigues estas sencillas instrucciones, es imposible que fracases:

1. Toma la decisión solemne de que nunca más fumarás, masticarás o

chuparás nada que contenga nicotina, y nunca dudes de tu decisión.

2. Grábatelo en tu mente; no hay absolutamente nada que sacrificar. Con

esto no quiero decir simplemente que estarás mejor como no fumador
(has sabido esto toda tu vida); ni quiero decir, aunque no hay ninguna
razón   para   fumar,   que   tienes   que   conseguir   algún   tipo   de   placer   o
ayuda de ello, si no, no lo harías. Lo que quiero decir es que no existe
ningún placer o ayuda auténtico en el fumar. Es sólo una ilusión, como
darte  con   la  cabeza  contra  una  pared  sólo   para   tener  la  sensación
agradable cuando dejas de hacerlo.

3. No existe esa cosa llamada  fumador  empedernido.  Eres uno de los

millones que cayeron en esta trampa sutil. Igual que millones de otros
ex fumadores que alguna vez pensaban que no podrían escapar, tú

123


Cinco años de experiencia

has escapado.

4. Si en cualquier momento de tu vida sopesaras los pros y contras del

fumar,   siempre   llegarías   a   la   conclusión:   «Deja   de   hacerlo.   Eres
imbécil.» Nada cambiará esto nunca. Siempre ha sido así y siempre
será así. Has tomado lo que tú sabes que es la decisión correcta, no te
tortures dudando.

5. No intentes no pensar en fumar ni preocuparte de estar pensando en

ello continuamente. Pero cuando piensas en fumar—sea hoy, mañana,
o el resto de tu vida— piensa: «¡QUÉ BIÉN, SOY NO FUMADOR!»

6. NO UTILICES ningún sustituto;

NO GUARDES tabaco;
NO EVITES a otros fumadores;
PROCURA NO HACER CAMBIOS importantes en tus costumbres por
el hecho de haber dejado de fumar.
Si   sigues   las   instrucciones,   pronto   experimentarás   el   instante   de   la
revelación. Pero:

7. No te quedes en la espera de este instante. Sigue con tu vida. Disfruta

de los momentos buenos y afronta los malos. Descubrirás que dentro
de nada llegará el instante.

124


Ayuda al pobre fumador que se queda en el barco que se hunde

43.Ayuda al pobre fumador que se queda en el barco

que se hunde

Últimamente los fumadores tienen miedo. Se dan cuenta de que la actitud

hacia   el   fumar   por   parte   de   la   sociedad   está   cambiando.   Ahora,   hasta   los
mismos fumadores ven en el fumar un hábito antisocial. Sienten que todo se
acaba.   Millones   de   personas   están   dejando   de   fumar,   y   los   fumadores   son
conscientes de esto.

Cada   vez   que   un   fumador   abandona   el   barco   que   se   hunde,   los   que

quedan   a   bordo   se   sienten   más   desgraciados.   Todos   los   fumadores   saben
instintivamente  que es absurdo  pagar una  cantidad  importante de  dinero  por
unas   hojas   secas   envueltas   en   un   papel,   encenderlo   y   luego   aspirar   sus
alquitranes cancerígenos dentro de los pulmones. Si todavía no crees que es
una   estupidez, haz  la prueba  de  meterte  un  cigarrillo  encendido  en  la oreja.
¿Cuál es la diferencia? Sólo una: por la oreja no consigues tu dosis de nicotina.
Si dejas de metértelos en la boca, dejarás de necesitar la nicotina.

Los fumadores no encuentran ninguna justificación racional que explique

por qué lo hacen, pero si lo hacen otras personas no se sienten tan ridículos.

Los   fumadores   mienten   como   bellacos   cuando   hablan   de   su   hábito   de

fumar.   Se   mienten   incluso   a   sí   mismos.   Tienen   que   hacerlo.   El   lavado   de
cerebro   es   necesario   para   conservar   el   respeto   hacia   sí   mismo.   Sienten   la
necesidad de justificar su hábito, no sólo a sí mismos, sino también a los no
fumadores.   Por   tanto,   siempre   están   defendiendo   las   ventajas   ilusorias   del
fumar.

Si un fumador deja de fumar por el Método de la Fuerza de la Voluntad,

sigue  sintiéndose  privado de algo y tiende  a convertirse en un  quejicoso. Lo
único que hace esto es asegurar a los fumadores que tienen razón en seguir
fumando.

Si el ex fumador logra dejar de fumar de verdad, simplemente se alegra de

no tener que gastar dinero para poder asfixiarse. Pero no lo está haciendo y no
tiene   que   justificarse.   No   está   todo   el   tiempo   diciendo   ¡que   maravilla   es   no
fumar! Sólo lo dirá si alguien se lo pregunta, cosa que ningún fumador hará,
porque sabe que no le gustaría la respuesta. Recuerda que siguen fumando por
miedo, y prefieren esconder la cabeza.

El fumador sólo hace esa pregunta cuando se da cuenta de que es hora de

dejarlo.

Ayuda al fumador. Quítale sus miedos. Cuéntale lo estupendo que es no

tener que asfixiarse todos los días. Lo maravilloso que es levantarse por las
mañanas   y   sentirse   sano   en   plena   forma;   en   lugar   de   ponerse   a   toser   y

125


Ayuda al pobre fumador que se queda en el barco que se hunde

carraspear. Lo fantástico que es liberarse de esa esclavitud, poder disfrutar de
todas las cosas de la vida liberándose de esas sombras negras.

Mejor todavía: que lea este libro.
Es importante no humillarle, no decirle que está contaminando el ambiente,

o que es una persona sucia. Muchos creen que el ex fumador es el peor en este
sentido.   Creo   que   hay   algo   de   eso,   y  quizás  sea  uno  de   los   resultados   del
Método de la Fuerza de Voluntad: el ex fumador, aunque se alegra de ser no
fumador, está todavía bajo la influencia del lavado de cerebro, porque todavía
cree que ha sacrificado algo. Se siente vulnerable, y para defenderse pasa a
atacar   al   fumador.   Puede   que   así   se   ayude   a   sí   mismo,  pero  no   ayuda   al
fumador. Lo único que consigue es ponerle a la defensiva, hacerle sentirse más
desgraciado todavía, y aumentar su necesidad de fumar.

Aunque la razón principal por la cual millones de personas dejan de fumar,

es  este  cambio   de   actitud   por  parte   de  la   sociedad,  esto  no  hace  más  fácil
dejarlo,   sino   mucho   más   difícil.   La   mayoría   de   los   fumadores   cree   dejar   de
fumar por motivos de salud, pero la auténtica verdad es otra. Evidentemente, el
no correr riesgos de enfermedad y muerte es el mayor beneficio tangible del
dejar de fumar; pero este enorme peligro siempre ha existido y los fumadores
llevan años matándose sin que ello pareciera importarles. La razón principal por
la cual los fumadores dejan de fumar es porque la sociedad por fin empieza a
tratar el fumar como lo que es: una asquerosa adicción a una droga. El placer
de  fumar siempre ha sido una mera ilusión,  y esta actitud  social  destruye  la
ilusión, así que el fumador se queda sin nada.

La prohibición de fumar en el Metro es un ejemplo clásico del dilema del

fumador: el fumador o bien adopta la actitud de: «Muy bien, si no puedo fumar
en   el   Metro,   me   buscaré   otro   medio   de   transporte.»   Con   esta   actitud   la
prohibición sólo sirve para quitarle dinero a la empresa de transportes urbanos.
O bien dice: «Estupendo, esto me ayudará a reducir el consumo.» Resultado: en
lugar de fumarse dos cigarrillos diarios en el Metro, el fumador se aguanta sin
fumar durante una hora. Durante este período de abstinencia obligada, creerá
que hace algún tipo de sacrificio,  esperará la recompensa final,  y su cuerpo
estará reclamando la dosis de nicotina, de forma que cuando sale del Metro y
puede encender un cigarrillo: ¡qué maravilloso es!

El caso es que esas abstinencias obligadas no suelen reducir el consumo

total de cigarrillos, porque el fumador fuma más cuando se le permite. Lo único
que se consigue es grabar en la mente del fumador el enorme valor que tienen
para él los cigarrillos y cuánto depende de ellos.

Creo   que   el   aspecto   más   insidioso   de   esta   abstinencia   obligada   es   el

efecto que tiene en mujeres embarazadas. Permitimos, en primer lugar, que se
bombardee  a los jóvenes inocentes con una publicidad masiva hasta que se
enganchan. Luego, justo en el momento de más estrés en la vida de una chica,

126


Ayuda al pobre fumador que se queda en el barco que se hunde

justo  en el momento en que más siente la necesidad  de fumar, la profesión
médica la chantajea por los riesgos que puede suponer para el niño. Muchas no
pueden dejar de fumar y se obligan a padecer un complejo de culpabilidad para
el   resto   de   su   vida.   Muchas   lo   logran   y   se   alegran   de   hacerlo   pensando:
«Estupendo, haré esto por el niño, y al cabo de nueve meses estaré curada de
todas   formas.»   Entonces   viene   el   miedo   y   el   dolor   del   parto,   seguido   del
momento más feliz de su vida: ha llegado sano y salvo un hermoso niño. Es
justo en estos momentos cuando se dispara el dispositivo psicológico. Parte del
lavado   de   cerebro   sigue   allí,   y  casi   antes   del   momento   de   cortar   el   cordón
umbilical, la chica ya tiene un cigarrillo en la boca. Se olvida el horrible sabor en
la alegría del momento. Desde luego no piensa engancharse otra vez: «Un pitillo
sólo. Sólo uno.» Demasiado tarde. Ya se ha enganchado. Ha vuelto la nicotina a
entrar en su cuerpo. Empezará de nuevo la vieja ansiedad, y aun suponiendo
que no se enganche inmediatamente, lo más seguro es que caiga durante la
clásica depresión que sigue al parto.

Resulta curioso ver que aunque los heroinómanos son delincuentes ante la

ley, nuestra sociedad ha tomado, con toda la razón, la actitud de: «Vamos a ver
qué  podemos  hacer  para  ayudar   a esta  pobre   gente.»   Deberíamos  tomar   la
misma   postura   hacia   los   fumadores.   No   fuman   porque   quieran   fumar,   sino
porque   creen   que   no   tienen   más   remedio,   y   no   mueren   pronto   como   los
heroinómanos, sino que tienen que aguantar años y años de tormentos físicos y
mentales. ¿No decimos que es mejor morir rápidamente que sufrir mucho? No
envidies al pobre fumador. Lo que necesita es tu compasión.

127


Consejos para los no-fumadores

44.Consejos para los no-fumadores

Procura que tus amigos o parientes fumadores lean este libro.
Primero hojea el libro tú mismo, e intenta ponerte en el lugar del fumador.
No   intentes   obligarle   a   leer   el   libro,   ni   pretendas   que   deje   de   fumar

diciéndole que está arruinando su salud o malgastando su dinero. Todo eso ya
lo sabe él mejor que tú. Los fumadores no fuman porque disfruten de ello o
porque quieran hacerlo. Es sólo lo que dicen a los demás y a sí mismos y para
mantener su propio respeto. Fuman porque se sienten dependientes del tabaco,
porque creen que les relaja, que les da coraje y confianza, y porque no pueden
disfrutar de la vida sin cigarrillos. Si intentas obligar a un fumador a que lo deje
por la fuerza, se siente como un animal acorralado, y necesita fumar aún más.
Corres el riesgo de convertirle en fumador secreto, lo cual le convencerá más
todavía de que el cigarrillo es lo más valioso del mundo. (Ver capítulo veintiséis.)

Hazle ver la otra cara de la moneda. Procura que tenga oportunidad de

hablar con personas que antes fumaban mucho y lo han dejado con éxito. Ya
existen millones de esas personas aquí en España. Que te cuenten ellos a tu
fumador   cómo   también   creían   estar   enganchados   para   toda   la   vida,   y   lo
hermoso que es todo cuando no fumas.

Una vez que el fumador empiece a creer que puede dejar de fumar, se le

empezará a abrir la mente. Entonces puedes comenzar a explicar la ilusión que
crea la ansiedad producida por la retirada de la nicotina. Cómo los cigarrillos, en
lugar   de   darle   un   estímulo,   están   destruyendo   la   confianza   en   sí   mismo,
haciendo que sea irritable e impidiendo que se relaje.

Ahora   debería   estar   dispuesto   a   leer   este   libro   él   mismo.   Esperará

encontrar   página   tras   página   de   estadísticas   relacionadas   con   el   cáncer   de
pulmón, o las enfermedades de corazón; explícale de antemano que el enfoque
aquí   es   completamente   diferente,   y   que   el   asunto   de   la   salud   sólo   es   una
pequeña parte.

Ayúdale durante el periodo de retirada de la droga.
Siempre hay que suponer que el ex fumador sufre, aunque no se le note.

No intentes minimizar su sufrimiento diciéndole que es fácil dejar de fumar, eso
lo puede hacer él. No dejes de decirle lo orgulloso que estás de él. Asegúrale
que   tiene   mucho   mejor   aspecto,   que   huele   mejor,   que   respira   mejor.   Es
importante seguir haciendo esto. Cuando una persona deja de fumar, la euforia
del   momento   y   el   apoyo   moral   de   su   familia   o   de   sus   amigos   le   ayuda
enormemente. Pero a estos amigos y familiares se les olvida pronto. No hay que
parar de alabarle.

Si el ex fumador no habla del tabaco, puedes pensar que se le ha olvidado,

128


Consejos para los no-fumadores

y a lo mejor no quieres recordárselo. Suele ser todo lo contrario, sobre todo con
el Método de la Fuerza de Voluntad:  el pobre hombre está obsesionado.  No
temas, hablar del tabaco y sigue con las alabanzas. Él ya te dirá sí no quiere
que hables de fumar.

Haz un esfuerzo para quitarle presiones durante el período de retirada de

la droga. Intenta inventar formas de hacerle la vida más interesante y divertida.

Puede ser un período difícil para los no fumadores. Si un miembro de un

grupo de personas está inaguantable, suele fastidiar a todos. Si el ex fumador
se irrita, ten en cuenta este fenómeno. Si se enfada contigo, no le sigas el juego.
Es justo en este momento cuando más necesita tu cariño y tu admiración. Si tú
mismo te irritas, procura ocultarlo.

Cuando  yo intentaba  dejar  de  fumar con  el Método  de   la Fuerza de  la

Voluntad, uno de los trucos que empleaba era ponerme tan insufrible que mi
mujer o mis amigos me decían: «No puedo soportar verte sufrir tanto. Anda,
fúmate un pitillo.» Entonces el fumador se siente justificado. Él no se ha rendido:
son los demás los que quieren que fume. Si el ex fumador utiliza este truco, no
le digas nunca que vuelva a fumar, dile: «Si es esto lo que hace el tabaco a las
personas, menos mal que lo estás dejando y que te vas a liberar de ello. Menos
mal que has tenido el valor y la sensatez de dejarlo.»

129


Una última palabra: ayuda a poner fin a esta vergüenza

En mi opinión, el fumar es la mayor vergüenza de la sociedad occidental,

peor incluso que las armas nucleares.

La base de toda nuestra civilización, el factor que nos ha permitido avanzar

tanto, es nuestra capacidad de comunicar nuestros conocimientos y nuestras
experiencias, no sólo unos a otros, sino a las generaciones futuras. Incluso los
animales de las escalas inferiores tienen que advertir a sus crías de posibles
peligros en la vida.

Con las armas nucleares no hay problema mientras no exploten. Los que

defienden   una   política   de   fuerza   nuclear   no   paran   de   decir,   con   aire   de
suficiencia: «Estas armas mantienen la paz.» Si algún día explotan, resolverán
el problema del tabaco y todos los demás problemas; y para los políticos es una
satisfacción saber que no habrá nadie para decirles: «Os equivocasteis.» (¿Será
por eso por lo que escogen la opción nuclear?)

Sin embargo, a pesar de mi desacuerdo con las armas nucleares, estoy

convencido de que estas decisiones se toman con la mejor intención; que los
políticos realmente creen que sirven a la humanidad. Sin embargo, con el fumar
se   conocen   perfectamente   los   hechos   reales.   Tal   vez  durante  la   Segunda
Guerra Mundial creyesen de verdad que el tabaco daba valor y confianza, pero
hoy desde luego saben que es falso. Mira los anuncios modernos de tabaco. Ya
no dicen que te relaja o que te proporciona placer. Sólo hacen hincapié en el
tamaño de los cigarrillos y la calidad del tabaco, ¿Por qué nos ha de importar el
tamaño o la calidad de un veneno?

La   hipocresía   es   increíble.   Como   sociedad,   nos   indignamos   con   los

heroinómanos y con los que esnifan pegamento. En comparación con el tabaco,
estos problemas son ridículos. El 60 por 100 de la sociedad es o ha sido adicto
a la nicotina, y la mayoría de los fumadores gasta gran cantidad de dinero en
cigarrillos.  Todos  los años se destrozan decenas  de miles de vidas por esta
adicción. Es, con mucho, la que más mata en la sociedad occidental, y el más
interesado en que la cosa continúe es el propio gobierno. El Estado español
ingresa anualmente billones de pesetas gracias al sufrimiento de los adictos a la
nicotina, y a los imperios del tabaco se les permite gastar más miles de millones
de pesetas para anunciar sus porquerías.

Qué   listos   son   dejando   que   las   empresas   tabacaleras   impriman   en   el

paquete   aquella   advertencia,   o   que   el   gobierno   se   gaste   una   miseria   en
programas de televisión que nos adviertan de los peligros del cáncer, del mal
aliento y las trombosis, para luego autojustificarse moralmente diciendo: «Ya os
hemos advertido del peligro. Ahora es vuestro problema.» El fumador no puede
escoger,   como   tampoco   puede   el   heroinómano.   El   fumador   no   decide
conscientemente engancharse: se le tiende una sutil trampa. Si los fumadores
pudieran escoger, mañana por la mañana sólo fumarían unos cuantos jóvenes
que creen que pueden dejarlo cuando quieran.

¿Por   qué   esta   doble   moralidad?   ¿Por   qué   a   los   heroinómanos   se   les

considera delincuentes ante la ley y al mismo tiempo se les permite inscribirse


como   adictos,   suministrándoles   heroína   gratis   y   un   tratamiento   médico
adecuado para ayudarles a dejarlo? Intenta inscribirte como adicto al tabaco. Ni
siquiera podrás conseguir cigarrillos a precio de costo. Tienes que pagar el triple
de su valor real, y cada vez que el gobierno necesite más dinero te apretará más
la tuerca. Como si el fumador no tuviera ya bastantes problemas.

Si acudes a un médico, te dirá: «Déjalo, te va a matar», cosa que ya sabes

perfectamente (por eso has acudido a él), o te recetará un chicle o parche de
nicotina que te puede costar un dineral y contiene la droga que quieres dejar.

Las campañas de terror no ayudan a los fumadores en sus intentos de

dejarlo,   se   lo   hacen   todavía   más   difícil.   Lo   único   que   se   consigue   por   ese
camino es asustar a los fumadores, lo cual aumenta su necesidad de fumar. Ni
siquiera  se  evita  que los  jóvenes  se enganchen.   Los  jóvenes  saben   que  los
cigarrillos matan, pero también saben que no se morirán por fumarse uno. Como
el  hábito  está  generalizado,   el joven acabará,  por  presión  social o por mera
curiosidad,   por   probar   un   cigarrillo.   Como   le   sabrá   tan   asqueroso,   lo   más
probable es que se enganche.

¿Por qué permitimos que continúe esta vergüenza? ¿Por qué no monta el

gobierno una campaña de verdad? ¿Por qué no nos dicen a las claras que es
una droga y el veneno asesino número uno, que ni te relaja ni te da confianza,
sino que te destruye la personalidad y que te puedes enganchar con un sólo
cigarrillo?

Me acuerdo de un episodio de La máquina del tiempo, de H. G. Wells. El

autor describe un incidente en un momento del futuro, cuando un hombre cae a
un río. Sus compañeros se quedan tranquilamente en la orilla como si fueran
vacas,   sin  prestar   atención   a   sus  gritos   de   desesperación.   Cuando   lo   leí,   lo
encontré inhumano y profundamente preocupante. Veo un fenómeno similar en
la   apatía   que   muestra   nuestra   sociedad   hacia   el   problema   del   tabaco.
Permitimos   que   se   televisen   deportes   promocionados   por   las   empresas
tabacaleras en las horas de mayor audiencia. Imagínate la que se armaría si
fuese la Mafia la que promocionara el deporte, con la intención de enganchar a
jóvenes con la heroína. Y que después del partido, o lo que sea, veamos  al
presidente del club no cómo fuma un cigarrillo, sino cómo se inyecta heroína.

¿Por qué permitimos que nuestra sociedad siga utilizando a sus jóvenes

sanos   y   fuertes,   obligándoles   a   gastar   auténticos   dinerales   para   tener   el
privilegio de destrozarse física y mentalmente durante el resto de sus días, en
un   estado   de   auténtica   esclavitud,   para   vivir   una   vida   de   suciedad   y
enfermedad?

A lo mejor piensas que dramatizo demasiado. No es así. Mi padre perdió la

vida cuando tenía poco más de cincuenta años debido al tabaco. Era un hombre
fuerte, y quizás hubiera estado vivo todavía si no hubiera fumado.

Estoy convencido de que estuve a punto de morir yo mismo antes de los

cincuenta   años,   aunque   mi   muerte   se   hubiera   atribuido   a   una   hemorragia
cerebral,   y   no   al   tabaco.   Ahora   hablo   todos   los   días   con   personas,   que   ya
padecen las horribles enfermedades que el tabaco produce, o a las que les falta
poco. Y sí te lo piensas un poco, tú también conocerás casos de estos.


Algo está cambiando en la sociedad; se ha formado una bola de nieve que

ya rueda por la pendiente. Espero que este libro sirva para ayudar A que se
convierta en una avalancha.

Tú también puedes ayudar: haz que se extienda nuestro mensaje.
Sí tienes alguna pregunta, si necesitas más consejos o información llama a

EASYWAY (España):

Tfno: 902 102810
Fax: 942 832 504
E-mail: easyway@comodejardefumar.com
Página web: www.comodejardefumar.com.
Ahora, por fin, puedes decir: ¡ALELUYA! ¡SOY NO FUMADOR!
Verdaderamente has logrado algo maravilloso. Cada vez que me entero de

otro  fumador   que  ha   escapado   del  barco   que  se  hunde,   siento   una   enorme
satisfacción.

Me agradaría saber que te has liberado de la esclavitud del hierbajo. Te

ruego que firmes esta carta y la mandes a:

Allen Carr’s EASYWAY

Es fácil dejar de fumar si sabes cómo

Felisa Campuzano, 21 Entresuelo

39400 Los Corrales de Buelna

(CANTABRIA)

Estimado Allen:

¡ALELUYA! ¡SOY NO FUMADOR!
Firmado………………………………. Fecha…………………………………………
Nombre y Apellido………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………………………………………………………..
Dirección…………………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………………………………………………………..
Comentarios………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………..
………………………………………………………………………………………………………………..


Una última advertencia

Te   has   unido   a   los   millones   de   otros   ex  fumadores   que   pensaron   que

nunca podrían liberarse, pero que por fin han escapado de la esclavitud de la
adicción a la nicotina. ¡FELICIDADES!

Ahora puedes disfrutar del resto de tu vida como no fumador feliz. Para

asegurar que sigas así, tienes que seguir las siguientes instrucciones:

1. Guarda el libro en un sitio seguro para poder leerlo cuando quieras. No

lo pierdas, prestes ni regales.

2. En caso de que empieces a envidiar a un fumador, date cuenta de que

es él quien te estará envidiando a ti. No eres tú quien se priva, sino él.

3. Recuerda:   No   disfrutabas   de   ser   fumador.   Por   eso   lo   dejaste.   Sí

disfrutas de ser no fumador.

4. Nunca dudes de tu decisión de nunca más volver a fumar. Sabes que

es la decisión correcta.

5. En   caso   de   que   empieces   a   pensar:   «¿Me   fumo   un   cigarrillo?»

Recuerda: No existe cosa de un solo cigarrillo. La pregunta que tienes
que   contestar   no   es:   «¿Me   fumo   otro   cigarrillo?»,   sino:
«¿Verdaderamente quiero volver a ser fumador otra vez, metiéndome
estas cosas en la boca todo el día, todos los días y encendiéndolas?»
La respuesta: «¡No! ¡Gracias a Dios soy libre!»


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Categorias